Estrés navideño

Nación 24/12/2015 02:14 Arturo Vega Actualizada 11:02

Tristeza y desgano son características de esta condición; detalla que entorno familiar puede ayudar a salir del conflicto

[email protected]

La tristeza y el desgano asociado con los días grises y fríos de invierno, el estrés navideño por el ritual de compras y el bombardeo de anuncios de felicidad, así como la falta de metas cumplidas al finalizar el año, pueden provocar en las personas una “depresión navideña” o “estacional”, explicó la investigadora de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Georgina Montemayor.

En entrevista con EL UNIVERSAL detalló que este tipo de depresión se puede atribuir a una mezcla de tres factores: un desbalance bioquímico en el cerebro; la falta de luz o sol, que disminuye la producción de serotonina, provocando en las personas tristeza y sueño, y el estrés navideño.

“Toda la gente está de compras y hay un agotamiento que también puede ocasionar un estado de tristeza, o bien los recuerdos de otras navidades, porque tenemos la idea de que todo tiempo pasado fue mejor”, también son factores que pueden incidir.

La especialista lamentó que en México no existen estadísticas sobre este padecimiento; sin embargo, sí se sabe que en la época decembrina las personas toman decisiones de manera abrupta, por lo que el riesgo de un suicidio podría incrementarse.

“La tristeza y el desgano son rasgos de la depresión navideña. La gente desganada, que quiere dormir todo el día o que no tiene hambre presenta síntomas de esta condición”.

De acuerdo con la investigadora, en Estados Unidos y Europa este fenómeno se presenta entre 15% y 20% de la población. “México siempre se posiciona en buen lugar en los estudios de felicidad, aparentemente somos un pueblo muy feliz. Esperaría que hubiera un índice alto de depresión en regiones con mucha pobreza, pero el respaldo familiar ayuda a superar la tristeza”.

Georgina Montemayor agregó que el entorno sicológico puede influir en este padecimiento, es decir, hay quienes caen en depresión por saber que termina un ciclo y no lograron cumplir sus expectativas, lo que baja la autoestima y el valor personal.

“En este marco sicológico se mezcla la melancolía, enfrentar la Navidad con el recuerdo de una persona querida que ya no está, o en las familias donde los hijos están lejos de casa y no regresan para estas fechas. Según el tipo de depresión es el rango de malestar que puedes tener”.

La investigadora de la UNAM expuso que una manera de atender estos problemas en este periodo navideño y de Año Nuevo es tener cuidado con las decisiones importantes, como terminar relaciones sentimentales o laborales, o querer empezar una nueva vida, porque existe el riesgo de no cumplir con los objetivos.

“Si te sientes triste debes tener cuidado incluso con los deseos de Año Nuevo. No basta con desearlos sino con tener una estrategia para llevarlos a cabo, saber que en este momento de tu vida son accesibles y posibles”.

Comentó que la tradición de pedir 12 deseos debería reducirse para poder construir logros a lo largo de tu vida, y recalcó que la solución más eficiente ante la depresión navideña es atenderse con un especialista.

“La tristeza es un sentimiento que es muy difícil abandonar. Hay estructuras asociadas en el cerebro que nos llevan a un círculo vicioso que necesita medicamento y terapia. Lo que se tiene que hacer es buscar a un especialista y en el Instituto de Psiquiatría de la UNAM pueden llegar a urgencias para pedir atención inmediata”, indicó.

Temas Relacionados
Estrés navideño Navidad 2015 unam

Comentarios