¿México en paz?

Se encuentra usted aquí

En México están matando a los periodistas y a nuestros derechos humanos

26/05/2017
00:00
-A +A

Ya hace varios años desde que el International Press Institute (IPI), en su reporte de 2011 nombrara a México como el país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo. Según cifras de IPI, México desde el 2000 ha sido uno de los países más peligrosos, pero sobre todo mortíferos, cuando de periodistas hablamos.

En contraste, ya desde el 15 de agosto de 2013 la CNDH había emitido una recomendación (CNDH, 2013), especial al secretario de gobernación, comisionado nacional de seguridad, procurador general de la república, gobernadores, jefe de gobierno del distrito federal, secretarios de seguridad pública y procuradores generales de justicia de las entidades federativas, porque:

Del 1 de enero de 2000 al 31 de julio de 2013, se han integrado en el Programa de Agravios a Periodistas y Defensores Civiles de Derechos Humanos de este organismo nacional un total de 842 expedientes de queja relacionados con violaciones a derechos humanos cometidas en agravio de periodistas y medios de comunicación (CNDH, 2013).

En las más de dos décadas de operación del Programa Especial de Protección a Periodistas, el denominado Programa de Agravios a Periodistas y Defensores Civiles de Derechos Humanos (enero de 1991 a julio de 2013), ya se habían iniciado 1074 “expedientes de queja relacionados con presuntas violaciones a los derechos humanos de periodistas” (CNDH, 2013), con un serio incremento.

El incremento que se observa en la recomendación, hace hincapié en las agresiones en perjuicio de periodistas y medios de comunicación, de los que en diversos periodos se ha tenido conocimiento de casos relacionados con la muerte de 85 periodistas o trabajadores del sector periodístico, asesinados, presumiblemente, por razón de su trabajo.

Igualmente, ya se ha documentado la desaparición de más de 20 profesionales de la comunicación, así como más de 40 atentados a instalaciones de distintos medios de comunicación, hechos ocurridos en por lo menos 24 entidades federativas.

Dentro de la recomendación destaca la llamada de atención a las autoridades, pues, el organismo considera en condiciones de inseguridad a periodistas, remarcando que del año 2005 al 31 de julio de 2013, “en 74 ocasiones este organismo nacional ha solicitado a diversas autoridades la implementación de medidas cautelares” (CNDH, 2013). Las quejas iniciadas ante la CNDH “en relación con los casos de homicidios y desapariciones de periodistas, así como atentados a instalaciones de medios de comunicación, tienen el común denominador de la falta de efectividad por parte de las autoridades encargadas de la seguridad pública para disuadir y evitar estas agresiones” (CNDH, 2013).

3 años han pasado desde esta fuerte recomendación y sin que ninguna medida de protección contundente se haya documentado, a sabiendas no solo de las recomendaciones nacionales e internacionales en materia de derechos humanos, sino ante la problemática de miles de periodistas que han alzado la voz y que lamentablemente se ha silenciado y que no en todos los casos se ha documentado; pues la información también presenta serias inconsistencias.

Una voz más dejó de escucharse el 15 de mayo de 2017, cuando asesinaron al periodista Javier Valdez Cárdenas, en Culiacán Sinaloa, corresponsal de La Jornada y fundador del semanario Ríodoce. A pesar del tiempo, de la indignación de la población y de los señalamientos de los colectivos defensores de periodistas, las autoridades siguen, no sólo sin encontrar al culpable, sino sin dar certeza al respeto del derecho humano de la libertad de expresión en nuestro país.

¡En peligro estamos todos, nos están matando y a nuestros derechos humanos! Urgimos a las autoridades protección a los periodistas y a la población MEXICANA.

Apena que pese a todos los llamamientos sigan de brazos cruzados, demostrado cómo cada día la descomposición del tejido social y la creciente violencia en México gana terreno a la justicia y debilita la posibilidad de afirmar que vivimos en un Estado Democrático de Derecho.

 

Vania Pérez

@vaniadelbien

El Observatorio Nacional Ciudadano es una organización de la sociedad civil que vincula a las organizaciones civiles para potenciar su incidencia en las políticas y acciones de las autoridades.
 

COMENTARIOS