Opinión

Patricia de Obeso

Coordinadora en México del Instituto para la Economía y la Paz (Institute for Economics and Peace)