Ni simple ni sencillo sino todo lo contrario...

Por favor, no más trabalenguas
OTRAS
01/07/2016
10:14
-A +A
De vuelta a las andadas en la era de WhatsApp, Tinder y Snapchat. Escritora y periodista. Promotora de abrir la mente y liberar la palabra… y el cuerpo. Divorciada y mamá de dos adolescentes. Autora...
OTRAS

En estos dos días hemos tenido una sobredosis del término populismo  https://www.youtube.com/watch?v=4le6FhgZBHg en casi todas sus definiciones e interpretaciones. Ya algunos intelectuales, como el historiador Enrique Krauze http://www.letraslibres.com/blogs/blog-de-la-redaccion/obama-y-el-populismo, se han detenido en lo que distingue el populismo al que hace alusión el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, e incluso lo han corregido al decir que no es populista sino popular.

Por favor, no más trabalenguas. No sé a ustedes, pero a mí, después de escuchar a nuestro Presidente hablar, como lo hizo, entre sobreentendidos, indirectas y ni sì ni no, sino todo lo contrario, lo que menos me importa es la definición que cada quién conoce de populismo sino a lo que la palabrita dio pie en ese foro en particular.

Primero podemos hablar de las coincidencias: cada uno de los mandatarios se refirió a su enemigo en particular. ¿Que cómo lo hizo cada quien? Bueno, ahí está el detalle. En el caso del presidente de México nos encontramos con casi un refrito o traje a la medida de un discurso que ya le conocemos y que, en su momento, en septiembre del año pasado, dio la vuelta en la Asamblea General de las Naciones Unidas: ahí también habló sobre los peligros de “los nuevos populismos” que “aprovechando la frustración social por las crisis económicas, amenazan al mundo”.

La colección de obviedades, vaguedades y mentiras que ya nos sabemos de memoria. El mensaje repetido y tendencioso que, otra vez, nos toca escuchar. No sólo es una fórmula aburrida sino manipulativa. No sólo es manpulativa sino imprecisa. No sólo es imprecisa sino majaderamente ilógica. Y aburrida. Como un fragmento de informe presidencial, del PRI o del PAN, del nuevo PRI, de hoy y siempre. Cada vez que escucho o leo una de estas intervenciones huecas recuerdo que, desde los griegos, en La Retórica aristotélica, se recomendaba a los oradores que, en aras de atraer la atención de la audiencia, prefirieran la precisión sobre la ambiguedad y la claridad sobre la confusión a menos que la intención fuera lo opuesto. Sí, este tipo de mensajes pareciera que están hechos para que los entiendan unos cuantos y los demás se alejen y se queden con ciertos términos antitéticos, los buenos y los malos, sí, pero no, no, pero sí, etc.

Son también mensajes “heroicos”, aun sin heroismo, al hablar sobre las amenazas y riesgos que representan, en este caso, los populistas, como si la hegemonía en turno, que este señor representa, no fuera suficientemente riesgosa y amenazante. De veras, qué chocante es lanzar estas indirectas. Qué abuso de la palabra populista para referirse al que piensa en la gente y propone ponerle frenos a las cúpulas. Peña alertó sobre los demagogos que venden respuestas fáciles, pero, ¿qué nos ha vendido su administración? ¿No acaso todo era promisorio? ¿No acaso el crecimiento del país estaba, y sigue estando, supeditado a las reformas?

Enhorabuena por el “Quisiera agregar algo” de Obama. Sí, igual le lanzó pedradas a Donald Trump y secuaces. Sí, también él es parte de la cúpula y el sistema y lo que queramos. Pero, bueno, le dio al populismo, más que un buen nombre, una causa justa, casi casi pormenorizada, rica en ejemplos, imágenes y sonoridad. Sabemos que no es una blanca paloma ni hermano de la caridad y también sabemos que, en el contexto actual de la política estadounidense, más vale aprovechar cualquier espacio, cualquier oportunidad para llevar agua al molino propio. Y Obama, que desde el arranque de su campaña recordó que “las palabras importan”, trajo a la mesa canadiense no sólo la frescura y la soltura en el discurso sino a las personas, a los niños, a las mujeres, trajo hasta a Bernie Sanders. Es decir, trajo las causas. Ok, es año electoral en EU, pero, después de escuchar Obama y su versión de populismo, lo que, por oposición, escucho en las palabras de Peña es que a nuestro presidente:

-no le importan las personas

-ni le importan los niños

-no le importan los pobres

-mucho menos le importa que los trabajadores tengan una voz colectiva

-no le importan las madres

-no le interesa que el sistema tributario sea justo

-le tiene sin cuidado la justicia social

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

08 de February de 2017 03:55
19 de January de 2017 04:00
07 de December de 2016 04:04
27 de November de 2016 05:31

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Al desnudo
El sexo es cultura

You are here