Suscríbete

México, un Estado agredido, no fallido: CIDH

El juez Eugenio Raúl Zaffaroni sostuvo un encuentro con senadores

Nación 22/08/2016 23:12 Carina García Actualizada 23:12
Guardando favorito...

Ante senadores de la República, el juez Eugenio Raúl Zaffaroni, de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), rechazó que México sea un Estado fallido, “es un Estado agredido”.

México enfrenta una situación muy negativa en una coyuntura internacional, pero tiene una fortaleza envidiable, aseguró al reconocer empero que hay en el país y varios de la región una suerte de “genocidio por goteo”.

Los jueces integrantes de la Corte se encuentran en nuestro país para celebrar la Quincuagésima Quinta Sesión Extraordinaria y sostuvieron esta noche un encuentro con el presidente de la mesa directiva del Senado, Roberto Gil y legisladores de las Comisiones de Derechos Humanos, Justicia y Relaciones Exteriores Organismos Internacionales.

En ese marco, el juez Zaffaroni dijo haber apreciado en los legisladores “una cierta angustia” sobre la visión que pudiera tener la CIDH sobre los derechos humanos en el país.

Pero si bien consideró que en México no ve un Estado fallido, si ve que en varios países del continente hay un “genocidio regional por goteo” caracterizado por muertes violentas, falta de acceso a servicios de salud y otras carencias.

“Un Estado fallido es un Estado donde una nación es débil y no logra establecer un Estado. En México la nación es fuertísima, con una fortaleza que si hubiese envidia de la buena, es envidiable… De modo que no, Estado fallido no es. Es un Estado agredido, esa es la realidad. Yo lo veo así”.

“Ustedes tienen altísimos índices de muerte violenta, pero no son los únicos. Toda América Latina tiene altísimos índices de muerte violenta” mencionó.

La principal fuente de muerte violenta es la conflictividad entre los excluidos, y a través de esta violencia se genera control social, pero hay otras causas de muerte, como discriminación en la atención de la salud, ausencia de campañas sanitarias oportunas, falta de infraestructura, “inseguridad laboral y algunas otras cosas, yo creo que podemos claramente y sin lugar a dudas estar hablando de un genocidio regional por goteo”.

“No los matamos de golpe, pero por años nos estamos echando una Hiroshima y Nagasaki con paciencia en la región”, aseveró.

En el encuentro, la jueza Elizabeth Odio Benito pidió al Poder Legislativo mexicano trabajar en una ley para crear un organismo que permita el cumplimento cabal de las sentencias de la CIDH.

Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos