Mirada Universal

Se encuentra usted aquí

Millennials opinan sobre la Bienal de Fotografía

El equipo de nuestro colectivo invitó a 10 estudiantes de fotografía, (todos menores de 20 años) a visitar el Centro de la Imagen esta semana para conocer su opinión sobre los trabajos ahí expuestos en el marco de la Bienal de fotografía. Este es el resultado en sus propias palabras. (Primera de dos partes) Los invitamos a conocer la obra de todos los seleccionados y visitar la exposición allá en la Ciudadela.
18/01/2017
00:00
-A +A

 

El Centro de la Imagen fue sede de la XVII Bienal de Fotografía que dio como ganadores a Sofia Ayarzagoita con “Every night temo ser el dinner” y a Diego Berruecos con “26 used to be gasoline station un Mexico”.  En la exposición se pueden apreciar los trabajos con sus diferentes propuestas. Aquí un resúmen de lo que vieron 10 estudiantes de fotografía de nivel universitario. Esta es la primera de dos partes. ( Por su extensión, hoy presentamos los primeros cinco y mañana el resto )

 

Lo bueno

 

Gerardo Landa Lozano de la serie “Suicidio público”. Me parece un trabajo bien pensado puesto que muestra estaciones del metro de la Ciudad de México donde han ocurrido suicidios. Cada foto esta acompañada de un texto que cuenta brevemente lo acontecido en el momento de los hechos. Las estaciones vacías reflejan la soledad y tristeza puesto que el metro sin su gente no es nada mas que fierros y ladrillos.

Miguel Rodríguez Sepúlveda con su obra “We are watching you”. Se me hizo un trabajo novedoso con distintos ángulos y acercamientos. Yael Martínez “Raíz rota”. Es un trabajo artísticamente bueno desde mi punto de vista ya que capta la cotidianidad sombría que se vive en estos momentos en Guerrero

El Centro de la Imagen es un lugar ideal para exposiciones fotográficas. Sus pasillos y salas hacen que el recorrido sea sencillo y que las obras de cada autor estén acomodados de la mejor manera según se quiera.

 

Lo malo

 

Jota Izquierdo (Lory Money featuring), Daniela Borjórquez Vértiz (Toda mirada tiene un punto ciego) y Rosy González (El poder de lo indisoluble) muestran de distintas formas la importancia creciente que tienen las redes sociales en la forma de vida actual. No me gusto en lo absoluto por que muestran cosas que todos sabemos y no proponen algo novedoso sino que imitan lo que ya esta hecho en la web.

 

Los primeros lugares no parecieron trabajos muy buenos, en realidad me gustaron más otras obras. Más que esfuerzos artísticos me parecen fotos meramente documentales. Me parece una exposición de contrastes que no vale mucho la pena en conjunto, sino sólo algunos trabajos aislados.

Sebastián Escárcega Barrios

 

Esta semana tuve la oportunidad de asistir al Centro de la Imagen. Donde se presentó la exposición de la Bienal 2016. Allí se presentaron diferentes artistas con diferentes objetivos. Había una gran variedad de trabajos de los cuales algunos me llamaron más la atención que otros. En gustos se rompen géneros, por lo que algunas cosas que no me gustaron, pero a alguna otra persona les podría gustar. 

Para empezar, me gustaría, empezar hablando sobre el 1º y 2º lugar. De los lugares mencionados anterior mente la verdad no me encanto ninguno de los dos. El 1º lugar, es de una artista llamada Sofía Ayazagoitia, la cual hizo una exposición llamada “No quiero ser la dinna”. La cual me pareció, que tenia algunas fotos con un mensaje interesante, pero no logre ver la síntesis del mensaje en la obra en conjunto. Tal vez me faltó analizarla más, o simplemente no entiendo la dirección que llevaba, pero por alguna razón no me fascinó. 

El segundo lugar es de un artista llamado Diego Berruecos. En el trabajo podemos observar una serie de fotografías en blanco y negro en las cuales aparecen gasolineras antiguas que hoy en día están sirviendo a otro propósito, ya sea Oxxo´s, tiendas e incluso algunas abandonadas. La obra me pareció interesante, por que se observa bien la decadencia de algunos establecimientos, o incluso como han pasado a ser otras cosas. Dentro de todo, en comparación con algunas obras que había en la exposición no me parece que fuera tan merecedora del segundo lugar.

Por su puesto, como en todo, hay otras obras que no me gustaron. De las cuales voy a mencionar 3. La primera siendo una exposición de Jesús Flores en la cual presentaba un álbum de publicaciones de Facebook de Maribel Guardia, en el que la verdad no le encontré sentido a su mensaje. La segunda, es de Rosy Gonzáles, en la cual nos habla del avance de whatsapp en la vida diaria, lo cual es interesante, pero las fotos no sentí que lo expresaban. Y por ultimo, una exposición de Katie Suetlik en la cual se veía a una mujer afroamericana desnuda en una serie de fotos instantáneas, la obra no me gusto por que no sabia que estaba transmitiendo, solo se me hizo tosca. 

No quiero decir que alguna de estas obras sea mala, sino simplemente expresar que no fueron de mi agrado comparándolas con las otras. Hay cosas que nos gustan y hay cosas que no, dentro de todo había obras muy interesantes en la exposición y me gustó.

Mateo Lueje Ruiz

 

“De la serie Suicidio Público” por Gerardo Landa Rojano, fue una de las exposiciones que más me llamo la atención ya que consistía en una serie de fotografías y testimonios sobre suicidios en las vías del metro de la Ciudad de México. Existen varias causas por las que la gente decide suicidarse  algunas de ellas son por depresión, adicción, violencia entre otras.

En la ciudad de México uno de los principales lugares en donde la gente decide quitarse la vida es en las vías del metro, en estos casos la necesidad de muerte de una persona es tan grande que ya no puede pensar en que la forma en la que se suicida puede afectar a los demás de muchas maneras. 

Carlos Iván presento su Proyecto “Linde” en el que se presentaban alambres con mechones de pelo de vaca, al verlo creo que no logro comunicar bien la idea ya que sin leer la explicación no es fácil captar el mensaje que se está tratando transmitir. 

María Bucio Pérez

 

El valor artístico de varias de las obras que concursaron este año en la Bienal de Fotografía es bastante cuestionable. Sé que es triste comenzar un escrito con una afirmación tan drástica, pero la situación lo amerita. Parece ser que hay dos opciones: o los jueces tienen un gusto horroroso, realmente terrible, o muy pocas personas envían material para concursar –cosa que es poco probable, pues en la convocatoria se menciona que el año pasado 629 aspirantes enviaron trabajos-.

Otro punto preocupante es que este certamen debió ser llamado Bienal de Instalación Fotográfica Conceptual, no Bienal de Fotografía. Pocos autores se valían solamente de cámara y cuarto oscuro para transmitir su mensaje. En casi todas las “fotografías”, los concursantes daban extensas explicaciones sobre su obra; no solo decían como la realización y con qué materiales, sino que daban toda una perorata conceptual. Pocos de los realizadores permitieron que sus obras hablaran por sí mismas: en cambio, se valían de la palabra para dar sentido a un discurso que tiene poca coherencia y concordancia con lo que dicen. Muchos estaban a un paso de recrear el famoso retrato que Rauschenberg le hizo a Iris Clert. Entenderán a que me refiero, por supuesto.

Algunos incluso unos cuantos eran de mal gusto. El trabajo de Loby Money no es actual, ni relevante, ni social ni nada. Es un triste intento por ser actual, relevante, social y de apelar a una audiencia joven. Rosy Gonzalés hace un trabajo estupendo al trascender de la misma manera en la que trasciende un mensaje en Facebook –una pista: no lo hace-. El álbum con fotos de Maribel Guardia sufre de las mismas dolencias. Los artistas de la Bienal fallan completamente al entender lo que les permitía a Warhol o a Hamilton crear alta cultura con un espejo que reflejaba la mundanidad y la vulgaridad del mundo común.

En cuanto a los primeros dos lugares, encuentro “Every Night Temo ser la Dinner” más entretenido que valioso. De Berruecos poco se puede decir, pues su trabajo es una vil copia. 

La Bienal debe depurar su selección. Es desalentador entrar al Centro de la Imagen y encontrarse con una carencia tal de inspiración e identidad artística.

Manuel Bayo

 

El propósito principal de la Bienal es convocar y reconocer la labor de aquellas personas que desde la imagen aborden temas de diferentes categorías, ya sea desde problemáticas sociales, inconformidades políticas, rasgos culturales y conflictos locales. 

No obstante, considero que algunos de los trabajos expuestos no cumplieron con el objetivo anterior ya que no lograron comunicar el mensaje esperado, dichos trabajos son los siguientes:

1. Carlos Iván Hernández Álvarez (Instalación de alambre de púas con mechones de pelo de vaca)

De acuerdo con el autor de la instalación, se pretendía evidenciar el intento de domesticación de los animales hasta convertirlos en ganado.

En mi opinión siento que se pudo haber expresado e incluso explotarlo mucho mejor ya que la idea no la considero mala y el tema que se quería abordar es importante.

2. Isolina Peralta (De la serie Punto ciego)

Trabajo basado principalmente en la reflexión de la autora y ella misma lo denomina una reflexión de su propia memoria. 

Las fotos son de evidente calidad, aunque considero que en las fotos pudieron haber existido factores que resaltaran dichas imágenes.

3. Katie Swietlik (De la serie Maxwell Street Archive)

Fotografías Polaroid que muestran representaciones eróticas de mujeres de raza negra. Swietlik describe indignación al exponer el cuerpo de la mujer siendo denigrado como un objeto sexual. 

Considero que la idea es estupenda y el formato en el que están expuestas de igual modo ya que aborda de forma interesante y desde una perspectiva diferente la denigración a la figura femenino y a su cuerpo. 

En contraste los que trabajos que considero de gran relevancia y de excelente calidad fueron los siguientes:

1. Luján Augusti (De la serie Salva tu alma)

De acuerdo con el autor de la fotografía, fue un intento por fotografiar aquello que no tiene explicación y concluye el trabajo expuesto haciendo énfasis en que es la búsqueda de una respuesta que nunca llegará.

2. Carlos Licón (De la serie Anotaciones sobre vuelos en círculos)

Me llamó la atención esta serie de imágenes por la calidad que mantenía el trabajo. Ciertamente el objetivo de hacer visible lo más simple y elemental de la condición humana fue un objetivo palpable y logrado.

3. Sofía Ayarzagoitia (De la serie Every night temo ser la dinner)

El objetivo del proyecto de Ayarzagoitia era enfatizar la necesidad de generar una serie de imágenes desbordantes que fueran íntimas y de carácter cotidiano. Los colores contrastantes de la piel del protagonista y los objetos a su alrededor que tiene como herramientas funcionan logrando un clima a manera de un mosaico multicolor lleno de sentido.

La conclusión que puedo derivar de estos trabajos tan contrastantes es que tal vez el propósito de estas Bienales es precisamente exhibir los trabajos consolidados junto con aquellos emergentes como una forma de propiciar el encuentro entre el mundo de los profesionales y de aquellos que quieren adentrarse en este ámbito.

Michelle Miller Hernández

Nuestra tarea diaria será ofrecer aquí al futuro autor audiovisual y al público en general, así como a los fotógrafos en activo de habla hispana, un nuevo territorio de debate, reflexión, aprendizaje...

Comentarios