Los cuatro fantásticos… Los antihéroes de la política mexicana

OTRAS
17/10/2016
13:57
-A +A
Ricardo Homs
Presidente de la Academia Mexicana de la Comunicación AC. 25 libros publicados Fundó en México la oficina local de la empresa global de consultoría creada por Al Ries, uno de los dos creadores del...
OTRAS

 

 

Cuatro exgobernadores que perdieron las elecciones para su propio partido en el estado que gobernaban, han sido cuestionados públicamente por sospechas de corrupción durante su administración.

Javier Duarte de Ochoa, de Veracruz, Roberto Borge Angulo de Quintana Roo, Guillermo Padrés Elías, de Sonora y César Duarte Jaquez, de Chihuahua han sido cuestionados y exhibidos en los medios masivos de comunicación.

 Sin embargo, pareciera que a César Duarte, cuestionado por el famoso caso de la compra de acciones del Banco Progreso, de Chihuahua, presuntamente con recursos públicos, además de otras acusaciones como la de la empresa española ACM a la cual ha trascendido que este gobernador pretendió pagar un adeudo cercano a los cuatro millones de dólares también con dinero del gobierno del Estado, no se le está dando el mismo trato que a los otros tres. Pareciera que para su caso hubiese la intención de que se diluya, para terminar exonerándolo.

Tres de los cuatro gobernadores eran muy jóvenes cuando asumieron la gubernatura y el otro con edad menor a los cincuenta años.

Roberto Borge tenía 31 años de edad cuando tomó el cargo de gobernador. Javier Duarte 37 y Guillermo Padrés 40. César Duarte 47.

Todos ellos profesionistas egresados de universidades particulares. Incluso Javier Duarte se ostenta como doctor en economía. Todos ellos provenían de familias de alto nivel socioeconómico.

Siempre se asocia la juventud con idealismos y ausencia de malicia. Sin embargo, las acusaciones en contra de ellos son muy graves. Aquí no se puede mencionar ni ignorancia, puesto que todos tenían alto nivel académico, ni una necesidad imperiosa de protegerse contra la adversidad económica. Mas bien parecen haber sido motivados por la ambición.

Lo que estos casos nos muestran es una gran debilidad de las instituciones públicas frente a las ambiciones de quien detenta el poder central y de sus colaboradores cercanos.

También fueron acusados de intentar blindarse jurídicamente para impedir la acción de la justicia, tomando en cuenta que al perder las elecciones frente a candidatos de los partidos opositores al de ellos, por lógica se sentían amenazados por sus peores enemigos.

Lo primero que salta a la vista es que se confirma una vez más lo que dice la sabiduría popular: el poder absoluto corrompe.

La desgracia de México es que las instituciones públicas están a merced de los caprichos de quienes detentan poder y a quienes las encabezan les es más cómodo y redituable no confrontar a los poderosos y mejor supeditarse a ellos a cambio de canonjías y beneficios.

El “deber ser” es una virtud ausente en la administración pública mexicana y la ética simplemente una materia inservible que debíamos aprobar en los exámenes escolares.

Otra conclusión que nos puede ofrecer el caso de los “Cuatro Fantásticos” es que los partidos políticos seleccionan candidatos con extrema ligereza y superficialidad y se deslindan de la conducta moral de sus militantes apenas termina la elección.

Quizá los partidos políticos no han percibido que el electorado los considera responsables de lo que en la gestión del gobernante en turno suceda, al amparo de la identidad del partido que le postuló.

Hoy que los partidos descubren que la conducta de estos gobernadores fue causante de la derrota electoral y el descrédito que en esos estados hay respecto a esos partidos, es que se concientizan del daño moral y que ésto tiene consecuencias electorales.

Antes del desastre electoral hubo una actitud complaciente de parte de estos partidos políticos respecto a las acusaciones en contra de los cuatro gobernadores.

Es importante vigilar que la nueva actitud de los partidos políticos respecto a la conducta de los gobernadores sea auténtica y sustentada en una nueva conciencia de compromiso social y no en una respuesta reactiva y de coyuntura para evadir su responsabilidad respecto al desastre financiero y crisis de seguridad que estos gobernadores heredaron a sus sucesores.

Estos son tiempos de respuestas comprometidas por parte de los partidos, pues el proceso electoral 2018 está a la vuelta de la esquina.

 

 

 

 

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

14 de June de 2018 12:03
30 de April de 2018 10:21
23 de April de 2018 11:52
17 de April de 2018 12:07

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

FOCUS
FOCUS

You are here