Calzada: renegociar TLC, injusto para campo

México diversifica sus mercados a China y Medio Oriente, afirma; agroproductores han logrado un superávit en balanza comercial
José Calzada Rovirosa Titular de la Sagarpa (SAGARPA)
08/12/2016
03:03
Astrid Rivera
-A +A

 

Video

Calzada: renegociar TLC, injusto para el campo

México diversifica sus mercados a China y Medio Oriente afirma; agroproductores han logrado un superávid en balanza comercial

CANCÚN, QR.— Una renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sería “injusta” para los productores, quienes en los últimos 20 años han incrementado su productividad al lograr aumentos en las exportaciones hacia Estados Unidos, que el año pasado alcanzaron un valor de 22 mil millones de dólares, cifra seis veces mayor a la reportada en 1994, afirmó José Calzada Rovirosa, secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

En entrevista con EL UNIVERSAL el titular de la Sagarpa llamó a los productores a “estar tranquilos” ante los amagos del presidente electo de Estados Unidos Donald Trump sobre la renegociación del TLCAN y confió en que las condiciones comerciales con Estados Unidos permanezcan igual.

“Ellos [los productores] se han esforzado, han trabajado y, reitero, hoy han ido ganando mercados internacionales de manera importante. Honestamente no sé qué temas se propondrían, pero bajo las reglas de hoy México es más competitivo, tiene un comercio muy vigoroso con la Unión Americana, puesto que del total de las exportaciones 82% tienen como destino ese país”.

Resaltó que la relación comercial con Estados Unidos inició muchas décadas atrás y se trata de un mérito de los productores al ir mejorando la calidad de sus procesos.

Hoy en día México exporta diariamente 70 millones de dólares diariamente de alimentos a aquella nación, por lo que “si un país quisiera sustituir las importaciones de alimentos, eso cuesta, porque tienes que traerlos de más lejos y cambiar los hábitos de consumo de tu población”.

El secretario Calzada Rovirosa destacó que México está diversificando su mercado a países como China, al que se le vende carne de cerdo, de res, moras, aguacate, tequila y cerveza, entre muchos otros productos.

Comentó que hace un par de meses productores mexicanos acudieron a la península arábiga, donde lograron vender 150 millones de dólares al comercializar carne de res, garbanzo, miel de agave, miel de abeja y diversos productos más.

Anunció que a partir de hoy y hasta el 10 de diciembre se llevará a cabo la Expo México Alimentaria, Food Show 2016, donde más de 650 productores mexicanos de cerveza, vino, tequila, frutas y hortalizas mostrarán sus productos a compradores de 32 países, con el objetivo de diversificar el mercado.

Aseguró que ante la depreciación del peso frente al dólar el precio de los alimentos se ha mantenido estable, sin embargo, el alza de esta divisa incrementará los costos de producción, situación que atenderán a través de los apoyos que otorga la dependencia federal con programas como Progran, Proagro y Propesca, a fin de facilitar el costo de producción a los productores.

En el marco de la COP 13, el funcionario reconoció el impacto que tiene la agricultura en el medio ambiente, dado que este sector utiliza 70% del agua dulce del mundo, por lo que consideró muy relevante la participación de la agricultura en esta convención.

Destacó que entre las soluciones que se están llevando a cabo para la mitigación de los efectos de esta actividad se encuentran la tecnificación de los sistemas de riego, así como la recuperación de suelos que hayan sido degradados por el uso intensivo de fertilizantes y por el clima.

Con Trump como presidente de Estados Unidos, ¿están pensando tomar medidas en el sector, anticipándose ante este panorama que parece oscuro para México?

—Tenemos un comercio muy vigoroso con Estados Unidos. De las exportaciones totales de México, 82% van allá, por muchos motivos; culturales, de cercanía, de gustos similares, de bienes y servicios que se intercambian fácilmente a través de los más de 50 puntos fronterizos que tenemos entre ambas naciones, de los 3 mil 200 kilómetros de frontera que tenemos. Y es una cuestión que no empezó ayer, sino hace muchas décadas.

En el ámbito de la agricultura o agroindustria, México en 1994 exportaba a Estados Unidos 4 mil millones de dólares, más o menos, de alimentos. El año pasado exportamos 22 mil millones de dólares; es decir, crecimos seis veces más; es un intercambio comercial muy sustantivo. Nosotros, diariamente, exportamos 70 millones de dólares diarios de alimentos a aquel país. Nosotros también somos grandes compradores, no solamente grandes vendedores; somos el principal mercado para el maíz amarillo de Estados Unidos, el principal mercado para el arroz, un gran mercado para la soya, uno de los principales mercados para la alta fructosa.

Esa es la dinámica que se genera en nuestros países: que hoy, por primera vez en 21 años, tenemos una balanza superavitaria, es decir, hace 20 años importábamos más de lo que exportamos. El año pasado, por primera ocasión en 21 años, exportamos más de lo que importamos.

Diversificar el mercado, el reto

Ante los amagos del presidente electo Trump de limitar el comercio con México, ¿no ve ningún riesgo para los productores de que ese comercio vigoroso se vea mermado?

—Yo esperaría que las cosas, por lo menos, siguieran igual. Nos ajustamos a lo que dice el tratado, nos ajustamos a las normas sanitarias. Siempre estamos tratando de que en las solicitudes de Estados Unidos, como ellos las nuestras, sean compatibles con las demandas de los consumidores. Pero sí estamos, no obstante, cuidando ese mercado. Sin duda, sí lo estamos tratando de diversificar; fuimos a China, le estamos vendiendo más. ¿Qué le vendemos? Carne de cerdo, de res, moras, aguacate, tequila, cerveza, etcétera. Fuimos hace un par de meses a la península arábiga: Arabia Saudita, Kuwait, Qatar, Dubái, etcétera, y les vendimos 150 millones de dólares de carne de res, garbanzo, miel de agave y miel de abeja, entre otros.

Vamos a tener una gran Expo Agroalimentaria en el Centro Banamex de la Ciudad de México. Ahí van a estar exponiendo 650 productores mexicanos de cerveza, vino, tequila, frutas, hortalizas, etcétera. Y vienen compradores de 32 países. Nosotros consideramos que durante esta feria, estos tres días que va a estar la Expo Agroalimentaria, México puede vender mil millones de dólares, 20 mil millones de pesos de alimentos y diversificarse al mundo. Queremos venderle, por ejemplo, más a Corea, la carne de cerdo; a China, con productos lácteos que estamos enviando, etcétera. Vamos creciendo la red de alimentos de México en el mundo.

¿Una renegociación del Tratado de Libre Comercio sería conveniente para los productores mexicanos?

—La verdad e s que con las reglas que tenemos hoy somos muy buenos. ¿Qué se puede proponer en el futuro? Honestamente no lo sé y no quisiera entrar al terreno de la especulación. Hoy nuestros productores son mucho más productivos, mucho más eficientes de lo que éramos hace 20 años, porque hoy incorporamos a nuestros procesos productivos tecnología e innovación, cadenas de comercialización, cadenas de valor.

Es otra dimensión, es otro tipo de juego, porque hace más de 20 años del TLC fuimos a competir contra dos de los mejores del mundo: Canadá y Estados Unidos bajo circunstancias, con toda franqueza, muy desiguales, porque ellos habían invertido en tecnología, en mecanización, en número de tractores y México, a través de estos 20 años, de varias administraciones, fue invirtiendo poco a poco y hoy somos muy buenos.

Cambiar las reglas sería un poco injusto con nuestra gente. Ellos [los productores] se han esforzado, han trabajado y reitero, han ido ganando mercados internacionales de manera importante con sus productos.

Tranquilidad a los productores

¿Entonces no sería conveniente una renegociación?

—Honestamente no sé qué temas se propondrían, pero bajo las reglas que hay hoy somos más competitivos.

¿Qué les diría a los productores, desde el más grande hasta el más pequeño, ante esta preocupación y amagos en el cambio de reglas?

—Que estén tranquilos, que el gobierno no solamente está de su lado, por supuesto que sí, sino que estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo para que sus productos puedan llegar a los mercados, tanto nacionales como internacionales.

La diversificación, sin duda alguna, es una tarea del gobierno federal. Y tenemos esa instrucción, de buscarlo, de encontrar los canales adecuados y más convenientes para nuestros productores y estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo. Que estén tranquilos, que sigan produciendo con calidad y respetando las normas de sanidad y de inocuidad que nos solicitan actualmente.

¿No hay razón para alarmarse por los amagos de Trump en el sector agroalimentario?

—No sé qué va a pasar más adelante, hay cosas que no sé; lo que sí sé es que debemos hacer bien nuestro trabajo.

Sobre esta coyuntura económica, ¿ha habido volatilidad en los precios de los alimentos? ¿Están tomando medidas?

—Los precios de los alimentos se han mantenido bastante estables. El impacto del dólar sobre el peso nos trae dos reacciones. La primera tiene que ver con que las exportaciones mexicanas de agroproductos se hacen más competitivas hacia el exterior, vendemos más al exterior. Pero también la otra circunstancia es que los costos de producción se incrementan, porque de allá traemos fertilizante, semillas, traemos insumos para el campo. La cuestión de costos de producción nosotros tratamos de atenderla a través de los programas que tenemos en la Sagarpa, como es Progran, Proagro, Propesca, para facilitar el costo de producción a los productores del país.

Que las reglas sigan igual

¿De qué manera impacta esta depreciación del peso frente al dólar en el agro?

—Con más exportaciones.

Hay quien señala que hay una alerta, una emergencia en el sector agropecuario, ¿es real?

—Hay cosas que están en nuestras manos y otras que no. Lo que está en nuestras manos lo tenemos que hacer bien; es decir, producir bien, respetar las reglas del juego para exportar bien, para hacer producir al mercado nacional en condiciones favorables.

¿Esperará a que Trump designe al funcionario que se encargará de estos temas?

—Sí, una vez que se designe a la persona platicaremos con ellos. Honestamente, quiero que las cosas, por lo menos en el ámbito agropecuario, que es el de nuestro haber, de nuestra responsabilidad, permanezcan igual.

¿Cuál es la importancia que tiene la agricultura en el abordaje de la biodiversidad?

—Estoy consciente y nos hacemos responsables por los temas que tienen que ver con el impacto de la agricultura en el medio ambiente de nuestro país. Estamos conscientes que la agricultura utiliza 70% del agua dulce en el mundo; también de que los mares están topados por la ciencia: no hay más a dónde hacerse en términos de los mares. En México es una realidad. No podemos ir más allá, porque estaríamos acabando con los recursos marinos. Estamos también conscientes que la ganadería también impacta de manera importante con emisiones a la atmósfera y también, en muchas ocasiones, con las zonas forestales de nuestro país como en la Selva Lacandona. Tecnificación de agua es una solución justamente para evitar daños a los ecosistemas y a la biodiversidad. Recuperación de suelos que hoy tienen degradaciones por cuestiones del clima, del agua, de la utilización de fertilizantes, etcétera. Es decir, tenemos muchos instrumentos a nuestro alcance.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS