Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE)
Somos humanas

You are here

Mujeres sin dinero y pobres

“La pobreza no se mide solamente por la insuficiencia de ingresos; se manifiesta en el acceso restringido a la salud, la educación y otros servicios esenciales y, con demasiada frecuencia, en la denegación o el abuso de otros derechos humanos fundamentales”
18/10/2016
16:27
-A +A

El 17 de octubre es señalado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

“La pobreza no se mide solamente por la insuficiencia de ingresos; se manifiesta en el acceso restringido a la salud, la educación y otros servicios esenciales y, con demasiada frecuencia, en la denegación o el abuso de otros derechos humanos fundamentales” dijo Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, a propósito de ese día. 

GIRE atiende a personas que todos los días sufren la negación de servicios de salud, la omisión, la indiferencia de las autoridades, médicos, trabajadoras sociales. Indígenas embarazadas que deben elegir entre comer o pagar el transporte para acudir a su seguimiento prenatal. Mujeres que tienen para comer, pero sólo para eso, entonces deben pedir dinero prestado para las medicinas que necesitan con el fin de recuperarse de una enfermedad causada por la mala atención en el hospital  porque no había médicos especialistas, ni infraestructura, ni nada.

A otras, que no tienen problema para comer y comprar medicinas, les ha tocado pedir prestado para enterrar al hijo o hija que murió al nacer porque en el hospital dilataron la atención asegurando que aún no era momento para parir. Pero también hay mujeres trabajadoras aseguradas con derecho a los servicios de salud pública, a quienes no les dan el acceso a las técnicas de reproducción asistida porque en el hospital les impusieron criterios arbitrarios como la edad sin siquiera revisar su estado de salud.

Entonces, considerando las palabras de Ban Ki-moon, sabemos que en México hay más personas pobres que las que en 2014 contó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL). Pues si para este consejo en ese año existían 55 millones 300 mil mexicanos y mexicanas pobres, tenemos que pensar que cada una de esas personas está en riesgo de ver vulnerados sus derechos reproductivos y que ese daño se extienda a los suyos.

La niña cuyo embarazo fue resultado de una violación y le niegan el acceso a la interrupción del embarazo, suele pertenecer a una familia de escasos recursos que no puede acudir a una clínica particular para abortar; la adolescente que ya tiene vida sexual activa no tiene dinero para comprar su método anticonceptivo y en el centro de salud la regañaron porque no tiene que andar pensando en esas cosas. Sabemos también de casos donde ante la muerte de la madre después del parto, sus hijos anteriores quedan a cargo de la abuela, una mujer mayor que probablemente tiene como único ingreso el monto de su jubilación.

No queda duda: la pobreza es un factor de riesgo para la salud reproductiva de las mujeres, algo tremendamente injusto porque su acceso a servicios públicos de salud resulta limitado. Si México es país integrante de la ONU, se supone que debe poner atención en crear las condiciones para “poner fin a la pobreza en todas sus formas”. Por la magnitud de la pobreza en la que vive más de la mitad de la población, el trabajo es arduo. 

El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), como organización de la sociedad civil, promueve un debate franco e informado en torno a los derechos reproductivos, en los que se incluyen el...

Comentarios

Comentarios