Mirada Universal

Se encuentra usted aquí

31 horas con Fidel

“Él nos fue preparando para su muerte, para que no nos doliera tanto, pero aún así lo sentimos mucho”.
02/12/2016
02:13
-A +A

Por Laura Garza

Mientras regreso de La Habana, desde el vuelo se puede ver el cielo que se pinta de naranja en pleno atardecer. Regreso de fotografiar el funeral de Fidel Castro, el Comandante, el Revolucionario, el que partió de México en el 56 a bordo del Granma, el dictador, el astuto, el represor, el barbudo, el hombre del Puro, el de lo pants Adidas y  al que le dijimos en México: "Comes y te vas".

Quien tuvo la gallardía de convencer a miles de cubanos a rechazar el imperialismo y a obligarlos a cumplir punto por punto de su decálogo revolucionario.

Fueron 31 horas sin descanso, siguiendo los pasos de las cenizas del Comandante Fidel Castro y de ser testigos del sentir de miles de cubanos.

Murió a sus 90 años, y como nos lo compartió Bertha Rodríguez, originaria de Pinal del Río: “Él nos fue preparando para su muerte, para que no nos doliera tanto, pero aún así lo sentimos mucho”.

La Plaza de la Revolución fue visitada por miles de personas el lunes por la noche para rendirle homenaje, y no fue hasta las 12 de la noche que las autoridades locales cerraron las puertas y cortaron la entrada.

Para quienes conocemos Cuba, notamos el cambio. No había música, las calles estaban semivacías, abundaba el silencio y los bares y discotecas estuvieron cerradas como luto nacional.

El martes 29, los niños no tuvieron clases y el resto de la gente terminó labores a las 13:00hrs para dirigirse a la Plaza con familiares y amigos y esperar el Acto Político por la Desaparición Física del Comandante en Jefe con la presencia de 18 Jefes de Estado. 

Miles de personas se dieron cita en la Plaza de la Revolución, niños de diferentes primarias, jóvenes de secundaria, las selecciones nacionales deportivas,  gente adulta, familias, casi todos estaban allí.

Fuimos parte del caos en el cierre de calles, de los filtros burocráticos de los “compañeros” y de la poderosa energía de los cubanos que declamaron el Juramento de la Revolución decenas de veces, de sus porras, de sus poemas, de sus lágrimas y de las palabras de aliento para Raúl Castro.

Mientras aguardábamos a que dieron las siete de la noche para que diera inicio el evento, una señora se me acercó y me cuestionó que si era cubana, por qué no era parte de las porras a Fidel Castro, a lo que respondí que era mexicana.  Pensé que la respuesta me iba a llevar a que me expulsaran de allí, pero no, resultó que para ella y su familia fue festejo y alegría, porque fue de acá donde zarpó Castro en el histórico Granma a iniciar la Revolución.

Fue impresionante la energía que corrió por los 72 mil metros cuadrados de la Plaza de la Revolución donde pareciera que Camilo Cienfuegos, el Che Guevara y José Martí también son testigos de dicho evento histórico.

Las porras que no dejaban de escucharse eran: ¡Pa lo que sea Fidel, pa lo que sea!, ¡Se oye se siente Fidel está presente!,  ¡Vida Fidel, Viva!,  ¡Raúl, amigo, el pueblo está contigo!.

Y una de las partes más emotivas para gran parte de los cubanos, sobre todo para los mayores, fue la canción “Cabalgando con Fidel” compuesto por Raúl Torres, la cual dice algo como:

“…Hombre aprendimos a saberte eterno, así como Olofi y Jesucristo, no hay un solo altar sin una luz por ti..”

Fue curioso, porque los más jóvenes se mostraban aburridos, unos se sentaban  en el piso, otros se acostaban y unos cuántos jugaban con sus celulares.

Sin duda, los cubanos han ido cambiando, hoy se les ven más ropa “de moda”, traen playeras de NY, tenis New Balance, Adidas, relojes grandes y vistosos, gorras y accesorios de marcas conocidas.

Hay coches chinos, hay más restaurantes, en algunos hoteles ya encuentras Coca Cola y parece que poco a poco iremos viendo más cambios.

Fidel no morirá en la mente y en la piel de los cubanos. Todo será un proceso de desintoxicación que llevará tiempo. 

La democracia, la globalización, la modernidad y el montón de libertades, tardarán en llegar. 

 

@lauragarza

 

** Por cierto fue un gustazo conocer al fotoperiodista venezolano Alejandro Cegarra

____ 

Laura Garza es fotógrafa, directora creativa de Círculo Rojo y actualmente es Coordinadora de Asesores de la Dirección de Comunicación Social del ISSSTE.

Ha sido editora de CIRCO en Récord Monterrey, PLAYERS OF LIFE, editora de fotografía del semanario Clase del diario El Universal, revista Quién y editora del grupo de fotógrafos del Presidente Enrique Peña Nieto.

Profesora de Fotoperiodismo y Comunicación Transmedia. Actualmente dirige proyectos de difusión, estrategias de contenido y comunicación digital.

Nuestra tarea diaria será ofrecer aquí al futuro autor audiovisual y al público en general, así como a los fotógrafos en activo de habla hispana, un nuevo territorio de debate, reflexión, aprendizaje...
 

COMENTARIOS