Siembran felicidad para los mexicanos

Conafor prevé venta de 2 millones de árboles navideños; de ellos, 850 mil son nacionales y el resto importados
Don Arnulfo Sosa Manjarrez, integrante de Vivero Forestal de Árbol de Navidad A.C., explica que en el terreno de esta asociación se pueden plantar de ocho a 15 mil pinos navideños (JULIÁN SÁNCHEZ)
18/12/2015
02:15
Julián Sánchez
-A +A

[email protected]

Hace siete u ocho años los vio nacer. Este mes sabe que a varios ya no los volverá a ver. Cortarlos de su madre tierra le entristece, pues después de tanto tiempo les tomó cariño, pero tiene la certeza de que esos árboles llegarán a un hogar para dar felicidad a una familia.

Don Arnulfo Sosa Manjarrez toma a su nieto de la mano y observa cómo cortan del tronco uno de los pinos vikingo y un oyamel que estuvieron alimentándose de esa tierra donde él puso las semillas y ahora, convertidas en pinos de casi dos metros, acepta “con un poco de tristeza” que se los lleven.

“Yo hablo con los pinos desde que comienzan a crecer, son como unos hijos. Les digo que los cuido y que se tienen que poner bonitos. Y cuando se los tienen que llevar, les digo que llegarán a darle felicidad a unos niños y a sus papás”, confiesa don Arnulfo, quien junto con otras 39 personas se dedican a la plantación de los llamados árboles de Navidad en unos terrenos autorizados para esa actividad en Lomas de Tepemecatl, en Santo Tomás Ajusco, delegación Tlalpan.

En Vivero Forestal de Árbol de Navidad A.C., Sosa Manjarrez explica que para poder cortar un pino deben pasar de siete a ocho años, en los que se les debe cuidado, con procesos de fertilización, riego, así como cuidar que no los invada alguna plaga.

“El vivero está para plantar de ocho a 15 mil árboles. Somos 40 productores, unos siembran 3 mil o 4 mil. No sólo uno de nosotros tiene toda la producción, somos esos 40 quienes tenemos partes de esta tierra que comprende 70 hectáreas. Unos tienen media o una hectárea, pero a todos nos gusta esto y ayudamos a la conservación y a crear oxígeno, porque en cuanto se corta un pino ya estamos sembrando otro para reponerlo”, comenta don Arnulfo.

La Comisión Nacional Forestal (Conafor) estima que para el cierre de este 2015 serán más de 850 mil arbolitos, procedentes de plantaciones nacionales, los que serán adornados esta Navidad en hogares mexicanos.

Detalla que el consumo nacional de estas especies es de cerca de 2 millones, de los cuales, más de 850 mil son producidos en México y el resto importados de Estados Unidos y de Canadá, lo cual el organismo considera que “lejos de verse como desventaja es una oportunidad para los productores mexicanos de invertir en ese tipo de negocios verdes”.

La Conafor resalta que “desde hace 50 años se realizan estas plantaciones en el país, las cuales son específicas para ese fin, con lo que no tienen ninguna afectación al medio ambiente, sino que, por el contrario, en su crecimiento se provee de servicios ambientales como oxígeno, agua, protección del suelo, entre otros, así como la generación de empleos a familias que viven en los bosques”.

Para la comercialización, tienen mayor oportunidad estados con áreas de producción cercanas a grandes centros urbanos, como Guanajuato, Estado de México, Puebla, Michoacán, Veracruz, Distrito Federal, Puebla y Tlaxcala.

Algunas de las especies que se producen en esas entidades son: pinus ayacahuite (pino blanco o vikingo), pinus greggii (pino prieto), pinus cembroides (pino piñorero), pseudotsuga menziessi (pseudotsuga, cahuite y del tipo pinabete).

Leonardo Navarrete, jefe del Centro de Apoyo para el Desarrollo Rural (Cader), de la delegación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) en el Distrito Federal, señaló que en la capital del país se tienen unos 280 mil árboles de Navidad, pero por los propios ciclos de vida de los pinos, no se comercializan todos en un mismo año, sino por sus etapas de desarrollo, por lo que este 2015 se estima que están a disposición para su venta unas 30 mil unidades.

Información de la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales (Red Mocaf) destaca que se debe impulsar la producción nacional pues, según sus cifras, se importa 50% de los 2 millones de árboles de Navidad referidos por Conafor.

Carlos Pérez, presidente del Consejo de Vigilancia de la red y pequeño productor de Puebla, indicó que los pequeños productores enfrentan retos como el hecho de que un segmento de los consumidores en México los compra sintéticos o naturales, pero canadienses o estadounidenses, por tener mayor durabilidad.

Mantente al día con el boletín de El Universal