Entender las diferencias entre San Bernardino, París y otros atentados

Comprender su vínculo real con una organización como ISIS, así como las potenciales amenazas que un ataque como este exhibe
OTRAS
08/12/2015
00:08
-A +A
Mauricio Meschoulam
Arenas Movedizas es un espacio para conversar sobre temas internacionales relacionados con el conflicto, intentando aportar siempre la perspectiva de construcción de paz que a veces tanto nos hace...
OTRAS

TAGS

Inmediatamente tras la matanza de San Bernardino, tanto Obama como varios precandidatos republicanos y demócratas echaron mano del discurso tradicional que se utiliza tras los tiroteos cada vez más habituales en Estados Unidos. Quizás no solo no sabían bien lo que estaba ocurriendo, sino que no estaban conscientes de no saberlo, citando al Gral. Perkins del Pentágono, en un foro reciente donde tuve oportunidad de estar. Ahora, en cambio, cuando todo parece confirmar que lo que ocurrió el jueves fue un atentado terrorista, el discurso gira hacia ISIS, hacia Siria e Irak, y hacia la necesidad de desmantelar la “red”. El problema es que lo de San Bernardino ni es un tiroteo masivo común, ni su origen operativo se encuentra en Siria o Irak. San Bernardino tampoco es París. San Bernardino es San Bernardino. Y entenderlo con todas sus particularidades, comprender su vínculo real con una organización como ISIS, así como las potenciales amenazas que un ataque como este exhibe, se vuelven los primeros pasos para poder combatir el fenómeno. Lamentablemente, bombardear Siria quizás (o quizás no) ayude a contener a ISIS allá en el corazón de sus operaciones, pero no va a reducir –de hecho, probablemente alimentará- la frecuencia de ataques como el de San Bernardino. Atenuar los riesgos en este otro campo requiere de una comprensión muy diferenciada del fenómeno. Hoy en el blog explicamos por qué.  

Los cuatro ISIS

ISIS no es una sola cosa, sino muchas cosas. ISIS es al mismo tiempo un grupo insurgente y terrorista, un ejército, una organización que controla y gobierna territorio. ISIS es también una compleja red con al menos cuatro componentes muy distintos entre sí. Recupero de un texto previo la explicación de estos cuatro componentes:

Componente I: ISIS-Matriz

  1. ISIS-Matriz consiste en una alianza entre esa organización que anteriormente era conocida como Al Qaeda en Irak (AQI) y exmilitares de tiempos de Saddam Hussein.
  2. Sus fuentes de financiamiento no arrancan en 2014, sino mucho antes, empleando exactamente las mismas redes que utilizaba Al Qaeda, si bien efectivamente, a partir de sus conquistas territoriales, estas fuentes de financiamiento se incrementan de manera notable gracias a la toma de pozos petroleros, al tráfico de personas y productos varios como artefactos culturales, y a los impuestos que cobra a la población que controla.
  3. AQI, como organización paraguas de varios grupos islámicos, emerge como respuesta a la ocupación estadounidense de Irak (2003-2011). Su lucha principal es contra esa ocupación. El apoyo estadounidense a Bin Laden data de mucho tiempo atrás. Para los tiempos en los que AQI surge, la confrontación contra Estados Unidos y contra los chiítas iraquíes, a quienes AQI culpa de colaborar con Washington, es total. EU consigue debilitar a AQI, pero no termina con esta organización. De hecho, los atentados terroristas en Irak continuaron cobrando miles de vidas civiles del 2004 hasta el 2011 y más.
  4. Cuando estalla la guerra civil en Siria, AQI penetra en ella. Zawahiri, desde la matriz de Al Qaeda en Pakistán, le ordena regresar a Irak. Bagdadi, decide no obedecer y se separa de Al Qaeda. Así es como a inicios del 2014, repentinamente en los medios empezamos a escuchar de una nueva organización llamada ISIS, o Da’ash, como en la calle se les conocía. Es a partir de ahí que ocurre toda la historia que conocemos, sus vastas conquistas y su capacidad de atracción de combatientes, temas que ya en este blog hemos abordado mucho.
  5. ISIS-Matriz consiste, entonces, en el corazón de esta organización, ubicado en Siria e Irak.   

Componente II: ISIS “Provincias”

  1. Así como existían Al Qaeda en Irak (AQI), Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQIM), Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP), había un gran número de grupos locales más pequeños afiliados a la red de Al Qaeda. Una parte de estos grupos (como el que atacó Mali recientemente) sigue formando parte de aquella red de Al Qaeda. Pero hay otros que decidieron abandonarla y mover su lealtad hacia ISIS.
  2. Estos grupos se están autodenominando las “provincias” del “Estado Islámico”, pero tienen actividades independientes a ISIS-Matriz, están alimentados por combatientes propios, y tienen liderazgos capaces de llevar a cabo operaciones propias, como lo hacían desde mucho antes de que ISIS se separase de Al Qaeda. Un ejemplo claro es Boko Haram, el grupo terrorista causante de la mayor cantidad de muertes en 2014 (IEP, 2015), pero que hoy en día se autodenomina “Provincia de África Occidental del Estado Islámico”. En algunos casos, ISIS-Matriz aporta algo de financiamiento y asesoría a estos grupos. Otras veces no. En la inmensa mayoría de las ocasiones no hay evidencia de que los ataques de estos grupos se encuentren planeados o coordinados por ISIS-Matriz. Quizás la excepción a esta regla es la rama libia de ISIS, rama que, si bien fue inicialmente formada por grupos jihadistas locales antiguamente afiliados a Al Qaeda, actualmente parece estar siendo elegida como una especie de sede alterna para parte del liderazgo de ISIS, ahora que ese liderazgo se encuentra bajo asedio en Siria e Irak, su centro de operaciones.
  3. Al actuar a nombre de la organización matriz, como “provincias” del “Estado Islámico”, la sensación generalizada es que todo forma parte de una planeación y coordinación centralizada.

Componente III: ISIS células

  1. Además de todo lo anterior, existen muchas células, algunas de ellas ubicadas en ciudades europeas. Varias de estas células están compuestas por jihadistas que tienen muchos años de serlo, o una combinación de jihadistas de muchos años, con jihadistas nuevos.
  2. Algunos de estos jihadistas eligen permanecer fieles a Al Qaeda (ejemplo: los atacantes de Charlie Hebdo). Otros, deciden abandonar su afiliación antigua y adoptar la nueva, la afiliación a ISIS (como Amedi Coulibaly, quien atacó al supermercado Kosher en París en enero, mientras los Kouachi habían atacado a Charlie Hebdo).
  3. Asumir que todas las operaciones de estas células responden a un mismo plan, parece altamente impreciso. En primer término, porque algunas de estas células siguen formando parte de la red de Al Qaeda, organización confrontada con ISIS. En segundo, porque estas células constantemente están intentando atacar; el de París no es el único plan que fue puesto en marcha. Ha habido muchos planes para cometer atentados que fueron detenidos o frustrados antes de ser implementados en los que no se ha detectado conexión alguna entre la matriz y los atacantes europeos.

Componente IV: ISIS actores o “lobos” solitarios

  1. Además de las células, hay un gran número de potenciales atacantes que no forman parte de organización alguna y que, por ende, no están coordinados con nadie. Estos atacantes normalmente operan en solitario. A veces, las menos, operan en grupos muy pequeños de personas.  
  2. De acuerdo con el Índice Global de Terrorismo (IEP, 2015), el 70% de los ataques terroristas cometidos en Occidente en la última década forman parte de esta categoría de lobos solitarios.
  3. Por consiguiente, identificar ataques de estos lobos solitarios o pequeños grupos de personas como si todos fuesen parte de un mismo plan coordinado, es incurrir en el mismo tipo de error arriba mencionado. 

Atentados de París y sus particularidades

  1. Los atentados de París en noviembre parecen haber consistido, en una combinación entre los componentes I y III arriba mencionados, una situación que se sale de la norma en los registros de la última década.
  2. En París no solamente hubo una coordinación táctica entre tres células distintas, sino que hubo una planificación de varios meses, hubo viajes de al menos uno de los atacantes (ciudadano francés, por cierto) de ida y vuelta a Siria, varias veces. Hubo previos intentos por perpetrar ataques por parte de estas células, los cuales fueron frustrados a lo largo de al menos un año. Los del 13 de noviembre son los que sí les funcionaron.
  3. Así los atentados de París no solo se salen de la norma en cuanto a no haber sido perpetrados por lobos solitarios o pequeños grupos de personas, sino porque exhiben un nivel de planeación y coordinación que no se apreciaba en ataques terroristas en Occidente desde 2005.
  4. El hecho de que en 10 años no habíamos visto un ataque con estas características en una capital europea, y el que ahora sí haya sido puesto en marcha con éxito un ataque así, muestra una brecha, un hueco muy relevante en cuestiones de inteligencia.
  5. Por consiguiente, se vuelve indispensable entender en dónde está esa brecha de inteligencia, y salvarla de manera urgente. Mucho más importante ello para evitar este tipo de ataques, diría yo, que sumar países a la coalición que bombardea a ISIS en Siria e Irak. Esto, además de las medidas ampliamente sugeridas en este blog, las cuales tienen que ver con políticas de integración e inclusión para las comunidades que se perciben aisladas o marginadas en sociedades europeas.

San Bernardino y sus particularidades

  1. Hasta el momento de este escrito, toda la información con la que contamos parece indicar que San Bernardino es un caso de la categoría IV arriba descrita: individuos que se “autoafilian”, o juran lealtad a ISIS, y atacan sin que exista coordinación operativa alguna desde Siria o Irak.
  2. En el caso de San Bernardino hay una particularidad adicional. El atacante masculino es ciudadano estadounidense hijo de migrantes, pero la atacante femenina no. Nacida en Pakistán, crecida y educada en Arabia Saudita, ella sí parece exhibir rasgos de potencial radicalización previa a su arribo a EU. Es ella quien manifiesta su lealtad a ISIS en su página de Facebook.
  3. El caso San Bernardino, entonces, no consiste en un único actor autoradicalizado exclusivamente a través de Internet o de redes sociales. Son dos personas. Planearon el ataque con bastante más tiempo de lo que los lobos o actores solitarios usualmente lo hacen. Acumularon armas y explosivos en casa. Decidieron cuándo, cómo y a quien atacar. Y atacaron.
  4. Sin embargo, el ataque se queda dentro de la categoría IV arriba mencionada pues parece tratarse de una pareja actuando sin conexión operativa alguna con células o con la matriz de ISIS, sino únicamente inspirados por esa organización.
  5. De hecho, en su recuento de los hechos en lengua árabe, ISIS reconoce los actos como efectuados por sus “seguidores”. En inglés el término que usa es “soldados”, el mismo que utilizó para hablar de Coulibaly, el atacante al supermercado Kosher arriba mencionado.
  6. Es justo la falta de conexiones o comunicaciones con otras células o con ISIS-matriz, y la ausencia de transferencias de recursos o armamento, o coordinación de cualquier índole lo que convierte a este tipo de ataques en los más difíciles de detectar y prevenir. De ahí que la mayor parte de atentados terroristas en sociedades occidentales sean de ésta clase y de ahí que ese es el riesgo mayor que estas sociedades enfrentan.
  7. ISIS, por ende, se mantendrá animando a sus seguidores a cometer ataques similares. Es en ellos donde más probabilidades tiene de tener éxito su capacidad dañar a sus enemigos.

El círculo del riesgo

El mayor riesgo de todos es el círculo que se produce tras este tipo de atentados. Una parte de la sociedad atacada, psicológicamente afectada, tiende a culpar al conjunto de los miembros del grupo étnico o religioso de los atacantes (“los musulmanes”, “los migrantes”, “los extranjeros”), lo que a veces resulta en crímenes por odio, o en el mejor de los casos, en el endurecimiento de posturas en contra de esos ciudadanos. Ello se traduce en un mayor aislamiento político, económico y/o social de esas comunidades, lo que termina por profundizar su marginación, exclusión, y consecuente radicalización de un -muy pequeño, pero suficiente- porcentaje de sus miembros. Estos individuos así radicalizados, pueden seguir su proceso en solitario (Categoría IV), o a veces son contactados a través de Internet o en persona por alguna organización como ISIS, quienes ya los tienen en la mira. Ese es el círculo que se necesita romper. 

Resumen

En suma, cada uno de los cuatro componentes de ISIS arriba descritos, así como cada tipo de ataque cometido, debe ser comprendido en cuanto a sus rasgos compartidos, pero también en cuanto a los rasgos que le hacen distinto, para entonces, poder ofrecer respuestas diferenciadas ante la problemática que estamos viendo crecer. Estas respuestas, lamentablemente, no se encuentran en incrementar el número de países que bombardean Siria e Irak, como si lo que hiciera falta a Washington es aviones para acompañarle.

Twitter: @maurimm

 

Comentarios

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Arenas Movedizas

You are here