​¿Pensaron los diputados del PRI y PAN en la salud de las y los niños?

OTRAS
21/10/2015
00:19
-A +A
La Alianza por la Salud Alimentaria agrupa un conjunto de asociaciones civiles, organizaciones sociales y profesionistas preocupados por la epidemia de sobrepeso y obesidad en México, que afecta a la...
OTRAS

Y finalmente lo hicieron… Los diputados de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) Y Acción Nacional (PAN) aliados con la Industria de refrescos y aguas carbonatadas, acordaron bajar el 50% al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) de las bebidas  que contengan hasta 5 gramos de azúcares añadidos por cada 100 mililitros, bajo el pretexto de que esos productos “no dañan la salud”.

Esta decisión se toma justo cuando justo cuando países como Estados Unidos y Reino Unido impulsan medidas similares, apoyándose en el ejemplo de México; y contrario  a la recomendación por parte de organismos nacionales e internacionales de aumentar el impuesto de 10% a 20%.

Tan solo unas horas antes de que se votará este dictamen en la Cámara de Diputados, el New York Times publicó un reportaje alabando esta medida que está en vigor en nuestro país desde 2014 y por la tarde, el congreso mexicano dio un paso atrás en la salud de los mexicanos.

En la Alianza por la Salud Alimentaria realizamos un análisis de las repercusiones de esta decisión, y observamos que la población más afectada por esta reducción son las niñas y niños pequeños, ya que las bebidas que tendrán un menor impuesto son aquellas dirigidas a la infancia, como son las agüitas saborizadas y bebidas sabor fruta.  

Estas bebidas, comercializadas por Nestlé, Coca Cola, Danone y Pepsico contienen una cantidad de azúcar cercana a los 5 gramos por 100 ml, en su presentación más común (botellita de 300 ml) por lo que al consumirlas, los niños ingieren hasta 15 gramos de azúcares añadidos (3 cucharadas cafeteras). Esta cifra es cercana a la cantidad máxima recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para proteger la salud en los niños pequeños que es de 19 gramos al día (aproximadamente 4 cucharadas cafeteras).

Irónicamente, quienes deben defender nuestros derechos, como son los diputados y diputadas, se aliaron a la industria refresquera para bajar el impuesto atentando, en especial, contra la salud de los niños en México, en un país donde tenemos las más altas cifras de sobrepeso y obesidad en el mundo. Se estima que uno de cada tres niños mexicanos nacidos a partir del 2010 desarrollará diabetes en su vida y los diputados y diputadas están contribuyendo a ello. Los legisladores están actuando a favor de las refresqueras y en contra de la salud de la población, especialmente de los niños pequeños.

Al reducir el costo del IEPS para estos productos, son más accesibles para niñas, niños y adolescentes, y los  incentiva para que los consuman de manera cotidiana.

Esta decisión de los diputados del PRI y PAN, se tomó sin considerar estudios donde se evidenciaba la disminución en el consumo de refrescos  que se había dado a raíz del gravamen.

Uno de estos estudios fue  realizado por investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública y la Universidad de Carolina del Norte, para conocer el impacto del impuesto de 1 peso aplicado a bebidas azucaradas, y reveló que el consumo de dichos productos disminuyó hasta 12% en 2014, año en que el gravamen entró en vigor.

Ahora la decisión final está en la cancha de los Senadores, ¿se comprometerán por la salud de los mexicanos o sucumbirán ante la Industria Refresquera?... Señores Senadores, ustedes tiene la palabra.

Comentarios

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Alianza por la Salud Alimentaria

You are here