¿Vale la vida en Nuevo León?

El Congreso de Nuevo León se encuentra en la mira de grupos feministas y de derechos humanos por su intención de aprobar un cambio en la constitución local para considerar la protección de la vida desde el momento de la concepción.
OTRAS
22/07/2015
00:00
-A +A
El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), como organización de la sociedad civil, promueve un debate franco e informado en torno a los derechos reproductivos, en los que se incluyen el...
OTRAS

El Congreso de Nuevo León se encuentra en la mira de grupos feministas y de derechos humanos por su intención de aprobar un cambio en la constitución local para  considerar la protección de la vida desde el momento de la concepción. El año pasado aprobó en primera vuelta las reformas, 33 votos del Partido Acción Nacional (PAN) y del Revolucionario Institucional (PRI), así como dos independientes.

La iniciativa ha sido impulsada por la diputada local de Acción Nacional, Carolina Garza Guerra,  quien piensa que protegiendo la vida prenatal se protege a la mujer, cuando en realidad se producen condiciones de inseguridad jurídica que favorecen la violación de los derechos humanos y la criminalización del evento obstétrico y el aborto, sea provocado o espontáneo. GIRE ha documentado varios de estos casos.

Desde 2007 que se despenalizó el aborto en el Distrito Federal, 16 estados reformaron sus constituciones pensando que el derecho a la vida en la constitución local se convierte en una forma de blindaje del aborto. Estos cambios generaron confusión en las mujeres, en las personas que proveen servicios de salud y en quienes imparten justicia.  GIRE documentó en 2013 que desde los cambios a las constituciones locales aumentó el número de mujeres que fueron denunciadas por aborto, alcanzando a 226 mujeres cada año.

A través de documentar casos se pudo probar que las mujeres son expuestas a procesos penales que resultan en multas, tratamientos médicos y la pérdida de la libertad. Doctores, enfermeras y trabajadoras sociales son quienes denuncian a las mujeres bajo la premisa errónea de que al protegerse la vida desde la concepción hasta la muerte natural se prohíben todas las causales para el aborto legal.  Por lo que no sólo se criminaliza el aborto inducido o espontáneo, sino que también favorece que los servidores públicos obstruyan el acceso al aborto legal, como en el caso del aborto por violación.

El Congreso de Nuevo León busca aprobar en segunda vuelta esta reforma constitucional. La semana pasada ante la posibilidad de que fuera aprobada en un periodo extraordinario, varias mujeres protestaron para reclamar los derechos reproductivos de las mujeres del estado.  La legisladora reconoció que no se está cambiando el Código Penal, sin embargo se niega a reconocer los efectos prácticos de estas reformas en la vida de las mujeres.  

La legisladora panista se ha empeñado en impulsar una agenda ideológica, tal como la aprobación del 25 de marzo como día de la protección de la vida humana que está por nacer.  Esta celebración, al igual que la reforma constitucional, es un gesto vacío que no se traduce en una verdadera protección de la vida prenatal, que debe ser a través de reconocer a la titular de derechos, la mujer embarazada, como destinataria de una serie de servicios de salud que aseguren su bienestar y disminuyan los índices de muerte materna y muerte neonatal.

Una de las peores falacias que se están utilizando para impulsar una agenda contraria a los derechos humanos de las mujeres y que las convierte en meros recipientes es la de alegar que en los estados donde ha aumentado la violencia se debe a que no se reconoce la vida desde la concepción: “Hay investigaciones que nos han revelado, que en los estados en los que no se protegen la vida del no nacido, la violencia ha aumentado notablemente, el caso es como en estados como Morelos, Michoacán, Guerrero y Tamaulipas".

Es ofensivo utilizar el aumento de la violencia en el país para impulsar una legislación que no protege a las mujeres, sino que las vuelve en recipientes de algo más valioso que ellas mismas y las expone a un  corrupto sistema de impartición de justicia. Aunque el Partido Nueva Alianza, el Partido del Trabajo y el Partido de la Revolución Democrática se oponen a incluir el punto en la discusión del periodo extraordinario, es una realidad que Acción Nacional y algunos miembros del PRI buscan incluir el punto en la agenda y aprobarlo.

Ya la Corte Interamericana de Derechos Humanos lo dejó claro: el derecho a la vida no es absoluto, la protección del producto es gradual e incremental conforme avanza el embarazo. 

 

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE)
Somos humanas

You are here