París íntimo

La fotografía como experiencia vivencial: una bitácora.
OTRAS
20/08/2015
00:00
-A +A
Nuestra tarea diaria será ofrecer aquí al futuro autor audiovisual y al público en general, así como a los fotógrafos en activo de habla hispana, un nuevo territorio de debate, reflexión, aprendizaje...
OTRAS

Pedro Tzontémoc *

Pont des Arts, 1966. La atenta mirada de un niño sobre el sonido de sus pasos, el recuerdo de un paso futuro. La certeza del estar. La imagen y el sonido congelados en el tiempo, la foto como el éter que contiene al presente. La magia del instante, la memoria cautiva en la memoria. ¿Cómo fotografiar París con el sonido de unos pasos pequeñitos caminando el Pont des Arts? ¿Cómo fotografiar París, la eterna fotografiada?

Camino y camino y camino, camino buscando la respuesta, buscando el eco de mis pasos, ese eco que me viene del pasado, del futuro, de algún lugar de mi sangre, de mi piel, de mis ojos... en el agotar de tantos pasos el milagro se produce, así como se producen los milagros. La serpiente se muerde la cola y el niño se encuentra con su pasado o al revés, ambos se encuentran en el mismo espacio, en el mismo tiempo. Otra vez el sonido seco de la conciencia. Entonces fotografiar tiene sentido, París se me revela en la experiencia; muchos paríses han sido míos desde entonces.

Pont des Arts; 1989, 1990, 1995, 1996, 1997, 2001, 2003...

París sigue ahí-aquí, el eterno París, el siempre diferente París. Está como una mujer, está para ser fotografiado, si se quiere perder el tiempo en ello, está para ser amado, para ser vivido, para ser transformado en la experiencia, para ser inmutable en la memoria.

Viajar por el mundo es hacer un viaje dentro de nosotros mismos también, en ambos se establecen puntos de identificación que se vinculan de manera indisoluble. Un lugar en el mundo es también un lugar en la conciencia. El mundo permanece y toma posesión de la memoria para configurar una otra geografía, más íntima, más propia, más significativa a la vivencia personal.

El mundo adquiere un sentido propio, relacionado directamente con la experiencia vivencial y ahí, donde se da el contacto entre el viaje interno y el externo, los iconos de la aventura se configuran, se identifican, se vinculan entre sí. Entonces, los elementos plásticos y sensibles de una imagen son los intérpretes de la experiencia que permiten hacer visible lo invisible, son la representación tangible de un incidente metafísico. Intentan llegar a ser el arquetipo universal a partir de una experiencia personal.

La fotografía cumple su propósito, la de ser aprehendida como experiencia vivencial.

 


* Pedro Tzontémoc nace en la Ciudad de México en 1964. 

De formación fundamentalmente autodidacta. Inicia sus estudios de fotografía 1981, considerando de mayor importancia los realizados a manera de pláticas con la maestra Kati Horna.

Ha publicado diez libros y ha realizado diecinueve exposiciones individuales. Ha participado en más de cincuenta exposiciones colectivas en México y el extranjero.

Actualmente coordina la colección luz portátil – Artes de México de libros de fotografía.

www.pedrotzontemoc.com

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

04 de December de 2018 11:11
20 de November de 2018 08:42

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Mirada Universal

You are here