¿México en paz?

Se encuentra usted aquí

El fenómeno del secuestro en México

26/04/2017
00:00
-A +A

Actualmente en México se ha dado una constante lucha entre diferentes grupos del crimen organizado con el fin de realizar acciones delictivas que atentan directamente contra el Estado y los ciudadanos. Uno de los principales delitos que han ido en aumento y de los que se ve afectada la sociedad mexicana es el secuestro, acompañado de la extorsión; tal y como se observa a través del número de carpetas de investigación existentes, tanto de competencia Federal, como del fuero común. El Observatorio Nacional Ciudadano informó que “en Enero del 2017 se promedió una carpeta de investigación por secuestro cada 5 horas y 41 minutos en México”[1].

Las acciones que ha realizado el Estado ante estos fenómenos delictivos, ha sido primeramente reformas en las leyes, específicamente la creación de Ley General Para Prevenir Y Sancionar Los Delitos En Materia De Secuestro, Reglamentaria de la fracción XXI del artículo 73 de  la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Ley donde el secuestro es castigado de cuarenta a ochenta años de prisión. Posteriormente el Estado tomó la acción de desplegar y mantener patrullajes en las calles de todo México por parte de elementos de las Fuerzas Armadas como apoyo a la Policía en sus tres niveles (Federal, Estatal y Municipal); y como estrategia ha estado profesionalizando y creando filtros de control y confianza para reclutar nuevos elementos policiales con un nuevo perfil, basados en la ciencia y en la aplicación de métodos de investigación, para que al momento, la policía encargada de la ejecución y de reacción se eficaz ante estas eventualidades delictivas, haciendo frente en beneficio de la sociedad mexicana, buscando una estabilidad en materia de seguridad pública.

Las instituciones de seguridad pública son clave en la participación con la sociedad en materia de prevención del delito, en poder mantener el orden público, la investigación y combate al crimen; “El éxito de cualquier reforma en el ámbito penal depende, en gran medida, de contar con organizaciones policíacas modernas, altamente profesionalizadas, capacitadas y respetuosas de la legalidad y los derechos fundamentales de los ciudadanos” (CIDAC).

En el tema de secuestro, acompañado de la extorsión, se encuentra regulado por el Código Penal Federal en el título Vigésimo Primero, del artículo 364 al 366 quáter; sin embargo, este se agrava al determinarse que participaron tres personas o más y se conceptualiza como delincuencia organizada por la participación en la privación ilegal de la libertad de un ser humano por más de tres personas; mismos conceptos que existen en las leyes especiales en Delincuencia Organizada y el Crimen Organizado, se expresan en los siguientes conceptos:

  • Artículo 164 del código Penal Federal define como Asociación Delictuosa Al que forme parte de una asociación o banda de tres o más personas con propósito de delinquir, se le impondrá prisión de cinco a diez años.
  • La Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada en su artículo segundo expres que  cuando tres o más personas se organicen de hecho para realizar, en forma permanente o reiterada, conductas que por sí o unidas a otras, tienen como fin o resultado cometer alguno o algunos de los delitos siguientes, serán sancionadas por ese solo hecho, como miembros de la delincuencia organizada: Párrafo reformado DOF 23-01-2009.
  • El Crimen Organizado “…se refiere a grandes grupos organizados, dedicados a actividades ilícitas, estructurados con la naturaleza y, en ocasiones, también con la apariencia de corporaciones de carácter lícito, pero a través de las cuales se realizan o se ocultan operaciones criminales”. (MORENO HERNÁNDEZ MOISES).

Vistos los conceptos anteriores, por estadística estos grupos enfocados en realizar acciones delictivas, se han centrado en el secuestro, acompañado de la extorsión, por lo que durante estos últimos años se observa una violencia que ha venido afectando a la sociedad por la delincuencia organizada en sus ajustes de cuentas, disputas entre organizaciones delictivas, provocando un gran número de muertos entre estos mismos, las corporaciones encargadas de combatir el crimen organizado y civiles.

La PGR nos dice que en el transcurso del tiempo, la delincuencia común llega a tal extremo de evolución o perfeccionamiento cuando rebasa los límites de control gubernamental; cuando establece líneas especiales de operación basadas en un sistema complejo, tipo empresarial, bien estructurado en su comisión; cuando persigue a través de determinadas acciones violentas la búsqueda del poder, ya sea político, económico o social, es cuando podemos decir, sin lugar a dudas, que estamos frente a un caso de delincuencia organizada.

La SSP ha realizado actividades que ayudan a la prevención del delito, una de las más importantes es haber dado espacio a la participación ciudadana; actualmente México está pasando por un cambio de estructura y operación en la prevención y el combate al delito, el cual requiere afrontar un proceso de entendimiento y compromiso a actuar ante los retos emergentes por parte de los participantes en esta labor, en conjunto con la sociedad.

Pese a este arduo trabajo que han desempeñado nuestras instituciones de seguridad el secuestro y la extorsión se siguen manifestando debido a que ha evolucionado a la par de la tecnología en la humanidad (en el uso de los medios para planear, materializar la comisión de estos delitos).

En México se presentan secuestros simples, secuestro tradicional, secuestro extorsivo (extorsivo económico, extorsivo político), secuestro exprés, secuestro económico, secuestro político, narcosecuestro, secuestro virtual, secuestro cibernético, secuestro científico y autosecuestro. Del secuestro extorsivo “... podríamos decir que este tipo de secuestro es más bien una característica de todo tipo de secuestro, ya que implica el hecho de que se obtenga un beneficio ilegal con motivo de la liberación de la víctima, por lo que el que arrebate, sustraiga, retenga u oculte a una persona, con el propósito de exigir por su libertad algún provecho, o cualquier utilidad, o para que se haga u omita algo, o con fines publicitarios o de carácter político, está cometiendo un secuestro extorsivo…”. (GONGORA, 2005).

A manera de conclusión, el secuestro es uno de los delitos que tiene mayor afectación social. La conducta repercute en un fuerte impacto psíquico y moral, donde sus manifestaciones desbordan en crueldad hacia las víctimas. Entre amenazas, golpes, sometimiento y violencia extrema; las características del secuestro representan una amenaza a la estabilidad poblacionacional y de la mano es una inestabilidad en la Nación misma.

Secuestrar personas conlleva a la obtención de grandes recursos económicos, por lo que la proliferación de organizaciones delictivas dedicadas a esta actividad ilícita ha ido en aumento, convirtiéndose en una verdadera industria con acciones delictivas. Es por ello que se ha hecho frente a este fenómeno social desarticulando esta delincuencia organizada, sin embargo es necesario realizar y aplicar nuevas estrategias y trabajo colaborativo entre autoridades y sociedad para lograr desarticular a estas organizaciones criminales. El secuestro va acompañado de más delitos como el tráfico de menores, posesión de armas ilegales, homicidios, robo, extorsión entre otras acciones delictivas.

En la lucha contra el secuestro es necesario hacer intercambio de información entre las entidades federativas y las diversas Instituciones encargadas de la Investigación y Combate al Secuestro, ya que cuentan con estructuras y estrategias propias para el combate a esta acción delictiva, con redes de comunicación y formas de operación para desarticular organizaciones delictivas existentes con éxito dentro de su competencia y su jurisdicción; así que el coordinarse y apoyarse respecto a éstas  investigaciones y hacerlas interinstitucionales se lograría obtener resultados óptimos en reducción a este fenómeno delictivo a nivel Nacional.

El objetivo que se persigue debe ser la disminución de la impunidad, del índice delictivo y restablecer la seguridad pública, llevando a los imputados hasta los Órganos Jurisdiccionales competentes y hacer cumplir las sanciones conforme a derecho a las personas que resulten responsables de haber cometido una acción ilícita; lo anterior sin dejar a un lado el cuidado y la protección a las víctimas que bajo un marco de respeto a los Derechos Humanos, se les haga una reparación del daño conforme lo dicten las leyes y los tratados internacionales; logrando lo anteriormente expresado, existiría una real credibilidad en nuestras Instituciones encargadas de la Seguridad, así como en los Servidores Públicos encargados de Procurar la Justicia en México.

BIBLIOGRAFÍA.

-              Informes de labores por parte de la SSP

-              Informes de labores por parte de la PGJDF

-              Informes de labores de la SSPDF.

-              ORDAZ, Hernández David. “Crimen y vida Cotidiana”. Ed. Ubijus. INACIPE. México. 2011.

-              GARCÍA, Ramírez Jorge. “Semanario de actualización sobre la Reforma Constitucional y Legal en materia de Delincuencia Organizada”. Ed. Instituto de la Judicatura Federal. México. 1998.

-              ANDRADE, Sánchez Eduardo. “Instrumentos Jurídicos contra el Crimen Organizado”. Consejo de la Judicatura Federal; Poder Judicial de la Federación; UNAM; Senado de la República. LVI Legislatura.

-              GONZÁLEZ, Placencia, Luis. “Prevención del Delito. Experiencias, modelos y reflexiones”. Ed. Ubijus. IPF. México. 2006.

 

Yair Canizalez

Investigador – Observatorio Nacional Ciudadano

@ObsNalCiudadano

 

[1] http://onc.org.mx/wp-content/uploads/2017/03/mensual-enero-digital_VF.pdf

El Observatorio Nacional Ciudadano es una organización de la sociedad civil que vincula a las organizaciones civiles para potenciar su incidencia en las políticas y acciones de las autoridades.
 

COMENTARIOS