¿Trump tiene talento?

Brillante, líder absoluto de la carrera presidencial. . . Lo que faltaba: Putin elogia públicamente al aspirante republicano
OTRAS
18/12/2015
09:15
-A +A
De vuelta a las andadas en la era de WhatsApp, Tinder y Snapchat. Escritora y periodista. Promotora de abrir la mente y liberar la palabra… y el cuerpo. Divorciada y mamá de dos adolescentes. Autora...
OTRAS

 

Talentoso, brillante, líder absoluto de la carrera presidencial. . . Lo que faltaba: que Vladimir Putin elogiara públicamente a Donald Trump. Y, aun cuando la sola idea de una posible alianza entre líderes de hierro de Rusia y Estados Unidos (y otros, como Francia) resulte alarmante, es válido preguntarse: ¿acaso el presidente ruso miente o exagera al describir con esas palabras al puntero republicano?

Putin no está solo: después del quinto debate, el más reciente entre aspirantes a la candidatura republicana por la presidencia de Estados Unidos, las preferencias por Donald Trump ascendieron a 49 por ciento: guste o no, es un líder creciente y con creces. Pero, ¿tiene brillo y talento? Algo está haciendo, no sé si bien, pero sí de manera efectiva: decir las cosas que la gente quiere oír, decirlas en bruto, sin medias tintas ni sofisticaciones, de manera directa, así se contradiga, exprese obviedades, repita ideas planteadas hasta por los demócratas o suelte aberraciones de forma y fondo como la de manifestar su apertura ‘’al cierre parcial de Internet’’.

Diga lo que diga, provoca cada vez más aplausos y adhesiones: es como si arrojara filetes a las bestias hambrientas, se ha dicho por ahí. Como muestra basta un botón. En el caso de la propuesta de cierre por segmentos de la red el argumento es evitar que el enemigo de fuera, ISIS (que, en sus palabras, usa internet mejor que sus propios inventores), reclute a la juventud impresionable de Estados Unidos. ¿Y cómo lograrlo? A través de las mentes brillantes de Silicon Valley, las mentes de casa.

Este tipo de argumentos, los traiga estructurados o le broten del alma, así como a unos nos preocupan a otros les significan soluciones y carácter. En el ejemplo anterior Trump señala la perversidad y superioridad tecnológica del enemigo, reconoce la vulnerabilidad de los jóvenes y llama a combatir a esas mal llamadas “master minds” con tecnología suprema, que es la propia. Lo inquietante es el cómo: a través de la censura y la afectación de la primera enmienda que, no importa cuánto lo niegue Trump, en el supuesto caso de que se llevara a cabo, pondría a Estados Unidos en el nivel de China o Corea del Norte, al menos en esa materia.

En este impulso de decir lo que sea necesario con tal de hacerse de votos, Trump se plantea a sí mismo como un salvador no sólo en la lucha contra el terrorismo (así le devolvió el halago a Putin) sino contra la crisis económica: el multimillonario se pone del lado de los ciudadanos de a pie: promete la reducción de impuestos y lamenta que su país haya invertido en la reconstrucción de Medio Oriente, toda vez que con ese dinero se podía reconstruir aeropuertos, carreteras y hospitales en Estados Unidos. Fue en este punto en que Carly Florina, la aspirante republicana, lo comparó con Obama, con vistas a perjudicarlo, lo que, desde luego, no consiguió porque se trata de un argumento que resuena en el público, no importa la facción de la que provenga.

Es la reducción del espectro de opciones políticas a la que hace poco se refirió el filósofo y lingüista Noam Chomsky: ‘’Ya no hablamos de izquierda, centro y derecha, sino de centro a derecha extrema. La insurgencia radical ha abandonado la política parlamentaria. A raíz del periodo neoliberal, el partido demócrata se corrió hacia la derecha, como ocurrió en todo el mundo’’.

En una entrevista concedida a la periodista Abby Martin, Chomsky advierte que las políticas parecen estar dedicadas a defender los intereses de los ricos y poderosos y que, en tal escenario, los candidatos razonables no compiten, no tienen lugar, están fuera. Trump no sólo critica la reconstrucción de países y regiones de Medio Oriente, reconstrucción financiada con dinero de los estadounidenses, sino que, así como se brinca la primera enmienda, también se brinca los derechos humanos, al proponer la destrucción de estos territorios, caldo de cultivo de terroristas en acto y en potencia.

Lo que en su momento Obama reconoció como un error, específicamente en el caso de Iraq, para Chomsky fue un crimen y una de las mayores atrocidades cometidas el siglo pasado. El filósofo y activista no sólo condena los daños colaterales y las masacres de inocentes sino las matanzas de los enemigos extranjeros con nombre y apellido:

‘’¿Qué derecho tiene Estados Unidos de bombardear o invadir un país por la razón que le venga en gana? ¿Qué derecho tenemos de ir a matar a alguien en otro país?’’. Chomsky habla de una política de terror: ‘’hay licencia para asesinar gente por creer que un día nos van a matar’’.

Son propuestas de genocidio y de terrorismo también, así se comuniquen de modo silvestre,  folclórico o colorful (una de las palabras con que se tradujo al inglés lo dicho por Putin sobre Trump), así conlleven metáforas o imágenes graciosas: como el muro divisorio entre su país y el nuestro que, eso sí, tendría una ‘’puerta muy grande y muy bonita’’, faltó decir que hasta con herrería (Arbeit Macht Frei).

Los menos se detienen en las contradicciones y las aberraciones, en los riesgos y los peligros que significa el discurso de Trump. Los más empatan con los sentimientos y las emociones, la fuerza y la confianza que este personaje les inspira: sin titubeos ni rodeos. Desde los griegos, se hablaba de tres componentes fundamentales, aún vigentes y aplicables, en cuanto a la credibilidad: inteligencia, carácter moral y buena voluntad. Si les ofende que lo tildemos de inteligente, ok, digamos simplemente que tonto no es y que su sabiduría refranera es penetrante y recordada. Su sentido de moral, aun cargado hacia un lado, es fuerte y de pronto hasta hace creer a más de uno que lo que le preocupa es la población y no sí mismo.

Profundicemos un poco más. ¿Es competente y experto en los temas que trae de arriba abajo y porta como banderas? ¿De verdad es digno de confianza? ¿Es capaz de controlarse a sí mismo, de controlar sus emociones? ¿Es, más que extrovertido, dinámico, sociable y sensible? ¿Qué tan cercano a la gente? ¿Lo tendrías como amigo? Más allá de Trump, podemos hacer extensivas estas preguntas a propósito e los broncos y las margaritas de nuestras tierras. 

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

08 de February de 2017 03:55
19 de January de 2017 04:00
07 de December de 2016 04:04
27 de November de 2016 05:31

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Al desnudo
El sexo es cultura

You are here