Suscríbete

Ruqia Hassan y Naji Jerf dos víctimas más del Estado Islámico

2
La comunidad internacional es que le sigue fallando al pueblo sirio
OTRAS
07/01/2016
00:00
-A +A
Solange Márquez Espinoza
De Mundo a Mundo, un blog para contar realidades de aquí y de allá. Un espacio para comentar, debatir y construir sobre nuestro México hasta el fin del mundo. Ideas de la actualidad internacional y,...
OTRAS

Con tan solo 30 años de edad, Ruqia fue ejecutada por Daesh (ISIS) al ser acusada de espionaje luego de publicar la vida en Raqqa. Escribía bajo el pseudónimo de Nissan Ibrahim y contribuía con la organización independiente “Raqqa está siendo masacrada en silencio” (RBSS por sus siglas en inglés) cuyo objetivo es difundir las violaciones a derechos humanos y los abusos que cometen los miembros del Daesh en la ciudad siria de Raqqa. 

Fue capturada luego de haber denunciado amenazas de muerte en su contra en sus redes sociales y se cree que fue ejecutada en septiembre pasado aunque sus últimos comentarios en Facebook fueron en julio, donde informaba sobre los bombardeos a la ciudad por parte del Daesh o de la coalición internacional. Lo último que dio a conocer en Twitter fue la decisión de ISIS de cerrar los cafés internet para evitar que la gente pudiera dar a conocer la situación de la ciudad al exterior. 

Ruqia estudiaba filosofía en la Universidad de Aleppo antes de que la cruenta guerra civil que vive hoy Siria se desatara. Fue una ferviente opositora al régimen de Assad y luego de ISIS, al final en una publicación en Facebook expresaba su sentir por lo que ocurría con la multitud de bandos internos que pelean el poder en Siria señalando “Ok, si no queremos al Daesh, y no queremos a la coalición que bombardea al Daesh, y no queremos al Ejercito Libre de Siria que pelea contra el Daesh, entonces ¿qué queremos exactamente?”

La noticia de su ejecución llega después de que se dio a conocer el asesinato  del cineasta sirio Naji Jerf afiliado a RBSS en Turquía y de que el Daesh se atribuyera la muerte de otros dos periodistas en la ciudad turca de Urfa en Octubre. Jerf estaba por marcharse a Francia donde había pedido asilo debido a las constantes amenazas de muerte que había recibido. No podía estar seguro, Jerf había elaborado documentales en los que denunciaba las múltiples violaciones y masacres tanto del Estado Islámico como del régimen de Bashar Al-Asad. Jerf fue asesinado antes de cumplir su sueño de marcharse a un país laico como él donde sus hijas pudieran continuar sus estudios.  

La realidad para los periodistas y la oposición siria es que ninguna ciudad es segura, ni siquiera fuera de sus propias fronteras. La realidad para la comunidad internacional es que le sigue fallando al pueblo sirio. Los bombardeos están lejos, muy lejos, de garantizar seguridad para nadie. Ya para noviembre se reportaban casi 4,000 muertos por los ataques aéreos de la coalición internacional, de las cuales se calcula que unos 250 serían civiles entre ellos 66 menores de edad. 

La otra realidad es que sigue habiendo personas con valor suficiente para denunciar las atrocidades en Siria, Ruqia Hassan escribió antes de ser arrestada y ejecutada por el Daesh “Estoy en Raqqa y he recibido amenazas de muerte y cuando ISIS me arreste y me mate estará bien porque me cortarán la cabeza y mantendré mi dignidad (y eso es) mejor que vivir en la humillación con ISIS”. 

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

09 de January de 2019 10:39
20 de December de 2018 09:32
22 de November de 2018 11:10

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

De mundo a mundo

You are here