Por pandemia, buscan comer más sano

Productores ven cambio de hábitos porque la gente se preocupa por salud

Por pandemia, buscan comer más sano
Productores de alimentos orgánicos expusieron que a pesar de la crisis económica, la gente busca estas opciones. Foto: Archivo. EL UNIVERSAL
Cartera 25/10/2020 04:40 Ivette Saldaña Actualizada 04:41

El consumo de alimentos y bebidas orgánicas no se vio afectado durante la pandemia de Covid-19 porque cada vez hay más conciencia de que es mejor comer sano, libre de pesticidas y hormonas, explicaron productores de este tipo de alimentos.

En momentos en que el gobierno suspendió la venta de quesos porque incumplían algunas normas oficiales mexicanas, el CEO de Aires de Campo, Enrique Hernández Pons, y el fundador de la marca Bové, Gabriel Irurita Suárez, destacaron que hay un mayor conocimiento acerca de las ventajas de consumir productos que realmente son lo que dicen ser.

Expusieron que a pesar del confinamiento y la situación económica, las ventas de alimentos orgánicos están en crecimiento, porque el Covid-19 generó conciencia de lo importante que es alimentarse bien.

La representante de Fundadora Miscelánea, Paola Desentis, dijo que cada vez hay más conciencia y necesidad de saber que si se va a comprar leche, conocer de dónde viene y el productor.

A los orgánicos se les define como alimentos destinados al consumo que han sido producidos sin químicos y procesados sin aditivos.

Hernández Pons dijo que hay consumidores que ya buscan que los ingredientes sean los que realmente indican las etiquetas de los productos, por ejemplo en los lácteos que el principal ingrediente sea la leche. La gente sabe que es mucho mejor comer sano, agregó.

“Hay un incremento [en el consumo] porque la gente se preocupó mucho por su salud, hubo un cambio de hábitos en los consumidores mexicanos. Nosotros no vendemos muchos frescos, pero la gente se fue a lo natural, a lo fresco, orgánico, a consumir productos de etiquetas limpias. Creo que hubo un cambio de hábitos a raíz de esto”, afirmó.

Agregó que por la pandemia, la venta de alimentos orgánicos se “incrementó exponencialmente, pero se ha regularizado. Bajó un poco estos meses con crecimientos, pero normal a lo planeado, tenemos una gran fortuna de crecer en estas épocas”.

Además, aunque hay crisis económica, la gente busca los productos orgánicos.

“A pesar de que la economía de muchos hogares es difícil, de que sufren sus bolsillos, invierten en su salud. Nadie se puede dar el lujo de no estar pendiente de estar sano, saludable; si a alguien le toca la mala fortuna de contagiarse [de Covid-19], el asunto es tener el sistema inmune lo mejor que puedas”, mencionó Hernández Pons.

Por su parte, Irurita Suárez manifestó que no se va a crecer como en otros años, “pero al final del día con todo el problema de servicios de alimentos, se ha estado consumiendo, el autoservicio ha crecido y el canal de restaurantes que se desapareció no afecta tanto”.

La ventaja que se tiene es que “la gente que consume nuestros productos entiende que vienen de otras formas, y paga por eso”. El cliente sabe que los productores buscan la sustentabilidad económica, ecológica y social, además de que se respeta a los animales durante el proceso de producción, afirmó.

Por ejemplo, en la producción de orgánicos es claro que no puede haber producción masiva, porque es necesario dar a los animales cierto tipo de alimentos y medicinas, así como utilizar fertilizantes que permitan incrementar la producción.

Comentarios