El Estado de México o cuando los número dicen lo que uno quiere

OTRAS
21/12/2015
09:12
-A +A
Observatorio Nacional Ciudadano
El Observatorio Nacional Ciudadano es una organización de la sociedad civil que vincula a las organizaciones civiles para potenciar su incidencia en las políticas y acciones de las autoridades.
OTRAS

No es nada extraño que cada fin de año, mucha gente realice balances sobre los progresos o retrocesos que ha tenido durante ese lapso, o haga un corte para evidenciar la misma situación en un periodo cuyos límites son alevosamente establecidos para resaltar los avances o regresiones.

 

Los políticos y servidores públicos no son la excepción. Es más, me atrevería a decir que ellos son los que más utilizan esta estrategia para decirle a la gente que las cosas van bien, o por lo menos, que no van tan mal como en otras ocasiones.

 

Para muestra, tenemos al gobierno del Estado de México, que justamente al siguiente día de que se llevó a cabo la más grande celebración litúrgica de nuestro país (el día de la virgen de Guadalupe), salió a decir, aprovechando los sentimientos exaltados o adormecidos de la gente por la celebración, que la mayoría de los delitos de alto impacto habían disminuido con respecto al 2014, y que comparado con 2013, el descenso ha sido aún mayor.

 

Pues bien, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Publica, que por cierto es la única fuente pública de información relativa a la incidencia delictiva, tenemos que, con relación al homicidio doloso, el delito que la autoridad utiliza para medir los avances en materia de seguridad, se han acumulado 1 723 denuncias en los diez meses de 2015, es decir 60 casos más que en el mismo periodo del año anterior, lo cual equivale a un incremento del 3.61%. Sin dejar de mencionar que es la entidad en donde con mayor frecuencia ocurrieron los homicidios intencionales, acumulando el 12.25% del total del país.

 

Sobre el secuestro, hasta octubre de 2015, el Estado de México había reportado 124 casos de secuestro, 21 casos menos que en el mismo periodo del 2014. Hasta allí todo bien, se evidencia una reducción del 14.48% con respecto al año pasado.

Sin embargo, y aquí comienzan los problemas, a nivel nacional se han registrado 855 casos de secuestro para el periodo de enero a octubre del 2015, lo que significa que el Estado de México ha contribuido con el 14.50% del total nacional, además de ubicarse en el segundo lugar nacional con la mayor cifra de secuestros denunciados ante la autoridad local; mientras que en el fuero federal en este año la entidad reporta ya 183 averiguaciones previas, ocupando el primer lugar en este rubro, ¡Vaya cifras!

 

Ahora, si comparamos los 124 casos de secuestro del 2015, con los 161 casos registrados durante los primeros 10 meses del 2013, que por cierto, fue el año que históricamente registró el mayor número de secuestros, pues las cifras son más alentadoras aún, ya que se evidencia una reducción del 22.98%.

 

Sin embargo, y aquí de nuevo los problemas. Si hacemos “arbitrariamente” la comparación contra los primeros 10 meses del 2011 en donde se registraron 90 secuestros, pues tenemos que en 2015 ha habido un incremento del orden del 37.78%. El mismo ejercicio contra 2012, nos arroja un incremento para 2015 del 15.89%. Esto sin considerar de 1997 a 2007, años en donde no se superó, según los datos oficiales, los 82 casos por año.

 

Podemos aplicar el mismo análisis para la extorsión, otro de los delitos que según el gobierno del Estado de México, ha experimentado una gran reducción. Si bien durante los 10 meses que van del 2015 se han registrado 550 eventos, 333 menos que en 2014, 879 menos que en 2013, 333 menos que en 2012 para el mismo periodo. Pues también tenemos que el Estado de México no registró este delito por 11 años (de 2000 al 2011), lo cual nos hace cuestionarnos seriamente sobre la veracidad de estas cifras, y que al mismo tiempo, nos obliga a preguntarnos sobre las estrategias para reducir casi el 50% de este delito de un año al otro, aun así la entidad se coloca como la segunda con mayor número de extorsiones denunciadas, tan sólo detrás de Jalisco. La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2015 (ENVIPE) nos dice que en 2014 la extorsión fue el segundo delito más frecuente para el Estado de México, después del robo o asalto en la calle o en el transporte público. Habrá que esperar hasta la próxima encuesta para ver la percepción de los mexiquenses en relación con la extorsión durante 2015.

 

Finalmente, en cuanto al robo con violencia, las autoridades del Estado de México han afirmado que ha disminuido en los primero 11 meses del año. Pero si ponemos en perspectiva esta afirmación, tenemos que se han registrado de enero a octubre del presente año, 30 831 casos, lo que representa el 22.36% del acumulado nacional en 2015 en el que se registraron 137 857 casos de robos con violencia, lo que coloca al Estado de México en el primer lugar nacional en este delito.

 

Una cuestión extra a resaltar radica en la calidad y disponibilidad pública de la información. El gobierno de Eruviel Ávila utilizó cifras que no son de dominio público para decirle a los mexiquenses que no van tan mal en cuestión de incidencia de delitos de alto impacto durante el presente año, sin embargo, y como hemos intentado exponer aquí, según la información oficial del SESNSP, al que todas las procuradurías están obligadas a informar, pues no se va tan bien como se afirma.  

 

 

Fuentes:

Cifras de incidencia delictiva del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Publica, actualizadas al 20 de noviembre de 2015.

Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2015

 

Christian Eduardo Díaz Sosa y Ángel Fernández Hernández

Investigadores del Observatorio Nacional Ciudadano

@ObsNalCiudadano @ChristianDazSos @DonJAngel

Comentarios

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

¿México en paz?

You are here