You are here

2018-01-17
Equivocarnos o no ser tan disciplinados no es una sentencia ni es para siempre, no tenemos por qué insultarnos, ofendernos o decirnos cosas terribles que no permitiríamos que alguien más nos diga