¿México en paz?

Se encuentra usted aquí

Corrupción e inseguridad: Grandes aliados.

La corrupción puede ser definida como “el uso indebido del poder y del deber en beneficio personal o de terceros
22/06/2015
00:13
-A +A

En la actualidad la corrupción puede ser definida como “el uso indebido del poder y del deber en beneficio personal o de terceros”, resulta interesante resaltar que dentro de sus elementos de definición se hace referencia a “cualesquier persona”. Independientemente de su naturaleza pública o privada, situación que deja en claro que la corrupción no es producida solamente por funcionarios públicos sino también por el propio ciudadano. Por otra parte, podemos entender a la inseguridad como la perdida de la tranquilidad social que impide ejercer libremente al ciudadano la suma de sus derechos individuales o colectivos, conceptos que de su simple lectura no encuentran relación alguna; sin embargo, al ser elementos de carácter negativo cuyo eje rector afecta y daña el tejido social, cabría preguntar: ¿la corrupción es un factor que contribuye en gran medida a la generación de inseguridad? O viceversa; Pero que pasa si cambiamos la óptica con que advertimos ambos fenómenos, es decir, pasar a ser efecto uno del otro, o bien a convertirse en grandes aliados que impiden la eficacia de la implementación de acciones y programas tendientes a erradicar cada una de ellas.

Bajo esta premisa retórica se pretende dar un panorama  de la situación que guarda actualmente el tema de la corrupción y la inseguridad en el Municipio de Hidalgo del Parral, Chihuahua, con la finalidad de que los esfuerzos para combatirlos trasciendan en acciones reales y eficaces.

La corrupción y la inseguridad están presentes en cada rincón del planeta y no es exclusivo de ciertas sociedades, la diferencia radica en cuanto al grado en que se llevan a cabo; tomando en cuenta el Índice de Percepción de la Corrupción 2014, elaborado por la organización Transparencia Internacional, el 68% de los 176 países incluidos en el estudio obtuvieron una puntuación por debajo de 50 en una escala de 0 (percepción de altos niveles de corrupción) a 100 (percepción de bajos niveles de corrupción).

Lamentablemente México, no se encuentra en una situación favorable, ya que con una puntuación de 35, queda posicionado en el lugar 103. De igual forma, dentro de los 34 miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), es quien cuenta con la peor calificación.

Dicho lo anterior, se han implementado diversas estrategias, programas y acciones tendientes a eliminar la corrupción y la inseguridad, el Municipio de Hidalgo del Parral no ha estado ausente a dichos esfuerzos. La realidad es que tales acciones en materia de prevención de la violencia, cultura de la legalidad y recomposición del tejido social existen, pero lo que se encuentra en tela de juicio es su destino. La corrupción y la inseguridad se encuentran íntimamente ligadas, gracias a la primera, la criminalidad se abre las puertas para actuar libremente, esto es algo que todos sabemos.

Quisiéramos ir mas allá en cuestión del tejido social, el cual lamentablemente día a día se desgarra, por lo cual cabría cuestionarse lo siguiente: ¿No se destinan cientos de millones de pesos en formidables programas de prevención del delito, cultura de la legalidad y reconstrucción del tejido social?, todos ellos excelentes, con fines nobles, pero gracias a la corrupción por parte de algunas autoridades e incluso la ciudadanía, estos jamás llegan a su destino. Quienes los necesitan nunca supieron de ellos, pero de alguna manera los responsables si justificaron su aplicación. Este tipo de corrupción destroza nuestra sociedad, no solamente se trata de nexos con actores criminales, si no de enriquecerse con los recursos que van dirigidos al núcleo social y la ausencia de estos provoca inseguridad, desintegración familiar, el desgarro del entorno social de los más vulnerables e incluso la pérdida de vidas.

A lo largo de la República, se han realizado una serie de esfuerzos por los distintos órdenes de gobierno para disminuir la violencia, se destacan proyectos tan ambiciosos como el Subsidio para la Seguridad de los Municipios (SUBSEMUN) y el Programa Nacional de Prevención del Delito (PRONAPRED); ambos coinciden en ciertos objetivos, principalmente en hacer promoción de políticas preventivas, que incidan socialmente en sectores en donde se desarrollan los factores de riesgo que propician la violencia y la delincuencia.

El municipio de Hidalgo del Parral, no está ausente de aquellos programas sociales que se destinan pero jamás llegaron, de ahí que tampoco estemos exentos de que debido a la corrupción se genere inseguridad. Si estos programas en vez de quedar en papel, en un escritorio o en la bolsa de unos cuantos, hubieran llegado a quienes lo necesitan, claro que la inseguridad en los diversos entornos sociales disminuiría con mayor rapidez. No es válido poner en riesgo a la ciudadanía más vulnerable por la ambición corrupta de unos cuantos.

En conclusión la clave del éxito y efectividad de los distintos programas que se aplican con la firme intención de prevenir la violencia y reconstruir el tejido social, se encuentran en entre dicho, ya que se continúan justificando sumas considerables de recursos económicos, técnicos y humanos, bajo el estandarte de “atacar a la violencia”. Sin embargo, los resultados precisamente no son apreciables por todos aquellos quienes en teoría son el destinatario. Hay que decirlo con todas sus letras, mientras la corrupción esté presente en algún funcionario público y tenga en sus manos tan sutil botín económico, estaremos muy lejos de lograr el objetivo, y en consecuencia la disminución de la violencia. Por eso, mientras el mexicano (funcionario o ciudadano) no cambie su idiosincrasia con respecto al tema de la corrupción, ésta continuará siendo el aliado perfecto de la violencia.

 

“No es preciso revolucionar, es momento de evolucionar como sociedad en aras de lograr un mejor México”.

 

Observatorio Ciudadano de Hidalgo del Parral, Chihuahua A.C.

“Somos ciudadanos creando conciencia, confianza y seguridad”

 

 


Rodrigo Chávez Franco

Director Observatorio Ciudadano Hidalgo del Parral

Twitter: @ObsNalCiudadano @observparal

El Observatorio Nacional Ciudadano es una organización de la sociedad civil que vincula a las organizaciones civiles para potenciar su incidencia en las políticas y acciones de las autoridades.
 

COMENTARIOS