4

"Convertimos en ciencia lo que nos imaginamos"

Historia. Jorge, Denzel y Santiago logran tercer lugar en robótica en Qatar
Denzel del Ángel (izq.) y Jorge Cruz (cen.), niños ganadores de la Olimpiada Mundial de Robótica, externaron sus deseos de seguir participando en este tipo de eventos (ADRIÁN HERNÁNDEZ. EL UNIVERSAL)
12/12/2015
03:40
Alejandra Canchola
-A +A

[email protected]

Jorge, Denzel y Santiago pusieron el nombre del país entre los mejores participantes de la World Robot Olympiad (WRO), realizada en Qatar este año: obtuvieron el tercer lugar. “Escuchar ‘México’ te pone a pensar que ahora puedes hacer lo que sea, lo que tú quieras”, relata Jorge Cruz, uno de los ganadores, en entrevista con EL UNIVERSAL.

Estos adolescentes de 15 años superaron todos los límites de su entorno, como Denzel, quien tiene el síndrome de Asperger y ahora es, junto a sus dos compañeros, un genio de la robótica a nivel mundial. Aunque van a escuelas diferentes y fueron distintos los motivos por los que llegaron a RoboTecnia, la escuela donde iniciaron sus talleres de robótica, estos jóvenes talento supieron formar un equipo incluyente y responsable, que obtuvo el triunfo.

Sus entrenadores los invitaron a participar en el torneo. “Hicieron una junta, llamaron a nuestros padres y les contaron lo del WRO y les preguntaron si podíamos entrar y sí, nos autorizaron”, comenta Denzel.

Aunque la invitación para asistir al torneo se platicó en 2014, fue hasta febrero pasado —fecha en que se dieron a conocer los lineamientos para el desafío de este año— que empezaron a trabajar. Realizaron tres modelos para todas las etapas: el primero fue a la competencia regional, el segundo un poco más rápido, a la etapa nacional y fue un tercero el que llevaron a Qatar.

“Hubo tres. El primero tenía una caneta arriba del robot, lo que hacía era bajar con engranes, bajaba lento y tomaba las piezas de competencia; en el segundo cambiaba el mecanismo para que fuera un poco más rápido. El último es totalmente diferente, el succionador está inclinado, lo que hace que, cuando vea los cubos, con las llantas y los engranes, tome las piezas sin detenerse”, explica Jorge.

El equipo diseña sus modelos deforma totalmente didáctica, según Jorge, el modelo surge de la imaginación de los tres integrantes: “No hacemos dibujos ni nada, lo que nos llega a la mente lo vamos haciendo, empezamos a cambiar cosas ya con las piezas puestas, nos ponemos a ver qué falta y dónde cambiarle”, detalla.

El robot, para tomar las piezas, tiene medios motores en las llantas, lo que hace que éstas giren y puedan jalar los cubos. El cerebro del robot ejecuta el programa que los mismos jóvenes hicieron, con el que reconoce los cubos que, según su color, recogerá o dejará en la pista. El modelo cuenta con un sensor especial, que registra el color desde una distancia mayor al cubo.

“Versus”, el equipo conformado por Jorge Cruz, Denzel del Ángel y Santiago Gamboa, se preparó para presentar el desafío que consistió en realizar 150 puntos en el menor tiempo posible. “Este robot lo deben llevar desarmado, y además, ahí les ponen una regla sorpresa, algo que no han practicado ellos, que se les ocurre a los organizadores”, comenta su entrenador Jorge Hernández.

Su experiencia en Qatar estuvo llena de emociones. “Aunque fue puro entrenamiento, estábamos preocupados porque fallaba un poco el modelo”, recuerda Denzel. En las rondas finales clasificaron, primero, en sexto lugar; después en primero y en la tercera ronda consiguieron traer a casa el trofeo de tercer lugar.

“Versus” logró el triunfo al hacer todos los puntos en 49 segundos. “Ahí empatamos con Rusia y Taiwán, cinco equipos hicieron 150 puntos y ahí fue donde el ranking quedó por tiempos”, señala su entrenador. Para recibir el trofeo, subieron al estrado con el tradicional sombrero de charro y ondeando la Bandera de México.

Estos jóvenes han encontrado su motivación por la robótica y este tipo de competencias porque utilizan legos, pequeñas piezas de plástico para armar y construir. Así que todo inicia como un juego de motricidad y el ingenio hace que se convierta en ciencia.

“Me interesé en esto de la robótica desde el año 2012. Desde que era chico, me encantaba jugar con Legos, me gustaba armar cualquier cosa, pero siempre con Legos; entonces, un día salí de la primaria y vi un letrero que decía Robótica con Legos, yo me interesé en venir porque era con algo que conocía y también porque era hacer robots”, comparte Denzel.

Jorge Cruz desea continuar con esta actividad, le gustaría estudiar mecatrónica: “Yo iría a la competencia hasta siempre, siempre volvería a ir, de hecho llevo tres años en este tipo de competencias, he ido a Indonesia, a Rusia y esta vez a Qatar”, afirma.

La World Robot Olympiad se organiza en Asia desde el año 2004, participan jóvenes desde los nueve hasta los 23 años de edad, provenientes de 49 países de los cinco continentes. Es el cuarto año consecutivo en que México no sólo participó con gran talento sino con arrojo.

Mantente al día con el boletín de El Universal