"Cofepris no acabará con prohibicionismo"

El organismo desconcentrado de la Secretaría de Salud informó ayer que los permisos que se emitieron son en estricto apego a la sentencia de la Corte
Permiso que la Cofepris entregó ayer a los cuatro beneficiados (ESPECIAL)
12/12/2015
02:37
Julián Sánchez
-A +A

[email protected]

Las autorizaciones que otorgó la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) a cuatro personas para el uso recreativo y lúdico de marihuana no abre la puerta para acabar con una política prohibicionista, sólo se cumple con un mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), expuso Patricio Caso, coordinador de asesores del titular de ese organismo, Mikel Arriola.

El organismo desconcentrado de la Secretaría de Salud informó ayer que los permisos que se emitieron son en estricto apego a la sentencia de la Corte y dentro del periodo otorgado por el juez 11 de Distrito en Materia Administrativa para dar cumplimiento al mandato del Poder Judicial.

El pasado 4 de noviembre, ministros de la Primera Sala de la SCJN declararon inconstitucional la prohibición total para uso personal de marihuana, otorgando un amparo que abrió la puerta para el “autoconsumo” del enervante, con el argumento de que se debe respetar el derecho a la libre personalidad.

Patricio Caso indicó en entrevista con EL UNIVERSAL que el papel que desempeña la Cofepris no es “abrir las puertas” a los permisos para acabar con una política prohibicionista, pues su actuar es de autoridad ejecutoria.

“La Cofepris lo que tiene que hacer es actuar dentro del marco legal que determina el Congreso, de acuerdo con la reglamentación, pero es lo que nos diga el Congreso.

“Mientras la marihuana siga siendo una sustancia prohibida, el actuar de la Cofepris es constreñida a esto.

“En este caso, en el salvo conducto del Poder Judicial que nos mandató emitir autorizaciones, nosotros en absoluto respeto lo emitimos, no somos una autoridad que determine la política de drogas en este país, en la prohibición o no de una sustancia como la marihuana, le corresponde de manera exclusiva al legislativo y nosotros ejecutamos”.

Restricciones y permisos

Caso explicó que los ciudadanos en cuestión podrán sembrar, cultivar, cosechar, preparar, poseer y transportar marihuana, exclusivamente con fines de autoconsumo.

Detalló que los alcances de los cuatro permisos que mandató la Corte a la Cofepris tienen cuatro grandes componentes, “lo primero es que se autoriza realizar actividades relacionadas con el consumo personal para fines lúdicos de esa yerba”.

En segundo, excluye de manera expresa el comercio y suministro a terceras personas. Es decir, no pueden darle a alguien más a título gratuito. Los titulares de los registros no pueden darle la planta, ni dejarlos fumar de la que ellos estén consumiendo.

Se protege también a terceros, como lo mandató la Corte. Está prohibido consumirla frente a menores de edad, frente a mujeres embarazadas o en presencia de terceras personas que no den su consentimiento.

La cuarta disposición es que se otorgan las autorizaciones por un tiempo indeterminado, porque la Corte no señaló que debe tener una vigencia y porque la Ley General de Salud señala que cuando no hay periodo establecido en la norma para un tipo de autorización, las mismas se deben avalar por un tiempo indeterminado.

Sólo cantidades necesarias

Patricio Caso comentó respecto a las cantidades que pudieran producir las cuatro personas beneficiadas que “la autorización a través de la sentencia, no establece un parámetro numérico, pero lo que sí estipula es un parámetro respecto al objeto de las actividades a realizar. Y lo que dice es: tú únicamente puedes sembrar todo aquello que sea necesario o lo que estimes que sea suficiente para tu propio consumo.

El coordinador de asesores de Mikel Arriola expuso que “no es si son cinco, 15 o 45 gramos o un kilo o medio kilo, pero lo que siembren y posean tiene que explicarse en términos de su propio consumo.

“Eso establece una barrera, no en una línea específica, pero sí puede haber parámetros no racionales y eso lo tendría que juzgar el Ministerio Público”, recalcó.

Expuso que “si ellos sembraran o lo suministraran por ejemplo, ya no caerían dentro del ámbito de autorización de la Cofepris, ni dentro del ámbito de protección de la sentencia de la Corte, y por lo tanto se colocarían en el supuesto de cualquier otro ciudadano y serían sujetos a responsabilidades que el Ministerio Público determinara, que pueden ser penales”.

¿Conforme a qué características o circunstancias pueden producir la marihuana los beneficiados?

—Podrían sembrar en casa o en algún espacio que ellos pudieran tener. Podrían preparar sus dosis y consumirlas. Es decir, no existe una regulación específica respecto a este proceso, y lo que la Corte les reconoció es el derecho a hacerlo, igual podrían sembrar cualquier otra planta.

¿Cómo pueden obtener las semillas y sembrarlas?

—La Corte fue omisa, no se metió en este tema y nuestra resolución tampoco. La sentencia de la Suprema Corte al definir marihuana, concluye dentro del concepto de marihuana a la semilla. Ellos pueden realizar actos relacionados con la semilla también entendiendo como parte de la droga.

Ahora la pregunta en la semilla primigenia, que es la que ha surgido, la Corte no lo mandata y por lo tanto la resolución de la Cofepris tampoco se mete en el tema, porque es seguir más allá de lo que la SCJN nos está diciendo, concluyó.

Mantente al día con el boletín de El Universal