Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE)
Somos humanas

You are here

En Veracruz, aborto y Zika no se llevan

En Veracruz, el estado con más casos de Zika en mujeres embarazadas, 714 hasta el 14 de noviembre de 2016, internet, los amigos y familia han suplido a la información que los médicos deberían dar, pues las consultas se limitan a brindar nuevas citas y a asegurar que se seguirá monitoreando al producto.
29/11/2016
15:48
-A +A

Por Ana Alicia Osorio

Sentada en el cuarto mientras ordena expedientes médicos, una ginecóloga del Hospital de Boca del Río asegura que no ha visto miedo o incertidumbre en aquellas embarazadas que tienen o tuvieron Zika. Según ella, las mujeres no saben lo qué es la microcefalia ni dimensionan las complicaciones que puede tener el producto si la madre es portadora del virus.

Sin embargo, mujeres embarazadas que han sido atendidas en ese hospital han vivido las cosas de manera distinta: la incertidumbre está presente y la poca información que brindan los médicos no ayuda a disiparla. De hecho, a ninguna le mencionan la opción de interrumpir el embarazo, información a la que tendrían derecho para tomar la mejor decisión respecto a su vida reproductiva.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene recomendaciones claras respecto a la atención que se les debe proporcionar a estas mujeres y distan mucho de la historia, al menos, de estas veracruzanas.

“Al principio sí me asusté mucho, me dio mucha preocupación porque no te explican bien, no te dicen bien, entonces también estuve investigando”, aseguró Verónica Flores. Ella recurrió a una enfermera de su familia para que le explicara las posibles consecuencias que puede provocar el virus y sobre la prueba médica que se puede hacer para saber si el feto que lleva en el vientre tiene microcefalia.

Verónica acude puntual a las citas en el hospital donde la atienden desde que le detectaron Zika y tenía tres meses de embarazo, pero solo le han practicado los ultrasonidos regulares para cualquier embarazada y le anunciaron que al llegar la semana 20 le practicarán uno “estructural”, del cual no le explicaron la diferencia.

En Veracruz, el estado con más casos de Zika en mujeres embarazadas, 714 hasta el 14 de noviembre de 2016, internet, los amigos y familia han suplido a la información que los médicos deberían dar, pues las consultas se limitan a brindar nuevas citas y a asegurar que se seguirá monitoreando al producto.

Si el tiempo de gestación supera los tres meses cuando las mujeres reciben el diagnóstico de Zika, en los hospitales de la Secretaría Salud y del Instituto Mexicano del Seguro Social les dicen que ya no habrá ninguna complicación para el producto.

Esa afirmación no ha disipado el miedo de Susana, de 30 años de edad, quien además de las consultas en el IMSS ha tenido que pagar un médico particular y acudir a la Cruz Roja para obtener mayor información. Ella tuvo los primeros síntomas de Zika a los seis meses de gestación. Acudió a la clínica donde se realiza el control del embarazo, ubicada a una hora del municipio rural de Jamapa, donde vive. Pasó con el epidemiólogo y le externó su mayor preocupación: la posibilidad de que su hijo naciera con microcefalia.

La respuesta inmediata del médico, sin análisis médico de por medio, fue que no debía preocuparse, pues el Zika sólo afecta a los productos con menos de un trimestre de gestación.

“Algo curioso a pesar de que hay investigaciones, pues yo he investigado que no hay una garantía, pero el epidemiólogo me contestó que puede llegar a causarle algo al bebé pero en los primeros meses (…) como que no le dan mucha importancia si ya está después de los seis o siete meses”, aseguró.

Rocío, otra veracruzana embarazada, viaja durante una hora para llegar a la zona urbana donde se encuentran los hospitales y las oficinas regionales de la Secretaría de Salud, a donde la han mandado desde que tuvieron sospecha que tenía Zika.

Ella atendía su embarazo de tan sólo un mes en el centro de salud de El Zapote, una comunidad del municipio Alvarado, de donde es originaria, pero cuando sospecharon que podría tener ese virus la enviaron a la Jurisdicción Sanitaria, ubicada en Veracruz.

Allí solo le hicieron el análisis de sangre y un mes más tarde le entregaron resultados que confirmaban la sospecha.

La única información que le brindaron es que debía acudir al hospital más cercano y le aseguraron que en ese sitio le llevarían un control del crecimiento del feto.

Rocío es tímida y se atreve a hacer muy pocas preguntas sobre el miedo que tiene de que su futuro bebé tenga malformaciones. A los médicos les “preocupó” más que fuera portadora de Zika que su edad: tiene sólo 13 años y su embarazo por ese sólo hecho, ya es de alto riesgo.

Su mamá, quien la acompaña a todas las consultas es quien habla por ella, pero la información cae a cuentagotas.

“Que la iban a estar checando”, “que no vaya a perder la cita”, “que se cuidara no vaya a venir una hemorragia”, cuenta que le dijeron entre los tres médicos que han atendido a su hija.

Al llegar al hospital, solo le dijeron que se debía realizar un ultrasonido y le dieron una nueva cita para casi un mes después, sin dar mayores explicaciones.

“Nada más me dijeron que me tengo que hacer este ultrasonido y ya”, indicó.

Embarazos que deben continuar

En el hospital de Boca del Río nadie habla de interrumpir un embarazo por Zika, pues la política estatal es que se deben continuar.

Para el Secretario de Salud, Fernando Benítez Obeso no se encuentra comprobado que en la gestación pueda provocar que el producto desarrolle microcefalia.

“No, no, no, hay que acordarse que hasta ahorita no se ha comprobado ningún caso en nuestro país, entonces  no puedes interrumpir un embarazo sin tener los elementos principales”, afirmó a pregunta expresa.

Según él, ninguna de las mujeres embarazadas que han sido atendidas en la Secretaría han tenido complicaciones en el embarazo ni se ha detectado problemas en el producto.

Las mujeres deben seguir sus consultas regulares donde les brindan poca información o les aseguran no tendrán problemas, y algunos de sus médicos consideran que se debe a que no se preocupan por las complicaciones.

Los hospitales del sector salud y la Secretaría de Salud Federal han dicho que en México los casos de Zika durante el embarazo no han dado como resultado productos con malformaciones graves. En otros países como Estados Unidos y Brasil a las mujeres se les informa sobre esta posibilidad y se les habla de su derecho a interrumpir el embarazo. En nuestro país, por lo que platican las entrevistadas lo que se busca es no hablar del tema y omitir cualquier información que pueda ayudar a las mujeres a tomar una decisión sobre su salud y su vida.

 

El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), como organización de la sociedad civil, promueve un debate franco e informado en torno a los derechos reproductivos, en los que se incluyen el...

Comentarios

Comentarios