El principal enemigo

FOTO: Michel Corneille, Jacob y Esaú
OTRAS
09/10/2015
00:00
-A +A
Soy ciudadano mexicano, discípulo de Jesucristo, sacerdote católico de la Arquidiócesis de México.
OTRAS

“Pero ¿cuál es el principal enemigo de la familia?”  Las discusiones se han abierto no sólo en la Ciudad del Vaticano. Reflexionar sobre la familia es también hacerlo sobre nuestra condición humana, sobre sus fascinantes posibilidades y sus abismales peligros. Desde la propia experiencia hay una palabra que aportar, para dilatar la conciencia común. La sabiduría, además, acumulada por el andar de nuestra especie en sus más diversas expresiones contiene también múltiples voces que conviene escuchar. No inventamos nosotros al ser humano, pero nuestras decisiones marcarán también el rumbo hacia el que conducimos la historia. Nada es indiferente. 
La retahíla de enemigos no se hizo esperar. La cultura dominante. Los medios de comunicación. La pobreza. La injusticia. La violencia. La falta de conciencia sobre los derechos humanos. El hedonismo. Los teléfonos celulares. El machismo. El feminismo. El divorcio. La estructura laboral. La falta de libertad. Los problemas de comunicación. Las mascotas. Un elenco que en ocasiones resultaba agudos, y en otras rayaba en lo inverosímil.
“Lo mejor que me pudo pasar fue tener un hermanito”, dijo un niño. Tal vez repitió una frase que había escuchado, venciendo lo que a veces se despierta en su corazón como rivalidad. O tal vez de pronto experimentó el gusto de tener con quien jugar en casa, cuando muchos de sus compañeros de escuela deambulan solos en las suyas sin aliados ni contrincantes. “Un hermanito”, pensé. Y recordé las reiteradas exposiciones que se han venido haciendo sobre una generación de hijos únicos, sobre el síndrome de una cierta sobreprotección combinada con
la falta de atención, sobre la débil consistencia en el mundo interior de los jóvenes, sobre el encuentro interpersonal mediado cada vez más por pantallas.
Tal vez –aventuro– el enemigo no está fuera, sino dentro. Se llama egoísmo. Si en verdad somos seres creados por el amor y para el amor, el principal enemigo de nuestra realización es el egoísmo. El que vive en el espejismo de ser el centro del universo, el que reclama a la existencia el cumplimiento de cualquier capricho, el que no llega a madurar para salir de sí y encontrarse con el otro, el que no conoce el riesgo de descubrir y reconocer al prójimo, el que no queda cautivado por una alteridad complementaria y vive establecido en la búsqueda de sí mismo, impide que la aspiración más profunda de su ser se realice. El egoísta, queriendo asegurarse, se arruina. Cae en una trampa de espejos, funesta y suicida.
En realidad, cada una de las relaciones humanas típicas, que brotan de la institución familiar, es una derrota del egoísmo. La esponsalidad, como entrega recíproca y fecunda. La paternidad y la maternidad, como encomienda de autoridad, de protección y de cobijo. La filiación, como sorpresa por la existencia como don. La fraternidad, como participación solidaria en el hogar común. Las fracturas en estas relaciones humanas primarias se dan, por lo regular, a partir de gestos, actitudes y acciones de egoísmo, en los que la propia afirmación se da a desventaja de la afirmación del otro.
Me detuve a escuchar el modo como el hermano menor pronunciaba el nombre del mayor. Había en él afecto y admiración. También reclamo de ser tomado en cuenta. Toda una plataforma de relaciones humanas se estaba gestando ahí. Sus padres seguramente no adivinaron al unirse lo que significaría aquel encuentro. Una persona, producto de su amor, era capaz de reconocer y llamar a otra, también producto de su amor. Y un vínculo de complicidad y juego, de destino compartido y originalidad mutuamente reconocida, abriría el espacio de una nueva
generación. Una generación que habrá de aprender nuevas estrategias para superar el egoísmo y desarrollar su vocación al amor.
 

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

15 de September de 2017 12:00
08 de September de 2017 12:00
01 de September de 2017 12:00
25 de August de 2017 12:00

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Octavo día
Al despertar, una luz nueva colorea la vida.

You are here