"Nuevo Secretario de Salud, mismos retos"

La reciente llegada del Dr. José Narro a la Secretaría de Salud impone grandes retos, pero también grandes oportunidades. Un actor de gran peso tanto en el ámbito político, como en el académico y el de la salud pública, generan un aire de grandes oportunidades, pero también de grandes responsabilidades y retos para él.
OTRAS
15/03/2016
16:28
-A +A
La Alianza por la Salud Alimentaria agrupa un conjunto de asociaciones civiles, organizaciones sociales y profesionistas preocupados por la epidemia de sobrepeso y obesidad en México, que afecta a la...
OTRAS

La reciente llegada del Dr. José Narro a la Secretaría de Salud impone grandes retos, pero también grandes oportunidades. Un actor de gran peso tanto en el ámbito político, como en el académico y el de la salud pública, generan un aire de grandes oportunidades, pero también de grandes responsabilidades y retos para él.

Sobra mencionar que la obesidad es uno de los mayores retos en salud pública en México, y no sólo por el aumento de peso y talla de la población, sino por la incidencia en diversas enfermedades crónicas, especialmente la diabetes.

México enfrenta una situación insostenible en atención médica, causada por grandes fallas en el sistema de salud (carencia de medicamentos, equipo médico obsoleto, personal de salud no capacitado, entre muchas otras), lo que infiere una mayor inversión económica, en personal y conocimiento para implementar políticas y programas innovadores, sobre todo a nivel prevención.

El Secretario Narro necesita una visión amplia para prevenir de manera eficaz y directa aquellos factores en alimentación y ambientales que inciden de manera directa en el sobrepeso y la obesidad. Se necesita garantizar una alimentación saludable en los planteles escolares, disminuir la exposición a estrategias de mercadotecnia, y por lo tanto el consumo, de alimentos procesados y bebidas azucaradas, así como campañas de educación y sensibilización que realmente informen y llamen a un verdadero cuidado de la salud.

La actual Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes presentada en octubre de 2013, incluye una serie de propuestas de política pública que se leen bien en el papel, pero que se antojan difíciles para llevarse a cabo; y no porque sean muy complejas, sino porque están mal desde su diseño.

En el ámbito regulatorio, se sigue debatiendo (por afán de intereses económicos de la industria refresquera) si las medidas fiscales son necesarias o no, cuando a nivel nacional e internacional tanto académicos, organizaciones sociales y organismos de gran peso (Organización Mundial de la Salud y Organización Panamericana de la Salud), hablan de sus beneficios y de lo importantes que son para desincentivar el consumo de productos que ni son necesarios, ni son básicos, y que sólo generan daños importantes en la salud de quienes los consumen.

Asimismo, las regulaciones a la publicidad dirigida a los niños y al etiquetado frontal de alimentos y bebidas quedan muy cortas y desarticuladas, principalmente por la falta de criterios nutricionales fuertes y con base en las recomendaciones nacionales e internacionales. Los criterios del etiquetado no fueron diseñados por expertos en salud pública, y los horarios de restricción de publicidad entre semana aplican sólo en horarios vespertino (como si no hubieran muchos niños que pudieran ver la televisión en la mañana e ir a la escuela en la tarde), así como son tan cortos que no restringen la publicidad en los programas de mayor audiencia infantil: telenovelas y series (según un estudio del Instituto Federal de Telecomunicaciones).

El Secretario Narro llega a una Secretaria que enfrenta grandes recortes presupuestales, tanto administrativos como para sus programas, así como con grandes retos en las políticas contra la obesidad y la diabetes. En este sentido, resulta imprescindible dar un giro de 180 grados, e implementar políticas que realmente tengan una solidez en su diseño, implementación y evaluación, y no aquellas que se negocian con el sector privado, así como fortalecer las actuales con base en evidencia científica real.

Se tienen los mismos retos, pero la oportunidad de enfrentarlos con firmeza y eficiencia.


Por: Luis Manuel Encarnación Cruz (@luismencruz)

Director de Fundación Mídete (@fundacionmidete) y Coordinador de la coalición ContraPESO (@contrapesomx)

Comentarios

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Alianza por la Salud Alimentaria

You are here