Decomisa Cofepris 4.7 millones de cigarrillos pirata

Efectúa operativo con SAT y PGR en puertos de Lázaro Cárdenas y Chetumal

Los cajetillas decomisadas carecían de leyendas reglamentarias y fechas de caducidad, y estaban en un idioma diferente al español (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
Nación 22/12/2015 02:32 Astrid Rivera Actualizada 02:32

[email protected]

En un operativo conjunto, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) decomisó 4.7 millones de cigarrillos pirata en las aduanas de Lázaro Cárdenas, Michoacán, y Chetumal, Quintana Roo.

Con esta cantidad de piezas resguardadas la Cofepris ha decomisado 270 millones de cigarrillos en lo que va de la actual administración federal.

En el marco de la campaña “Juntos contra la Ilegalidad”, la Cofepris, en coordinación con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y la Procuraduría General de la República (PGR) aseguraron cigarrillos de las marcas Jaisalmer y Alamo, los cuales pretendían ser introducidos al mercado sin los pictogramas y las advertencias sanitarias que exige la Ley General para el Control del Tabaco.

La dependencia detalló que las etiquetas de los cigarros carecían de la leyenda “para su venta exclusiva en México”, además de que traían mensajes en idioma diferente al español, no presentaban identificación del fabricante y no todas las cajetillas contaban con número de lote y fecha de caducidad.

Los inspectores sanitarios y fiscales abrieron algunas cajetillas y constataron, a primera vista, que en la elaboración de los cigarrillos existen malas prácticas y son utilizados “materiales extraños”.

Pictogramas de advertencia. La última ronda de pictogramas que la industria tabacalera debe imprimir en las etiquetas de las cajetillas de cigarros entró en vigor el pasado 23 de marzo de 2015, la cual establece que se debe alertar a los fumadores acerca del riesgo de síndrome de muerte súbita infantil y uno más tiene la obligación de advertir sobre el riesgo de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), ambos provocados por el tabaquismo.

Las cajetillas deben contener leyendas como “este producto contiene nicotina, sustancia altamente sicoadictiva. Amoniaco, sustancia tóxica que facilita la absorción de nicotina, manteniendo la adicción. Este producto puede contener plomo”, explicó la dependencia.

Continuará la vigilancia. Con los 4.7 millones de cigarros incautados en estas dos aduanas para prevenir riesgos a la salud pública, la Cofepris ha alcanzado la cantidad de 270 millones de cigarrillos en la presente administración federal.

Las autoridades federales advierten que continuarán vigilando el mercado y monitoreando los puntos de entrada al país de mercancía ilegal, para proteger la salud de la población, evitar daños al fisco y preservar el Estado de derecho.

En el país hay 17 millones de fumadores, 11% de los cuales son menores de edad, de acuerdo con cifras oficiales.

EL UNIVERSAL publicó en marzo de este año que la decisión del gobierno federal de aumentar el impuesto y el precio del tabaco, para reducir el consumo de este producto, incrementó el tráfico de cigarros que transita de forma “hormiga” desde Paraguay por la frontera sur, especialmente por Belice, a través de la zona libre en Chetumal, Quintana Roo.

De acuerdo con la Cofepris, el tráfico de cigarros representa ganancias por más de ocho millones de dólares anuales, aunque la cifra podría ser superior, puesto que es difícil cuantificar este fenómeno, el cual tomó impulso en 2010.

Comentarios