Come mexicano

OTRAS
16/09/2015
00:59
-A +A
Sol Sigal
Estudié Comunicación en la Universidad Iberoamericana y ejercí varios años. Descubrí el deporte y me volví adicta. Ello me llevó a la nutrición y cursé el Diplomado de Nutrición y Antropometría...
OTRAS

Con motivo de las fiestas patrias les comparto parte del texto que salió publicado en la revista Sport Life de septiembre. Es una colaboración más extensa en donde junto con Fernanda Alvarado y Mariana Camarena, amigas y enteradísimas nutriólogas, tenemos la oportunidad de compartir nuestro punto de vista sobre algunos platillos típicos. Para mi hay dos que son imperdibles pero hay que tener cuidado si de calorías y salud se trata: los chiles rellenos y el mole. Fer habla de los tlacoyos y los tamales y Mariana del pozole y el chicharron en salsa verde.

Les dejo aquí mi opinión, si quieren leer el articulo completo lo encuentran en el número de septiembre.

 

Disfruta los chiles rellenos

¡Claro! Son un platillo super completo.

Por un lado el chile aporta una alta cantidad de vitamina C, potente antioxidante que además fortalece el sistema inmune y hace que se absorba mejor el hierro de los alimentos (y del chile mismo). También, aporta provitamina A o retinol que ayuda a las células de los ojos, dientes, huesos y piel.

Si se rellena de queso fresco o panela, atún, carne, camarones o cualquier fuente magra -sin grasa- de proteína y se acompaña con arroz o tortillas de maíz (máximo 2) se vuelve un plato completísimo y con un moderado aporte de calorías. Además, al bañarlo en salsa roja aumenta su poder antioxidante y el aporte de fibra (que da sensación de saciedad por más tiempo y ayuda al tránsito intestinal). Las tortillas de maíz también tienen fibra y calcio con pocas calorías (70 por pieza).

¿Cómo no amar un platillo picosito, nutritivo y super rico? Eso sí, la clave para poder seguir comiendo chiles rellenos es no freirlos ni capearlos, hay que prepararlos siempre sin grasa. Igual, las tortillas no deben pasarse por aceite.

 

Le guarda respeto al mole

No me atrevería jamás a decir que esta suculenta y explosiva combinación de ingredientes salados, dulces y mexicanisimos deba evitarse de la dieta, pero así como reconozco su delicioso sabor, debo aceptar que es una bomba de calorías.

Aunque, por suerte, no todo en él es pecaminoso. Si bien aporta mucha grasa, no toda es mala. El ajonjolí que se espolvorea por arriba lo llena de omegas 3 y 6, necesarios para la salud cardiovascular. La combinación de chiles que se necesita para prepararlo lo llenan de vitaminas A y C que, como decía, son antioxidantes y necesarias para el sistema inmune, la visión, los huesos y la piel. El chocolate aporta también antioxidantes y da energía.

¿Cuál es mi recomendación para consumirlo? Que se use como una salsa que acompaña a una fuente de proteína (pollo o guajolote generalmente, pero se puede servir con pescados y carnes también) y no como platillo principal. De hecho, el término mole viene del náhuatl molli o mulli que significa salsa.

Así que ahora, cada que tengas antojo de mole, pide el mole aparte para que vayas moderando cucharadita a cucharadita la cantidad que le pones (y consumes). 

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

20 de February de 2019 10:28
13 de February de 2019 09:56
31 de January de 2019 10:35
23 de January de 2019 03:43

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad


Nutrición... ni bueno ni malo

You are here