Mirada Universal

Se encuentra usted aquí

La Bienal de la Ruptura

La Bienal: Oficalmente tomada por los suaves y blandos.
05/02/2017
21:39
-A +A

Por Juan José Díaz Infante*

Jurado de la Bienal declara que  lo nuevo son los artistas suaves y blandos que vienen a sustituir a los fotógrafos puros y duros. Si no les gusta la suavidad pueden hacer su propia bienal.

Tuve la oportunidad de escuchar el programa de radio, de Imagen Líquida, la semana pasada, donde se entrevistó a Yvonne Venegas. Realmente me preocupa la narrativa que escucho alrededor de la ya muy comentada Bienal de Fotografía, de la cual ella fue jurado.

Ahora la Bienal le han puesto de la "ruptura" como parte del nombre. Me preocupa que el mismo Centro de la Imagen utilice el término de ruptura ya que desde ese título y adjetivo se están equivocando de función y de terminología. No entiendo cómo un departamento de comunicación social lo está permitiendo. Qué rompe, me pregunto. Ya es evidente que el lenguaje tampoco es lo de ellos. 

También resulta que nos dice Yvonne que el objetivo de la bienal no era generar un proyecto fotográfico, sino generar una provocación a la comunidad y que está resultando de maravilla. En la entrevista Yvonne estuvo utilizando terminos como "ustedes" y "nosotros", como si se hubiera dividido en dos bandos la fotografía en México. Hablando de ustedes como unos fotógrafos que se expresan fotográficamente de manera equivocada y unos asumo llamados "nosotros" como los fotógrafos que se expresan tridimensionalmente.

Considero un desacierto de magnitud infinita de Yvonne, decirle a los conductores  "si esta bienal no les gusta, hagan la suya", olvidando por completo que los fondos para hacer esta bienal de fotografía, no son de ella, son fondos públicos y que es de muy mal gusto decir en público algo así. Falta que diga "hagan su propia Secretaría de Cultura".

Me parece increiblemente fuera de lugar generar un desafío que no aplica a una comunidad que lo único que opina es que una bienal de fotografía debería de ser de fotografía. Y es pertinente  establecer que la fotografía no hay dos bandos, es más, no hay bandos. 

El concepto contemporáneo de comunidad ya hace rato que en lás prácticas artísticas no se hace una diferenciación de esa naturaleza. La fotografía es una sola y hay una definición en el diccionario. En el programa se manejó el término "puro y duro" con una gratuituidad absoluta para definir una actitud de crítica a la bienal. No entiendo que ahora la integridad, pensamiento y acciones de los puros y duros está en discusión.  Inclusive me pregunto, ahora quién determina quién es puro y duro y quién no lo es. Cuales son los atributos de un puro y duro.

El Centro de la Imagen tiene una misión clara que tiene que ver con "la fotografía", no con "cierta fotografía" o con "cierta tendencia de la fotografía". Puro y duro se vuelve una especie de explicación de cualquier cosa. "lo que pasa es que tu eres puro y duro...", como si lo que ahora hubiera que contestar "tu eres blando y gris" y por eso menos entiendes lo que te quiero decir.

Creo que determinar que las personas que "no entienden" son fotógrafos puros y duros. No permite la posibilidad de ningún diálogo.

O te gusta o no le entiendes es una postura muy cómoda. Ya no hay que defender las piezas o la curaduría. Se vuelve evidente que inclusive si nos pusiéramos en los parámetros o licencias que se tomó el jurado,  la intención es "provocar" a la "comunidad dura y pura".

Esa actitud es un lugar común y sigue sin darle ningún valor intrínseco a las piezas. Ahora parecería una exigencia que uno necesita credenciales  explícitas de  "fotógrafo no puro y no duro" para opinar que un alambre de púas no es una fotografía y que como instalación e imagen también falla. Es una historia de clichés que se resguardan en ese quién sabe qué que no le entienden.

El Centro de la Imagen tiene una misión publicada de difusión, educación, promoción, de algo llamado fotografía y le da servicio a una comunidad definida, no plantea ninguna duda y en ningún lado dice provocar.  En el momento que surge un paradigma de "arte contemporáneo" que busca provocar a la comunidad, esta actitud es una maniobra muy riesgosa, que raya en lo poco formal, su resultado, polariza a la comunidad como lo hemos visto y al final es una ofensa definir al público como un ignorante por ser un fotógrafo puro y duro.

No es un problema de una curaduría de arte sino de la actitud de descalificar al público de su derecho de ser público. Y eso es una actitud poco seria.

Juan José Díaz Infante*

Fotógrafo y artista multidisciplinario

 

Imagen de Piramide y su sombra de Víctor Sulzer ( mención honorífica )

Nuestra tarea diaria será ofrecer aquí al futuro autor audiovisual y al público en general, así como a los fotógrafos en activo de habla hispana, un nuevo territorio de debate, reflexión, aprendizaje...
 

COMENTARIOS