Legalizar armas aumentará homicidios y suicidios: senadores

Ernesto Gándara (PRI) asegura: “no vamos armar a la gente”; Mario Delgado(PRD): “con más armas, más violencia”; Manuel Cárdenas recuerda: “La ley debe proteger la vida”

Nación 10/11/2016 22:24 Juan Arvizu y Alberto Morales Actualizada 22:24
Guardando favorito...

Armar a la sociedad para su defensa lleva al aumento de los homicidios, suicidios, y sirve a los poderosos intereses de la industria que las fabrica, establecieron senadores del PRI y PRD, así como investigadores de la seguridad pública, reunidos en un foro que reacciona  a la iniciativa de Jorge Luis Preciado, del PAN, que propone la autorización legal de portación en los establecimientos del trabajo y en el automóvil particular.

El presidente de la Comisión de Seguridad Pública, Ernesto Gándara Camou (PRI) sostuvo: “No vamos a armar a la gente, sino a fortalecer a las instituciones, pues el combate a la delincuencia corresponde a las organizaciones especializadas”.

A su vez, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Angélica de la Peña Gómez, se declaró de manera rotunda a favor del retiro de armas de fuego en la sociedad.

La perredista de la Peña refirió el pensamiento del filósofo del Derecho Luigi Ferrajoli, que califica como una civilización incompleta a la sociedad que está armada.

Mario Delgado, presidente de la Comisión de Distrito Federal, sostuvo que a más armas corresponde más violencia, y para que el Estado tenga un funcionamiento eficaz en materia de seguridad pública, dijo, se debe evaluar el creciente presupuesto que se programa cada año.

Propuso el retiro de armad e la circulación, y consideró que en México debe haber unos 13 millones de piezas de diversos calibres, lo cual evidencia que buscar la posesión más amplia “es un propósito que tiene detrás enormes intereses”.

Ilona Zsabó de Carvalho, directora del Instituto Igarapé, una organización brasileña que investiga el problema de la seguridad pública en América Latina, dijo que esta es la región del mundo más violenta con 33% de los asesinatos, cuando cuenta con el 7% de la población del planeta.  La explicación incluye la disponibilidad de armas.

Ernesto López Portillo, del Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde), dijo que hay más muertes por niños que tienen accidentes con armas, que por terrorismo,  y apoyó la postura de que en la sociedad no debe haber instrumentos letales, y que el Estado debe ser capaz de retirarlos.

Hans Mathieu, de la Fundación Friedrich Ebert, resumió: una sociedad con más armas genera anarquía, aumenta los homicidios y debilita el estado de Derecho.

Hoy, afirmó Mathieu, “México no es un Estado fallido, y en eso (el senador Jorge Luis) Preciado y sus payasos se equivocan”.

El senador sin bancada Manuel Cárdenas Fonseca, dijo que se debe buscar con la ley la protección de la vida, y si un arma en el domicilio es un riesgo a sus ocupantes, se debe dejar en claro, porque las normas no incluyen la posesión en el trabajo.

Pidió respeto a quienes tienen propuestas distintas a las propias, porque adjudicar calificativos es más favorable a alejar que a acercar posiciones.

 Lisa Sánchez, de México Unido contra la Delincuencia, dijo que la idea de que la gente se arme en su defensa, “nos pone los pelos de punta”, porque es un esquema que confronta a gente de bien contra gente de bien.

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios