La segregación cotidiana

La segregación cotidiana
OTRAS
22/01/2016
12:54
-A +A
Estefanía Vela estudió derecho en la licenciatura y en la maestría. Ahora se dedica a la docencia y a la investigación sobre la relación entre el derecho y la sexualidad –y todos los puntos en los...
OTRAS

Leí que en Alberta, la provincia canadiense, el gobierno acaba de emitir una guía de buenas prácticas que las escuelas deben seguir para respetar la orientación sexual e identidad de género de sus alumnxs. Las medidas aplican para escuelas públicas y privadas. Dado que no se afirma que aplican a partir de un grado específico, asumo que son para todos los grados. Valga señalar algunas de las medidas:

  • El criterio para establecer la identidad de género y la orientación sexual de una persona es cómo ella misma se identifica. Punto. Para efectos del trato cotidiano en la escuela, es irrelevante qué dicen los documentos legales o qué cuerpo tiene la persona. Lo que importa es cómo se identifica y qué nombre y pronombres quiere que se utilicen para abordarla.
  • Los códigos de vestimenta tienen que ser respetuosos de la identidad y expresión de género de las personas. Las reglas que se establezcan tienen que ser parejas y estar bien justificadas. No se puede seguir estableciendo, por ejemplo, que solo «las niñas» usan faldas.
  • Se tienen que reducir las actividades segregadas por género al máximo. Tienen que evitar, en la mayor medida posible, dividir a los grupos en «niños» y «niñas» para actividades atléticas, académicas o recreativas. En las pocas actividades que queden que tengan que estar segregadas por género, cada persona puede elegir en qué grupo quiere estar, de acuerdo a su identidad.
  • Lo mismo aplica para los baños: estos tienen que ser accesibles para las personas, de acuerdo a su identidad de género. Se establece como buena práctica contar con baños individuales y «neutrales», que pueden ser utilizados si se quiere más privacidad, con independencia de las razones que motiven a las personas para elegirlos (sean religiosas, de género, médicas, etc.).  

Para mí, lo más interesante de medidas como esta no estriba en que reconocen que la identidad de género de una persona la decide ella misma. Lo más interesante, más bien, es cómo obligan a cuestionar por qué diablos el género sigue siendo relevante en la vida social. ¿Por qué diablos seguimos teniendo baños separados? ¿Por qué diablos siguen existiendo actividades escolares en las que se divide al grupo en «niños» y «niñas»? ¿Por qué diablos siguen existiendo códigos de vestimenta distintos para «hombres» y «mujeres»? ¿Por qué diablos siguen estando los deportes segregados? Y, claro, lo interesante estriba en ver si es posible que alguien de una respuesta que no caiga en estereotipos o falacias.

¿Algúnx valiente que quiera defender esta segregación cotidiana?

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Pornucopia

You are here