¿México en paz?

You are here

Clasificación delictiva en la Ciudad de México

El fenómeno de la delincuencia es extremadamente complejo. Requiere de estrategias de combate focalizadas que permitan entender las causas que generan la violencia y la delincuencia.
23/12/2016
00:00
-A +A

En México, estamos viviendo una crisis de inseguridad reflejada en una ola de violencia que, indudablemente va en aumento. A diez años de la estrategia que inició el expresidente Felipe Calderón seguida por Enrique Peña, sólo se muestran miles de millones de pesos invertidos en materia de seguridad pública, militarización de las Ciudades, miles de muertos y de personas desaparecidas, además de reiteradas violaciones a derechos humanos.

El fenómeno de la delincuencia es extremadamente complejo. Requiere de estrategias de combate focalizadas que permitan entender las causas que generan la violencia y la delincuencia. Esa violencia que está cada vez más normalizada. Para analizarlo se requiere ver la multiplicidad de factores que ocurren alrededor del delito. No basta con reducir el tema criminológico al derecho penal, a un populismo punitivo pensando en que la pena pueda ser un factor determinante para prevenir la violencia.

Se requiere de estrategias que permitan ver y aceptar la problemática y trabajar en programas, planes y acciones de mediano y largo plazo para combatir la delincuencia. Para que esto ocurra, la voluntad política y el fortalecimiento institucional son fundamentales; trabajar de la mano con sociedad civil en un ejercicio genuino de rendición de cuentas.

  1. Este año empezamos a mostrar medición del delito desde una perspectiva local en el Observatorio Ciudadano de la Ciudad de México. En los dos reportes presentados, encontramos una serie de hallazgos con información obtenida del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y que corresponde a las averiguaciones previas y carpetas de investigación iniciadas en la Procuraduría local, y de los cuales resaltaré algunos: La tasa mensual más alta de homicidio doloso por cada 100 mil habitantes registrada en los últimos 16 años, fue en el mes de septiembre 2016 (1.06).
  2. Según datos de la Procuraduría General de Justicia capitalina, más del 70% de éstos se cometen con arma de fuego y por móviles de riña y venganza.
  3. La tasa mensual de robo a negocio de septiembre 2016 también fue la más alta en los últimos 16 años (15.92).
  4. Las delegaciones Cuauhtémoc y Benito Juárez están en los primeros lugares en tasas de los delitos patrimoniales, muy superiores a la tasa de toda la entidad y a la nacional[1].
  5. Además, la información que analizamos desde el portal de la PGJCDMX, muestra las averiguaciones previas y carpetas de investigación en un formato dividido en delitos clasificados como “alto impacto social” y “bajo impacto social”[2].

Me quiero enfocar en este último punto, ya que para que un delito se considere de alto impacto en un delito, se tendría que hacer un análisis periódico sobre qué vulnera más la percepción de inseguridad de la población a partir del contexto histórico y victimológico. Según un estudio del Centro de Investigación para el Desarrollo, A.C., los delitos de alto impacto son aquellos delitos que por la gravedad de sus efectos y sus altos niveles de violencia son los que más lastiman a las personas y contribuyen a formar una percepción de inseguridad y vulnerabilidad en la ciudadanía[3].

Esta clasificación que se hizo en el año 2008, agrupa a 14 delitos en el rubro de “alto impacto social” dejando fuera delitos como: robo a casa habitación y a negocio sin violencia; robo a transeúnte de celular con y sin violencia; delitos sexuales (abuso sexual, acoso sexual y estupro); robo en Metrobús con y sin violencia; entre otros. Mediante solicitud de información, pedimos a la PGJCMDX el criterio o metodología para clasificar así los delitos en la Ciudad de México, sin embargo no se cuenta con una metodología concreta realizado por el gabinete de seguridad.

La información sobre estadística criminal que se presenta periódicamente por las autoridades capitalinas encargadas de la seguridad y justicia en la Ciudad de México, se basa en este formato y se centra en los delitos considerados de “alto impacto social”, con discursos tendientes a justificar el incremento delictivo, mostrando únicamente el delito que más “expedientes concentró” entre estos 14 delitos y además diciendo que en el registro histórico va disminuyendo.

Peor aún sería enfocar recursos en el combate a estos 14 delitos dejando de lado la absurda clasificación de delitos de “bajo impacto social”, que, como lo comenté, toma al robo a casa habitación sin violencia como de bajo impacto. Sin embargo, los datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública muestran que es en nuestra casa el lugar en el que nos sentimos más seguros el 81.3% de los capitalinos[4].

Si bien la información presentada por el Observatorio no es para alarmar ni para fomentar miedo. Dar a conocer la incidencia delictiva que se vive en la capital sirve para tomar acciones encaminadas en la disminución de la delincuencia. La información objetiva que se presenta puede servir como insumo para la toma de decisiones, además de exigir el trabajo de nuestras autoridades.

Trabajar con diagnósticos basados en evidencia, con planes y programas transversales que no actúen a partir de un video que se viralizó en redes, sino a partir de datos concretos, de criterios válidos y con resultados que puedan ser monitoreados periódicamente.

Estamos cansadas y cansados de salir a las calles con miedo, de escuchar discursos políticos que buscan justificar el aumento y tapar la inseguridad que se vive. Los resultados hablan, la cifra negra de la criminalidad sigue a la alza, así como los índices delictivos; las personas tenemos una mayor percepción de inseguridad; requerimos urgentemente estrategias eficaces y eficientes de combate a la delincuencia con instituciones de seguridad más fuertes y profesionales. No esperar otros diez años para evaluar si estamos haciendo las cosas bien hoy.

 

Luz Marcela Villalobos Andrade

Directora General del Observatorio Ciudadano de la Ciudad de México

@OCMXsegura @ObsNalCiudadano @MarceVillalobs

 

[1] Reyes-Retana, Villalobos et al., Reporte de Incidencia Delictiva en la Ciudad de México julio-septiembre 2016, México, Observatorio Ciudadano de la Ciudad de México, 2016.

[2] Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México. Dirección General de Estadística y Política Criminal. URL: http://www.pgjdf.gob.mx/index.php/procuraduria/estadisticas/periodo2016 consultado el 19 de diciembre de 2016.

[3] 101 conceptos para entender la inseguridad. CIDAC. México. URL: http://insyde.org.mx/wp-content/uploads/2013/09/101-conceptos-para-entender-la-inseguridad_cidac.pdf consultado el 19 de diciembre de 2016.

[4] INEGI, Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2016, Disponible en: http://www.beta.inegi.org.mx/proyectos/enchogares/regulares/envipe/2016/default.html  Consultado el 28 de noviembre de 2016.

El Observatorio Nacional Ciudadano es una organización de la sociedad civil que vincula a las organizaciones civiles para potenciar su incidencia en las políticas y acciones de las autoridades.

Comentarios

Comentarios