¿México en paz?

You are here

Cibercrimen, un delito poco considerado

El cibercrimen es más grande que el mercado negro de marihuana, cocaína y heroína, pues tiene un alacance de más o menos 388 mil millones de dólares
16/12/2016
00:00
-A +A

Hoy en México estamos acostumbrados a escuchar continuamente sobre delitos. El entorno nos dice, que más allá de las tres decadas de incremento de ilícitos en nuesto país, los últimos 10 años de lucha contra el narcotrafico han puesto en los medios de comunicación, la retórica oficial y en nuestra vida cotidiana las palabras de violencia, delitos, homicidios, robos, secuestros y un muy lamentable largo etcétera.

Sin embargo, en la medida que han crecido los, por llamarlos de alguna manera, delitos tradicionales, el avance tecnológico ha logrado que diversas formas de ilegalidad cobren mayor relevancia; como es el caso del cibercrimen. La preocupación es que si con los ílicitos que podrían ser controlados, la autoridad, legislación, procuración y aplicación de justicia se han quedado al margen, ¿qué ocurrirá donde no hay límites territoriales y existe tanto sin definir?

La primer tarea es conocer el delito y saber que es posible denunciarlo, pero más urgente es comenzar a castigar y establecer estrategías solidas para su combate.

Según el Manual de las Naciones Unidas sobre Prevención y Control de Delitos Informáticos, en 1994, se señaló que este delito se refiere al uso de las  tecnologías globalizadas de la información y comunicaciones, poniéndo especial énfasis al internet, para la comisión de actos delictivos de alcance transnacional[1]. Hay que señalar la gran confusión que podemos tener entre cibercrimen y ciberdelito (lo cual merecería una investigación a profundidad).

En la actualidad el cibercrimen es más grande que el mercado negro de marihuana, cocaína y heroína, pues tiene un alacance de más o menos 388 mil millones de dólares, obtenido por la producción de dichas actividades, dato reportado por la empresa de seguridad Symantec y quien ha hecho de los pocos estudios existentes[2].

México ocupa el primer lugar en presencia de tipos de cibercrimen con el 71% de estos en su red, así lo reveló el Reporte de Crimen Cibernético de Norton, Symantec. El ataque más común, y más evitable, es el malware o los virus informáticos, explica el estudio, que informa que Brasil y China ocupan el segundo lugar de presencia de este tipo de ataques con el 68%, seguido por Sudáfrica con el 65%. Asimismo, nuestro territorio ocupa el tercer lugar en número de víctimas de ataques cibernéticos, sólo por debajo de China y Sudáfrica.

En la publicación del reporte se detalla que la delincuencia cibernética es más fuerte que otro tipo de delitos, lo cual preocupa y nos reitera el compromiso que debemos adquirir entre sociedad y autoridades para limitar el avance de éste.

Solo por mencionar algunos datos, el cibercrimen es más grande que el mercado negro de marihuana, cocaína y heroína que combinados suman un gasto de aproximadamente 295 mil millones de dólares en todo el mundo y se acerca al valor del tráfico de drogas global de 411 mil millones de dólares. Con los 388 mil millones, antes mencionados, “el cibercrimen supera más de 100 veces los gastos anuales de UNICEF de 3 mil 650 millones de dólares”[3].

El estudio de la empresa de seguridad en internet, manifiesta que el 80% de los adultos en las económicas emergentes han sido víctimas, en comparación con el 64% de los adultos en los países desarrollados. “El 10% de todos los adultos encuestados sufrieron ataques de cibercrimen en sus dispositivos móviles”[4].

  • El 54 % de los adultos encuestados, al encontrarse online sufrieron ataques de virus informáticos o malware, de los cuales el 58% de éstas víctimas han sido atacadas en los últimos 12 meses.

Los hábitos en línea más peligrosos, detectados por Symantec y que pueden ponernos en riesgo de ser víctimas de cibercrimen son:

  • Ver contenidod para adultos online (pornografía).
  • Dar datos falsos en internet o inventarse identidades.
  • Usar redes de wifi gratuito o conectarse en lugares públicos.
  • Utilizar software pírata.
  • Estar todo el tiempo conectados, sobre todo en redes sociales. La necesidad que ahora tenemos de vivir por medio de nuestros móviles, no arriesga más.

En México estamos un poco atrasado en términos de legislación, pues la Procuraduría General de la República, asevera que es complicado tratar con este delito, ya que tenemos un marco legal poco claro, lo cual limita el nivel de acción de la Policía Cibernética (que sí existe) para perseguir y dar seguimiento al ilícito.

La falta de marco jurídico, por supuesto no ha sido pretexto para que el delito crezca con la velocidad que la internet lo ha hecho. Microsoft reveló, que tanto empresas, personas y gobierno mexicanos, somos de los más vulnerables a los ataques, por no contar con la protección necesaria o por malos hábitos como usar software pirata. A lo anterior se suma la falta de la figura del delito informático en el Código Penal y la desinformación al hacer uso de tecnología.

Vania Pérez

@vaniadelbien @ObsNalCiudadano

[1] Definición extraída de 13º Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Justicia Penal, p. 7, url=https://www.unodc.org/documents/congress//Documentation/A-CONF.222-12_Wo..., consultado noviembre 2015.

[2] La presentación ejecutiva de este informe, se adjunta a este texto y la versión completa se tiene en los archivos recopilados.

[3] Ídem.

[4] Ídem.

El Observatorio Nacional Ciudadano es una organización de la sociedad civil que vincula a las organizaciones civiles para potenciar su incidencia en las políticas y acciones de las autoridades.

Comentarios

Comentarios