“No quiero ir a la universidad”

Nación 28/07/2016 02:14 Javier Garduño Actualizada 15:26

Joven narra cómo la golpearon mientras estaba en un baño de la Universidad

jus[email protected]

Angélica es egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Era oyente en un curso de fotografía cuando fue atacada por un desconocido en el baño de mujeres. La golpeó en la cabeza con la paleta de una banca y resultó herida. Aunque se recuperó, ha ido a terapia sicológica porque aún siente miedo cuando tiene que entrar a un baño público.

Acepta contar su testimonio bajo el nombre supuesto de Angie. Ese 17 de febrero ella iba a clases de cuatro a ocho de la noche. Al salir “quise pasar al sanitario y  entré al que está en el edificio A. Eran las siete y media: la clase terminó un poco antes. Estaba frente a los espejos. Volteé hacia la izquierda donde está el descanso de las escalera. Fue cuando lo vi... él me volteó a ver... justo estaba cerrando mi mochila cuando traía la paleta de una banca y me pegó en la cabeza, del lado izquierdo.

“Me aturdí, pero sólo unos segundos, y grité: ‘¡No, no!’ Me asusté muchísimo, nunca dejé de gritar. No tenía escapatoria ni a dónde correr. Salí hacia la explanada, con una mano agarré mi mochila y bajé gritando: ‘¡Auxilio, auxilio!’... Él subió las escaleras y se acercaron otros compañeros. Uno de ellos me revisó y dijo que estaba sangrando. La sangre estaba llegando al cuello. Después llegaron unos señores de seguridad y preguntaron: ¿Qué te pasó?, y dijeron: ‘No fue nada grave’. Lo minimizaron.

“Luego preguntaron: ‘¿Hace  cuánto pasó?’; me dijeron ‘Uyyy no... ya dejaste pasar mucho tiempo. Se me hizo absurdo que hayan actuado así. También le pasó a otra chica en el mismo baño: al parecer fue el mismo sujeto, pero el tipo le jaló su mochila y ella corrió tras él. Lo enfrentó, le tomó una foto y la subió a Facebook, a una página que se llama ‘No me quiero morir en polakas’, por eso sabemos quién es”. Supuestamente el responsable es un estudiante de la Facultad de Ingeniería”.

Para su atención llamaron a una ambulancia. En el Hospital de Xoco el especialista diagnosticó una pequeña fisura. La médico legista determinó que por los daños era una herida que sana en menos de 15 días. En el Ministerio Público (MP) dijeron que no ameritaba una denuncia, que quedaba en sanción administrativa y que fuera al juzgado cívico.

“El primer día estuve dos horas en el MP, en Coyoacán una hora, en Xoco tres, cuando volví al MP fue otra hora y decidí no ir al juzgado porque como no sabía qué intenciones tenía ese sujeto, yo me estaba exponiendo y no me sentí respaldada por las autoridades. La sanción para él era una multa y con una multa no repara el daño emocional ni sicológico”.

El supuesto responsable fue presentado ante el Ministerio Público y argumentó que se le difamaba, no lo detuvieron porque decían que aunque lo reconocía y la otra chica también, no era suficiente. Fui con el abogado de la UNAM y declaré los hechos. Un mes después me llamó porque tenía que presentarme en el Tribunal Universitario y me dijo que tenía que ratificar mi denuncia. Ahí me enteré que hubo una tercera chica agredida.

“Fui a la audiencia. Estaba él en una sala para juicios y yo en otra, cuando iba a ser mi turno me dijo el abogado que lo representaba me dijo: ‘Ya puede pasar’. Ya habían pasado las otras dos chicas. Dijeron que era un derecho de él que pudiera verme y hacerme preguntas. Hasta ahorita no sé si siga estudiando o ya lo expulsaron. “No quiero ir a la Universidad, la verdad, me parece un sitio inseguro”.

Temas Relacionados
Violencia en universidades

Comentarios