Suscríbete

Una Corte #SinCuotasNiCuates

Un grupo de ciudadanos y ciudadanas han lanzado una petición en la plataforma Change, para que el Presidente y el Senado garanticen una Corte #SinCuotasNiCuates
OTRAS
27/08/2015
11:43
-A +A
Estefanía Vela estudió derecho en la licenciatura y en la maestría. Ahora se dedica a la docencia y a la investigación sobre la relación entre el derecho y la sexualidad –y todos los puntos en los...
OTRAS

El próximo 30 de noviembre, el Ministro Juan Silva Meza y la Ministra Olga Sánchez Cordero van a dejar sus cargos en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Una vez más, le tocará al Presidente Enrique Peña Nieto proponer y al Senado de la República designar a quienes ocuparán estos asientos los próximos 15 años. Esto no es menor: son dos de los once asientos que conforman uno de los órganos más importantes del Estado mexicano, el responsable máximo de la interpretación de la Constitución y de la protección de nuestros derechos.

Anticipando el proceso de designación, un grupo de ciudadanos y ciudadanas han lanzado una petición en la plataforma Change, para que el Presidente y el Senado garanticen una Corte #SinCuotasNiCuates. Son tres las exigencias concretas que se hacen.

Lo primero que se exige es un proceso de designación transparente y deliberativo. #UnaAuscultaciónAbierta. ¿Qué implica esto? Conforme al procedimiento constitucional, al Presidente le corresponde proponer una terna de candidatos y/o candidatas. Al Senado le corresponde la evaluación de esta terna y, ultimadamente, la designación de quien ejercerá el cargo en la Corte.

La exigencia es que el Presidente justifique a cada una de las personas que incluya en la terna, lo que implica hacer un análisis exhaustivo de su trayectoria y una argumentación de porqué resultan idóneas para la Corte. No basta una síntesis curricular, sino un ejercicio serio en el que se explique porqué cada persona en concreto puede ser apta para ocupar un cargo tan importante. Se exige, además, que se ponga a disposición del público los documentos que avalan la trayectoria de cada una de las personas propuestas. Por ejemplo: si se trata de una magistrada, se exige que se ponga a disposición del público las sentencias que se han analizado para evaluar su trabajo. Si se trata de un académico, de tener acceso a sus estudios. Esto es crucial, ya que permite una evaluación independiente por parte del público (incluidos los medios de comunicación).

Al Senado se le exige un análisis serio de cada una de las personas propuestas y, además, abrir el proceso a una consulta ciudadana. No solo el Presidente tiene que justificar sus ternas, sino que el Senado tiene que evaluarlas y razonar su propia decisión. Tiene que ser un proceso digno del encargo, de la Corte, del país: para y con la ciudadanía.

La segunda exigencia tiene que ver con el perfil de las personas que se propongan (y, ultimadamente, designen). Se exige que estas personas no militen activamente en los partidos, para que la Corte se preserve como un órgano autónomo y profesional, libre de intereses partidistas. Que sea una Corte #SinCuotasNiCuates.  

Por último, se exige «no sólo considerar las necesidades de conocimiento especializado que la Corte exige, sino además garantizar la pluralidad ideológica y acercarse a la paridad de género con mayor presencia de mujeres». Actualmente, solo dos de las once personas que integran la Corte son mujeres y una de ellas —la Ministra Sánchez Cordero— deja el cargo. «Nos parece inaceptable que, habiendo muchas juristas competentes en este país, se reduzca la participación de las mujeres en el Pleno de la Corte. […] En un país que ha hecho un esfuerzo enorme por remontar la inequidad de género, sería un retroceso perder la oportunidad de ensanchar la participación femenina en la Corte. Pedimos al Presidente la inclusión de mujeres en las ternas. De no ser postuladas mujeres en las ternas, solicitamos que se expresen las razones por las cuáles no son incluidas. Al Senado, le pedimos tener en cuenta los criterios de pluralidad y paridad.» [1]

No dejemos que pase otro proceso de designación opaco. No dejemos que lleguen a la Corte personas que no cuentan con la legitimidad para desempeñar el cargo. Empecemos por alzar la voz. Por exigir. Por ejercer nuestra ciudadanía, demostrando que esto nos importa y mucho.

 

[1] En relación a este último punto, la petición en Change coincide con un debate que se generó en el blog de Nexos, «El Juego de la Corte», sobre la importancia de considerar el sexo de quienes integran a la Corte (debate en el que participé). Para quien tenga interés en ahondar en los argumentos a favor de considerar el género en el proceso de designación de los y las futuras Ministras, sugiero la lectura del debate.

 

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Pornucopia

You are here