Normalistas. Ligan a vocero de los estudiantes con 'Los Rojos'

'El Cepillo', jefe de sicarios de 'Guerreros Unidos', asegura que nunca les dijeron que eran alumnos, sino sicarios. Añade que no matan gente inocente, sino a puro culpable, violador, secuestrador
Tras ser llevados al basurero de Cocula, zona utilizada por Guerreros Unidos para practicar tiro, los sicarios interrogaron a algunos de los jóvenes e indicaron que su presencia en esa zona se debía a que Bernardo Flores 'El Cochiloco' los llevó.(ARCHIVO)
02/12/2016
03:10
Dennis A. García
-A +A

“¡Ya ves Cochiloco, por tu culpa está pasando esto!”, gritó un normalista a Bernardo Flores Alcaraz la noche del 26 de septiembre de 2014 en el basurero de Cocula.

En la entrevista con la perito sicólogo de la Procuraduría General de la República (PGR), Felipe Rodríguez Salgado El Cepillo, jefe de sicarios de Guerreros Unidos, detalla parte de lo ocurrido aquella noche en Iguala, Guerrero. Su declaración sobre El Cochiloco coincide con la de otros integrantes de Guerreros Unidos, quienes señalaron a Flores Alcaraz como integrante del cártel con el que se disputan esa zona Los Rojos.

Video

Normalistas. Ligan a vocero de los estudiantes con 'Los Rojos'

'El Cepillo', jefe de sicarios de 'Guerreros Unidos', asegura que nunca les dijeron que eran alumnos, sino sicarios. Añade que no matan gente inocente, sino a puro culpable, violador y secuestrador

Durante su intervención con la perito, El Cepillo también menciona a otra persona llamada Omar Vázquez Arellano, uno de los sobrevivientes de esa noche y ahora vocero de los normalistas.

Los registros de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, señalan que Omar no tiene matrícula como alumno de esa institución con ninguno de los cuatro nombres que utiliza, no obstante, durante los hechos de Iguala, Guerrero, se ostentaba como parte del Comité Estudiantil.

—Me dice Nava (César Nava, subdirector de la policía de Cocula) —comenta El Cepillo.

—“Te acuerdas del enfrentamiento en Carrizalillo entre Los Rojos y Guerreros Unidos, aquí anda su hermano en una Urvan, anda con los ayotzinapos”.

En el estudio sicológico realizado el 16 de enero de 2015, el cual fue videograbado y del que EL UNIVERSAL tiene copia, Rodríguez Salgado dijo que interrogó a El Cochiloco por lo que le había gritado uno de los normalistas.

—¿Oye Cochi, quién te mandó?

—Me mandó El Carrete (Santiago Mazari)

—¿Y ese de dónde es?

—De Cuernavaca

El Cepillo asegura que El Cochiloco le dijo que le dieron dinero al director de la escuela de Ayotzinapa para mandar a los estudiantes “para tumbar” la plaza de Iguala.

—¿Y tú qué eres? —preguntó el jefe de sicarios a El Cochiloco.

—También soy sicario.

En la entrevista con Felipe Rodríguez comenta que esa noche del 26 de septiembre “sentía un poco de coraje porque decían que no eran sicarios”, pero asegura que El Cochiloco era el enlace con Los Rojos.

“Si eran sicarios, tampoco se portaron bien. A nosotros nunca nos dijeron que eran estudiantes ellos, no se quejaban, no decían nada. Nosotros no matamos inocentes, matamos a puro culpable, violador, secuestrador”, dijo a la servidora pública de la PGR.

Luego de los hechos, El Cepillo salió de Cocula para evitar su detención, estuvo en Cuernavaca 15 días, luego fue a Coahuila, decidió pasar a Estados Unidos donde estuvo 15 días y fue deportado. Regresó a Coahuila, luego a la Ciudad de México y regresó a Morelos hasta su captura.

Su declaración coincide con la de Miguel Ángel Landa Bahena El Duvalín, que se encuentra en la segunda parte del expediente que tiene abierto la PGR.

También señala que El Cochiloco dijo que fueron a Iguala por instrucciones de José Luis Hernández Rivera, director de la escuela normal rural, quien tenía relación con Los Rojos.

Tras ser llevados al basurero de Cocula, zona utilizada por Guerreros Unidos para practicar tiro, los sicarios interrogaron a algunos de los jóvenes e indicaron que su presencia en esa zona se debía porque Bernardo Flores los llevó.

En el expediente por el caso Iguala se menciona que Flores Alcaraz aseguró a los criminales que estaban ahí por órdenes de un líder de Los Rojos que se lo había pedido al director de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos.

En la versión pública del expediente, Jona-than Osorio Gómez, El Jona, uno de los detenidos señalado como autor material de la desaparición de los normalistas, refiere que El Cochiloco era parte de Los Rojos; sin embargo, no ha sido comprobado por las autoridades que hubiera infiltrados en los normalistas.

Mientras que en su declaración, Sidronio Casarrubias Salgado, líder de Guerreros Unidos, aseguró también que en el grupo de normalistas iban infiltrados 17 integrantes de la organización de Los Rojos.

Según el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, al chofer de la unidad 1531 de Estrella de Oro lo llevaron a una casa de seguridad, ahí le mostraron una fotografía de Bernardo El Cochiloco.

“En su declaración dice que le pusieron la fotografía de Bernardo Flores para ver si lo identificaba, pero no consta en el expediente que se le pusiera ninguna fotografía de posibles perpetradores”, indica el documento.

“Me llevaron a una casa de dos pisos de color blanco con portón negro que se encontraba a 15 minutos de donde me agarraron, siendo en el centro, en la zona del centro de la ciudad de Iguala… al llegar me sentaron entre dos policías encapuchados y salió un señor con camisa blanca y pantalón negro, el cual se veía con el cuerpo de una persona que hace ejercicio…”, declaró el chofer de la unidad 1531. Luego fue liberado.

En la investigación del GIEI se indica que Bernardo viajaba en el autobús 1568. Ahí, los normalistas y maestros que llegaron en auxilio encontraron una credencial del estudiante.

“Subimos al tercer autobús para ver la desgracia, vimos el pasillo lleno de sangre. En el asiento, en el primer asiento estaban los cuajos de sangre y la credencial del compañero Cochiloco y lo que era en la parte de la ventanilla del chofer vimos pedazos de carne”, declaró uno de los normalistas.

La información que obra en el expediente señala que El Cochiloco mantuvo comunicación con Omar la noche del 26 de septiembre de 2014 para pedirle apoyo por el primer percance.

Junto con otros normalistas, Omar se trasladó de Ayotzinapa a Iguala, Guerrero, en una camioneta Urvan. Al grupo de Los Bélicos lo identificaron como parte de la organización de Los Rojos y fue cuando los agredieron con armas de fuego por segunda ocasión.

Al cuestionar la perito de la PGR sobre por qué acepta la entrevista, El Cepillo indica que es para que se aclaren las cosas y que la investigación llegue al fondo.

“Que ese numerito que tienen, que dicen que eran estudiantes, que se vea si son o no [alumnos de Ayotzinapa] porque yo siento que eran sicarios, puesto que en ningún momento nos dijeron que eran normalistas”, indicó.

Cuando Omar acude a rendir su testimonio ante la PGR, lo hace con Vidulfo Rosales y Francisco Cox, integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que en ese momento dijeron ser sus abogados defensores.

Mantente al día con el boletín de El Universal