Suscríbete

Guajardo ve obsesión europea de vender quesos en México

Sensibilidad en tema de carne, otro factor que atora el TLCUEM, afirma

Un tema en conflicto es el uso de nombres para los quesos Feta, Camembert y Parmesano, pues la UE sólo permitiría utilizar la denominación Manchego.
Cartera 10/01/2018 01:37 Ivette Saldaña Actualizada 01:37

[email protected]

Hay una “excesiva obsesión” de Europa por entrar al mercado mexicano de lácteos, lo que atora la renegociación del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México (TLCUEM), al igual que la alta sensibilidad en el tema de la carne, aseguró el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo.

Uno de los temas en conflicto es el uso de nombres europeos para alimentos procesados como los quesos Feta, Camembert y Parmesano, entre otros, porque la UE prohibiría el uso de dichas denominaciones, mientras que solamente permitiría el uso del nombre Manchego.

Al respecto, Guajardo dijo que el Manchego mexicano no tiene nada que ver con el queso de España, por lo que se busca una “coexistencia” de los dos tipos de lácteo.

“Hay griegos que han viajado por todas partes llevando consigo el queso Feta, y ahora se produce en Estados Unidos o Canadá; lo que se debe ver es cómo tomar acuerdos para ver cómo no retirar derechos adquiridos a quienes tienen esas habilidades productivas”, expuso.

A pesar de las diferencias, dijo que hacia fin de mes o en febrero se llegue a un acuerdo que lleve a la modernización del TLCUEM.

Según fuentes cercanas a la renegociación, otro aspecto relevante es que los europeos piden el establecimiento de cupos de importación, es decir, que se impongan topes máximos a la entrada de carne de res mexicana como una forma de protección al mercado europeo, lo que sería contrario al libre comercio.

Recordó que de 340 nombres de productos con denominación de origen que la UE buscaba proteger, sólo en 40 hubo observaciones por parte de los productores mexicanos.

Guajardo comentó que se explicó a los negociadores europeos que se necesitan ofertas que puedan servir a México para tener mercados alternativos, ante la posibilidad de que se tenga un escenario no deseado en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con EU y Canadá.

“Estamos avanzando, pero ¿qué atora el tema? Una altísima sensibilidad en materia de carne y excesiva obsesión por penetrar en mercado de lácteos, estamos trabajando para ver qué se puede lograr”, afirmó.

Comentarios