Ley de Zonas Económicas Especiales traerá beneficios, dicen

IBD del Senado destaca que el mayor impacto será en áreas rezagadas del país

En septiembre pasado el presidente Enrique Peña Nieto encabezó la presentación de esta ley acompañado de gobernadores y secretarios de Estado (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
Nación 27/12/2015 02:36 Alberto Morales Actualizada 02:37

[email protected]

El Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República (IBD) consideró que la iniciativa presidencial para crear la Ley de Zonas Económicas Especiales (ZEE) beneficiará a Chiapas, Guerrero y Oaxaca, que son las tres entidades federativas más rezagadas del país, junto con Veracruz, Yucatán, Quintana Roo y Campeche.

En un estudio sobre el tema realizado por la Dirección General de Análisis Legislativo, el IBD señala que las ZEE son áreas delimitadas geográficamente, con ventajas naturales y logísticas que facilitan la inversión directa para convertirse en una región altamente productiva y que esto genere una mejora en el bienestar de la población.

El presidente Enrique Peña Nieto envió al Congreso de la Unión el pasado 29 de septiembre la iniciativa que expide la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales y adiciona el artículo 9 de la Ley General de Bienes Nacionales.

A partir de datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el IBD destaca que Chiapas, Guerrero y Oaxaca están en los niveles más bajos de bienestar, en un total de 30 indicadores, entre ellos infraestructura y calidad de la vivienda, hacinamiento, equipamiento de la casa, salud, educación y empleo.

En esas tres entidades federativas —donde se concentra aproximadamente 10% de la población nacional— el porcentaje de la población analfabeta oscila entre 16% y 17%, mientras que en el DF el porcentaje de la población que no sabe leer y escribir es de 2%.

Por estas razones, “el Ejecutivo federal propondrá su establecimiento en: Puerto Chiapas, Puerto Lázaro Cárdenas, y el Corredor Transístmico, lugares con alto potencial productivo y logístico, con posibilidades de enlazarse con el resto del país y nuevos mercados internacionales”, señaló.

El estudio del IBD reconoce que en México ha existido una brecha en el desarrollo de los estados que conforman al país, por tratados y acuerdos comerciales aprovechados de manera disímil. En ese sentido, señala que los estados ubicados en la zona norte y Bajío del país han avanzado en aspectos económicos y sociales de forma más acelerada que aquellas entidades ubicadas al sur-sureste.

Así las ZEE implican “una verdadera apuesta estratégica para crear nuevos polos de desarrollo industrial en lugares que tengan potencial productivo y logístico dentro de esta región”.

El IBD retoma tres recomendaciones del Banco Mundial sobre las ZEE, en el sentido de que se trata de proyectos de mediano a largo plazo que pueden servir como laboratorio para experimentar con reformas y programas innovadores, y de que se trata de un proyecto complejo, por lo que no está exento de peligros para el gobierno.

“Los riesgos radican en que los empresarios no consideren rentable instalarse en la ZEE, con lo que habría un gasto inútil en infraestructura; que, a pesar de los estímulos fiscales y aduaneros la competencia internacional siga siendo más atractiva para los inversionistas y que se utilicen criterios políticos y no económicos para establecerse”, explicó.

A nivel internacional, el estudio recuerda que varias naciones han impulsado proyectos de Zonas Económicas Especiales, entre ellos China con Shenzen, Corea del Sur, Polonia, Jordania con Aqaba, los Emiratos Árabes Unidos con la ciudad portuaria Jebel Ali, Irlanda con la zona franca de Shannon; Brasil con Manaos y Panamá, con la zona franca de Colón.

Temas Relacionados
IBD Senado de la República

Comentarios