Perdí el INE ¿Y ahora?

El día que perdí mi derecho de votar y aún más importante, mi pase para los bares
OTRAS
16/01/2016
00:00
-A +A
Emprendimiento, amor, trámites útiles. Historias sencillas para situaciones difíciles
OTRAS

No hay nada mejor que el tiempo libre, excepto cuando es tanto que no sabes qué hacer con él. El día que perdí mi derecho de votar y aún más importante, mi pase para los bares, estaba con mi hermana, eran sus vacaciones y yo aún no tenía empleo; para la una de la tarde ya habíamos desayunado, visto una película y hecho planes para un improbable viaje a la luna. Estábamos terriblemente aburridas.

-¿Recuerdas cuando éramos más niñas y volábamos papalotes?

- No.

- Porque no pasó, pero siempre quise hacerlo.

Teníamos ganas, una mentalidad infantil y un auto con gasolina así que pasamos rápidamente a una papelería y compramos el papalote menos caro y más bonito que encontramos. Mi hermana condujo hasta el Ajusco.

Para estar más cómodas dejamos la bolsa con nuestras cosas en un pedazo de pasto que encontramos por ahí. Después de mil traspiés por correr mirando el  papalote, desenredar el hilo de nuestros pies y terminar con los zapatos llenos de piedritas y lodo comenzó a llover. No nos importó.

Pasaron veinte minutos y el temor invadió mi pecho, estábamos solas, a lo lejos sólo se veían escasas personas en los restaurantes, el par de autos que un rato antes estaban estacionados se habían ido por la lluvia y con ellos, mi bolsa.

Quise pensar que había sido una confusión, con las prisas seguramente habían tomado mi bolsa sin querer, si, seguramente había sido eso; verían mis documentos y me contactarían de alguna forma, por Facebook, probablemente ¿lo tengo con mi nombre? Si no era así debía llegar a cambiarlo. Seguramente en cuanto se dieran cuenta iban a volver. No fue así.

Pasada media hora me di cuenta que estaba perdiendo el tiempo, fue decepcionante pensar que realmente se la habían llevado. Repasé mentalmente lo que tenía dentro, además de las chucherías, mi tarjeta de débito, un libro de la biblioteca y mi cartera con la credencial para votar…

 “Obten tu credencial para votar en 3 pasos” fue la primera frase que leí después de googlear rápidamente “perdí mi INE”, sólo tres pasos sonaba alentador. De acuerdo, paso uno: identifico mi trámite, ¿dónde dice “perdí mi INE por andar de infantil”? ya pues, “reposición” funciona.

Paso dos, preparo mis documentos:

-Documento que acredite tu nacionalidad, bien, tengo mi acta de nacimiento, al parecer esto no va a ser tan dificil.

- Comprobante de domicilio, ¡esa es fácil! Mamaaá, ¿ya pagaste este mes la luz?

- Identificación con foto, ya se torna un poco difícil: ¿Cartilla de Servicio Militar? A menos que cambie de sexo y regrese el tiempo, ¿pasaporte? soy tan mexicana que jamás he salido del país, ¿cédula profesional? ya casí lo logro mamá, no me mires así, ¿permiso para manejar? No se manejar ni mi vida, ¿identificación laboral? ¿necesito repetir que  no tengo empleo?, ¿derechohabiente de servicio? ni siquiera se a qué se refiere, ¿credencial para votar? ¿en serio? Bueno, sólo queda “Documento expedido por escuelas con reconocimiento oficial” esperen, también perdí la credencial de la universidad junto con mi cartera, un trámite más. Soy la persona más miserable.

Después de darme una vuelta por mi facultad y esperar la respectiva semana para que me entregaran mi credencial nuevecita pasé al paso 3: hacer una cita.

Eramos yo y el calendario de citas, que por alguna razón estaba lleno de diferentes colores. Las siguientes cuatro semanas a partir de la fecha actual se encontraban en un vivo color carmín: “sin disponibilidad”, al parecer hay que preveer con un mes de antelación perder la credencial para votar. Espera, por ahí hay un bonito color lila, ah claro: “día sin servicio de cita”.

Descubrí que en otra delegación la espera se reducía a sólo tres semanas, tendría que recorrer más distancia pero invertir menos tiempo, si a eso realmente se le podía llamar menos tiempo, comenzaba a enfadarme.

Llegó el gran día, había que hacer fila fuera del módulo, y yo me sentía de lo más segura con mis papeles en mano, ni siquiera me importó pararme temprano y hasta le sonreí al tipo que me pidió le mostrara mis documentos para poder pasar a la sala de espera. Entonces, supe lo que se sentía que te rompieran el corazón: “uy no señorita, esa acta de nacimiento no le sirve, necesita una nueva”.

Salí de la fila refunfuñando. Otro trámite más, ya sabía que lo de los tres pasos era totalmente una burla. Aunque el acta de nacimiento costó sólo un día y 53 pesos, la cantidad tiempo que iba a invertir para conseguir otra cita sería el mismo. En un arrebato de desperación decidí ir así, sin cita, pero yo no sabía que llegar temprano significaba estar ahí a las siete de la mañana, asi que llegar a las diez no ayudó en nada, de vuelta a casa. Otra vez.

Probé con una delegación más lejana para ver si el sacrificio de la distancia por lo menos me daba buena suerte. Dos semanas de espera para la siguiente cita, y nunca deseé con tantas ganas poder tener una varita mágica con la cual poder convertir mi montón de papeles en una credencial de elector, con foto bonita, si no era mucho pedir.

De nuevo el gran día; una mujer se acercó a mi para revisar mis papeles: está bien señorita, espere en la fila. Qué emoción, nunca había podido pasar de esa fila. El gusto me duró poco, la fila avanzaba lento y yo aún me sentía muy atrás. Pasó una hora antes de que pudiera pasar por fin a la sala de espera.

Por lo menos ya podía estar sentada, personas con caras desesperadas se veían por todos lados; seguramente después de la experiencia todos aprenderíamos la lección: cuidar más nuestras carteras. Después de otra hora de espera por fin era mi turno, el trámite en sí era ágil, un chico muy amable, tal vez demasiado, me pidió corroborar mis datos y me tomó una foto nueva, omití su alegre comentario sobre lo corto de mi cabello en comparación con la foto que tenía antes y solo puse atención cuando dijo: ven por ella en un mes, a volver a esperar.

Tal vez sólo fue la época del año, o mi mala suerte así que cuéntenme ¿a ustedes cómo les fue?

#PonteYolo

Si quieres tramitar o recuperar tu credencial para votar pica aquí: http://www.ine.mx/archivos2/portal/credencial/

Para hacer una cita pica aquí: https://app-inter.ife.org.mx/siac2011/citas_initCapturaCitas.siac

Si necesitas tramitar un acta de nacimiento nueva pica aquí: http://www.consejeria.df.gob.mx/registrocivil/solicitudactas/

 

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Ponte Yolo

You are here