Engaño a Peña Nieto, universalización de servicios de salud: FSTSE

El senador Joel Ayala Almeida (PRI), líder de la FSTSE, aplaudió las protestas de los médicos en el país para mejorar las condiciones de trabajo y las calificó de "legítimas"

Foto: Archivo/ EL UNIVERSAL
Nación 29/06/2016 12:19 Juan Arvizu Arrioja, Alberto Morales y Horacio Jiménez Actualizada 22:59
Guardando favorito...

Como un espejismo y engaño al presidente Enrique Peña Nieto, calificó el líder de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), Joel Ayala Almeida, al programa para universalizar los servicios de salud.

En ese sentido, Ayala Almeida, senador de la bancada del PRI, dijo que son legítimas las agitaciones y protestas de los médicos que en el país reclaman mejores condiciones de trabajo para poder brindar un servicio de calidad.

Médicos y paramédicos del país, el pasado 22 de junio, llevaron a cabo marchas de protestas por sus condiciones laborales y de atención a los pacientes, en  más de 80 ciudades de la república, e incluyeron en sus demandas ser provistos de los materiales y medicamentos necesarios para atender a los enfermos a su cargo.

El líder de la FSTSE, en entrevista, dijo que su organización se opone a la universalización de los servicios médicos del IMSS, ISSSTE y de la SSA, porque se trata de un asunto complejo y de difícil realización, en un momento en el cual cada una de las instituciones participantes no ha resuelto sus propios problemas para la atención de sus derechohabientes.

A las complicaciones se debe agregar el recorte de seis mil millones de pesos al Seguro Popular, que de hecho es una disminución al presupuesto de la Secretaría de Salud, al que pertenece este programa, dijo.

Las limitaciones presupuestales graves se han acentuado, dijo Ayala Almeida, al plantear, “como un aviso a tiempo de algo que va al fracaso”, señaló el senador priista.  Remarcó que sus advertencias las formula “con lealtad a las instituciones de la república”.

Previno que el programa de servicios de salud integrados del ISSSTE, IMSS y SSA “es una simulación”, cuando las instituciones o han llegado a brindar atención de mediana calidad; “compartir derechohabientes  es imposible, irreal”.

Pidió que “se vea con seriedad no emprender algo que tiene un problema mayor”, que es el de formalizar, primero,  el empleo para 53 mil médicos, enfermeras y otros empleados contratados en los estados de la república sin contrato ni prestaciones de ley.  A ellos se agregan más de 10 mil plazas para personal que labora en el ISSSTE, lo cual da un gran total de 64 mil plazas que legítimamente reclaman quienes trabajan en el sector.

El senador priista dijo que “estos no son los momentos indicados para la universalización de los servicios”, pues primero debe concretarse el incorporar a las condiciones regulares de trabajo a los médicos y paramédicos que están precarios al servicio de los gobiernos estatales.

Señaló que los secretarios de Salud estatales de manera irresponsable, otorgaron contratos  y otras formas administrativas sin la seguridad social y sin el pago correspondiente a lo que fija el tabulador federal salarial.

“Eso es un pendiente enorme, y por ello quienes padecen estas condiciones precarias de trabajo han salido a las calles a reclamar su derecho”, dijo Ayala Almeida. Explicó que esta situación ha ocurrido al margen de la espera de acción sindical.

En estas circunstancias, agregó --“y lo advierto con el ánimo de que se detenga  lo que pretenden algunas personalidades de confundir al Presidente Peña Nieto”--, se proponen la universalización de los servicios de salud de las tres grandes instituciones que se encargan de la seguridad social en México. “Esto es un espejismo”, subrayó.

Argumentó: “¿Cómo vamos a meternos en decir ‘yo te recibo personal del Seguro Social en un hospital’?  Al recibirlos, hay gastos importante en medicamentos, en uso de todos los insumos que tiene un hospital”.

Los promotores del programa dicen que “va a haber pagos; ¿quién va a hacer pagos?; si atendemos a los pacientes del Seguro Social, ¿cómo el Seguro Social va a pagar? ¿Cómo contabilizará los medicamentos que les aplicará al derechohabiente ajeno recibido? ¿Y si lo atiende la Secretaría de Salud?  ¿Y si no se hacen pagos, en el desorden administrativo que  hay, cómo se hará la suma de los servicios brindados a enfermos de otra institución?  Es complejo”.

“Yo me opongo a que el gobierno federal tome estas ilusiones y las asuma como una tesis verdadera; la FSTSE se opone a que se sigan pronunciándose cosas que no son posibles de realizar”, aseveró.

“Mejor, ¿por qué no hacemos lo necesario para que cada institución de Seguridad Social y de Salud preste cabalmente calidad en los servicios primeramente, y más cuando el presupuesto es todavía más limitado por los recortes”. Y remarcó: “la advertencia de la FSTSE es urgente, de que se puede incurrir en un fracaso”.

Pidió que se convoque a las partes que habrían de participar en un programa de esa índole, y el hecho es que “no hemos sido convocados los representantes de los trabajadores”.  Dijo que es “una contradicción fuerte levantar la bandera de la universalización cuando hay miles de empleados del sector sin seguridad social”.

Los promotores de la universalización argumentan que hay duplicidad entre las instituciones, a lo cual Ayala Almeida afirmó que “no es cierto; el hecho es que el sector salud está totalmente rebasado”, y muchos derechohabientes han dejado de acudir a sus clínicas y hospitales y han optado por los servicios privados, de acuerdo con su capacidad  económica.

Al momento, dijo, está a salvo la basificación de 64 mil empleados, como es el objetivo del convenio que firmó el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, con la FSTSE.

cfe

 

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios