Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE)
Somos humanas

You are here

República Dominicana regresa al siglo XIX

“En 2014 murieron 179 mujeres y hasta el 14 de noviembre de 2015 van 157 muertes en su mayoría por causas evitables y en parte por abortos inseguros”
09/12/2015
00:00
-A +A
República Dominicana vive día a día los casos de niñas, jóvenes y mujeres que mueren debido a causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto, otras enfrentan un embarazo resultado de violación, abuso e incesto, sin embargo carecen de la posibilidad de interrumpir su embarazo. El año pasado el presidente Danilo Medina impulsó la despenalización de tres causales en el nuevo código penal. Organizaciones contrarias a los derechos de los mujeres presentaron un recurso en el Tribunal Constitucional, el cual declaró inconstitucional el código, con lo que República Dominicana volvió al código penal promulgado en 1884.
 
La decisión del Tribunal Constitucional anuló todas las reformas introducidas al código penal, no sólo las relacionadas al aborto por las tres causales aprobadas. Con el regreso al código penal de 1884 se penaliza a las mujeres, jóvenes y niñas por abortar incluso en casos de violación o incesto, cuando el embarazo representa un riesgo para la salud o la vida, o cuando el producto no podrá sobrevivir fuera del útero. 
 
“Su impacto será catastrófico para mujeres y niñas de la República Dominicana, a las que se seguirá penalizando, estigmatizando y obligando a buscar aborto peligrosos porque se les niega el acceso a un tratamiento médico sin riesgos y legal”. 
 
Las reformas entrarían en vigor el 19 de diciembre, sin embargo la presión de grupos integristas y contrarios a los derechos humanos han logrado que República Dominicana no sólo elimine las causales sino las reformas concernientes a derechos humanos que se habían incorporado en el nuevo Código Penal. Varias organizaciones internacionales y  de la nación caribeña presentaron informes de amicus curiae ante el Tribunal donde se le recordaban al órgano constitucional sus obligaciones internacionales.
 
En estos documentos se enfatizó que “la Corte interamericana, como único interprete autorizado de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, ha establecido que la protección del derecho a la vida no es absoluta y no puede usarse para justificar la negación de otros derechos. Ante un conflicto de derechos, sería posible invocar excepciones a la protección del derecho a la vida desde el momento de la concepción”.
 
Los grupos feministas de la nación caribeña han expresado lo que significa este retroceso no sólo para las mujeres, pues el Código Penal anulado contiene disposiciones relativas al sicariato, los crímenes de lesa humanidad, el feminicidio, la sanción a autoridades públicas por tratos crueles, inhumanos o degradantes. En resumen, no sólo se condenó a las mujeres y niñas a la maternidad forzada cuando está en peligro su salud o su vida, o cuando fueron víctimas de violencia sexual o cuando el producto no podrá sobrevivir fuera del útero, sino que también se anularon avances en materia de derechos humanos que beneficiarían al grueso de la población.
 
La decisión del Tribunal Constitucional ha provocado reacciones de la organización no gubernamental Colectiva Mujer y Salud que ha insistido en que esta decisión regresa a la nación caribeña al siglo XIX, al código expedido en 1884 cuando no existía la noción de derechos humanos.  
 
La organización también recordó el caso de Rosaura Almonte, conocida públicamente como Esperancita, quién murió en 2012 a los 16 años porque se le negó el tratamiento para atender su leucemia debido a que tenía un embarazo de siete semanas de gestación.
 
“En 2014 murieron 179 mujeres y hasta el 14 de noviembre de 2015 van 157 muertes en su mayoría por causas evitables y en parte por abortos inseguros”, aseguró la Colectiva Mujer y Salud. Con este retroceso seguirán ocurriendo muertes por estas causas. 
 
La lamentable decisión del Tribunal Constitucional dominicano y el activismo de los grupos contrarios a los derechos de las mujeres revelan el rostro de estos activismos que también existen en la región. Poco les importan la vida y la salud de las mujeres, poco les importan los derechos humanos, sólo existe para ellos un dogma que quieren imponer a costa del sufrimiento y el dolor de las niñas y las mujeres.
El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), como organización de la sociedad civil, promueve un debate franco e informado en torno a los derechos reproductivos, en los que se incluyen el...

Comentarios

Comentarios