FOCUS
FOCUS

Se encuentra usted aquí

Doble agresión a la mujer

Belén denunció que sufrió un intento de violación en Playa del Carmen durante la noche de Navidad y si pudo zafarse de su agresor fue por su conocimiento de artes marciales
16/01/2017
00:00
-A +A

Lo que ha denunciado la turista argentina Belén Mirallas, ya ha sido difundido en muchas ocasiones anteriores pero teniendo como víctimas a mexicanas. No ha habido ningún intento de las autoridades a cargo de la seguridad y la justicia por poner solución de fondo. Sólo cuando el caso se vuelve mediático es cuando se vuelve prioritario. O sea, se atiende por excepción, como es el caso de la agresión a Belén.

El caso de Belén es una odisea tenebrosa a la que se enfrenta la mujer en México.

Belén denunció que sufrió un intento de violación en una playa de Playa del Carmen, Quintana Roo, durante la noche de Navidad y si pudo zafarse de su agresor fue por su conocimiento de artes marciales, lo que le permitió defenderse y obligarlo a huir.

Eso puede suceder en cualquier parte del mundo. En cualquier país hay grandes ejemplos de machismo y violencia de género. Sin embargo, lo que a nosotros nos debe hacer reaccionar es la negligencia de las autoridades mexicanas y su actitud indiferente ante agresiones sexuales. Parece ser que hay un código cultural que minimiza la violencia sexual y le da poca importancia, por lo cual, no tiene el castigo que se merece. En la escala de prioridades de las autoridades a cargo de impartir justicia,  la violencia sexual merece poca atención quizá porque no tiene vestigios sangrientos. Ésto pone en evidencia que poco se valoran las secuelas sicológicas en las víctimas.

Tanto el Gobierno Federal como el Congreso de la Unión, e incluso algunos estados, hacen grandes campañas publicitarias en televisión asumiéndose como defensores de la mujer. La realidad es que se trata de campañas de imagen que pretenden quedar bien con este segmento de la población.

Poco se ha hecho para obligar a los funcionarios públicos a atender con dignidad a las mujeres víctimas de agresiones sexuales. En el ámbito formal se han creado protocolos de atención. En la Cámara de Diputados el tema se discute.

Sin embargo, estas buenas intenciones poco bajan a la realidad cotidiana de los ministerios públicos, los juzgados y las corporaciones policiacas. Ahí continúa prevaleciendo la ley de la selva, la negligencia y la falta de compromiso, condiciones que desestimulan las denuncias penales por parte de las víctimas, lo que genera en las estadísticas índices mínimos, lo cual permite mostrar éxito de los gobiernos y las instituciones gubernamentales al perseguir este delito.

En el foro “Mujeres, política y poder", realizado en 2016, la diputada Ivonne Ortega destacó que es “Necesario complementar la alerta de género con legislación clara”.

En abril del 2016 se dio a conocer la instalación de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, que es la mesa de trabajo que se ocupa de combatir y reducir la violencia de género.

Sin embargo, para las mujeres todo sigue igual en la vida cotidiana. No hay sentido de urgencia y todo se queda en el ámbito de las buenas intenciones y las propuestas abstractas. Mientras tanto, las autoridades mexicanas en todos los órdenes de gobierno se solidarizan con la problemática femenina cuando se conmemora el “día internacional de la mujer” y se olvidan de ella los 364 días restantes.

El discurso oficial destaca el interés, pero la realidad cotidiana desmiente a los funcionarios.

Se ve muy poca solidaridad y compromiso de las mujeres que ejercen poder en nuestro país, para resolver la posición de vulnerabilidad en la que se encuentra el común de las mujeres mexicanas.

Para abatir los delitos de violencia en contra de las mujeres, se requiere primero fincar responsabilidades penales a los funcionarios públicos que no atienden con compromiso a las víctimas y más aún cuando les ponen trabas para denunciar.

Gran parte de los problemas de violencia e impunidad en nuestro país se originan a partir de la actitud de los funcionarios públicos responsables de impartir seguridad y justicia.

El más peligroso enemigo de las mujeres está dentro de la misma infraestructura gubernamental. Mientras no haya voluntad política para resolverlo, seguirá habiendo víctimas de la violencia de género.

Ricardo Homs
Presidente de la Academia Mexicana de la Comunicación AC. 25 libros publicados Fundó en México la oficina local de la empresa global de consultoría creada por Al Ries, uno de los dos creadores del...

ENTRADAS ANTERIORES

 

COMENTARIOS