Opinión

Miroslav Lajčák

Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas