Mirada Universal

Se encuentra usted aquí

El fotógrafo como objeto

23/12/2016
13:15
-A +A

Por Laura Garza

Los tiempos han cambiado, y  la profesión de fotógrafo ya no es como antes. Hoy en día es considerada por muchos, como no tan importante y por lo tanto, que no necesita pagarse de igual manera que un profesional.

No quiero exagerar, ni hacer que los fotógrafos nos tiremos al piso, pero en estos últimos meses he escuchado algunos casos que me siguen dejando boquiabierta.

Entiendo que hoy en día cualquiera que tiene una cámara réflex pone en el perfil de Facebook o Twitter que es fotógrafo y que cobra super barato por hacerte fotos de bodas, de tu bebé, de tus fiestas y hasta de producto, y digo lo entiendo, porque ya me resigné y ahora lo tomo por el lado amable, me dan ternura.

Pero existe otro gran grupo de fotógrafos profesionales, que trabajan para algún medio, para personajes políticos o incluso trabajan para una agencia de noticias internacional.

Para quienes no saben, dentro de las Agencias Internacionales existen tres categorías del fotógrafo: Staff, Free Lance o Stringer. El primero es el top, y comúnmente cada agencia tiene  aprox. 5 en todo el mundo, son los rock star, son los mejores, los que tienen en su currículum un World Press o un Pullitzer y los únicos que reciben un sueldo razonable y respaldo de la agencia.

Los Free Lance,  son quienes trabajan sin ningún contrato fijo, realizan coberturas de un lado para otro, no tienen un sueldo que les alcance para las exigencias de movilidad ni tampoco un gran respaldo de la agencia.

El Sringer, son quienes trabajan por alguna asignación, es decir sólo si el editor les llama para cubrir un evento, pueden considerarse que sus fotos pueden ser compradas entre 100 y 150 dlls.

Esto en el área de las agencias, en los medios nacionales, el tema es aún peor, los sueldos van por debajo de los 15mil pesos  y en muchos casos menos de 10mil. Ninguno tiene la certeza de que la empresa les dará poyo si dentro de una orden de trabajo les roban el equipo o los asaltan en el trayecto.  Sin contar que muchos son contratados porque trabajarán con su propio equipo y así no harán gastar a la empresa.

Hace menos de un mes, supe de una fotógrafo que mientras en su Agencia se enteraban de la noticia de la muerte de Fidel Castro, él tomó un vuelo para ser de los primeros en la cobertura. Por supuesto les llamó, les avisó y comenzó a mandar material desde el mismo sábado. Para el cuarto día que iniciaba el recorrido de las cenizas del comandante por la isla, le llamaron para decirle que “no considerara pago, porque ellos no le habían dado la orden de viajar, pero que gracias por su material”.  Obvio se regresó en el primer vuelo de aquél miércoles.

Muchos son los casos, donde fotógrafos han perdido su equipo por robo en eventos asignados por sus propias agencias y medios, y son incapaces de dar apoyo a sus soldados de calle que salen a diario a buscar la nota visual ante cualquier situación.

O agencias que no conocen las mañas de sus editores en jefe, que ordena asignaciones y nunca las paga.

¿Qué les pasa?

¿Recuerdan el diario Libération que eliminó de sus páginas las fotografías? Por el solo hecho de recalcar la importancia de estas en un medio impreso.

Es decir, incluso las revistas más importantes en el planeta lo son por la calidad de sus imágenes.

Entonces por qué el dueño o el editor de agencias y medios, voltean a ver con desdeño a un fotógrafo y los tratan como si no trabajaran, como si no se arriesgaran, como si su equipo de trabajo costara 5 pesos.

Y lo peor, es que estos fotógrafos que se han quedado sin pago por sus agencias, sin el respaldo para hacerse de un nuevo equipo cuando se los han robado trabajando, es que se quedan donde mismo porque las otras opciones están peores.

Que lástima que esta sea la realidad para los fotógrafos y fotoperiodistas. Que tengan que esperar a ver si se publica una de sus fotos para que les paguen, y lamentablemente muchas veces se han quedado con órdenes no pagadas.

Ojalá los medios editoriales revaloren el contar con un editor en fotografía que conozca del tema y que defienda a su equipo.

Ojalá los que buscan ser fotógrafos, encuentren un mejor panorama.

 

@lauragarza

 

 

Laura Garza es fotógrafa, directora creativa de Círculo Rojo y actualmente es Coordinadora de Asesores de la Dirección de Comunicación Social del ISSSTE.

Ha sido editora de CIRCO en Récord Monterrey, PLAYERS OF LIFE, editora de fotografía del semanario Clase del diario El Universal, revista Quién y editora del grupo de fotógrafos del Presidente Enrique Peña Nieto.

Profesora de Fotoperiodismo y Comunicación Transmedia. Actualmente dirige proyectos de difusión, estrategias de contenido y comunicación digital.

Nuestra tarea diaria será ofrecer aquí al futuro autor audiovisual y al público en general, así como a los fotógrafos en activo de habla hispana, un nuevo territorio de debate, reflexión, aprendizaje...
 

COMENTARIOS