19

Fiscal de FEPADE pidió reservar sus declaraciones

Por su cargo, debe hacerlas públicas: analistas. Tampoco reportó ante la SFP relación con PRD
El titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, Santiago Nieto Castillo, dijo estar en desacuerdo con hacer pública información sobre un posible conflicto de interés, según datos de la SFP (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
15/12/2015
03:00
Alberto Morales
-A +A

[email protected]

El titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) de la Procuraduría General de la República (PGR), Santiago Nieto Castillo, no aceptó hacer públicos sus datos patrimoniales ni su declaración de posible conflicto de interés ante la Secretaría de la Función Pública (SFP).

De acuerdo con el portal Registro de Servidores Públicos de dicha dependencia, encabezada por Virgilio Andrade, Santiago Nieto Castillo no autorizó abrir a la ciudadanía sus datos patrimoniales, ni de conflicto de interés.

Analistas en materia de transparencia consultados por EL UNIVERSAL consideraron que el fiscal debió hacer públicos dichos conceptos.

“No estoy de acuerdo en hacer público mi posible conflicto de interés”, se puede leer en la página de la Secretaría de la Función Pública, en la que se aclara que dichos formatos fueron llenados por el propio fiscal electoral.

No obstante, esa información sí es del conocimiento de la Secretaría de la Función Pública.

Tampoco reportó relación con el PRD. En cuanto a su experiencia laboral, Santiago Nieto Castillo informó a la Secretaría de la Función Pública que ha trabajado en el Poder Judicial de enero de 2007 a marzo de 2013, y como investigador y docente en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) de enero de 2014 a enero de 2015.

En ese apartado no se señala que como asesor trabajó más de un año con la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Senado de la República, antes de ser nombrado por la Cámara Alta como fiscal contra los delitos electorales.

El pasado viernes 4 de diciembre, EL UNIVERSAL informó que Nieto Castillo trabajó con los senadores del PRD hasta cuatro días antes de ser designado fiscal, de acuerdo con los contratos obtenidos por este diario.

El funcionario firmó un contrato por más de un millón de pesos para dar asesorías al grupo parlamentario del sol azteca en la Cámara Alta, fracción que posteriormente también fue parte del bloque de legisladores que lo aprobó para ser titular de la FEPADE.

En su momento, el fiscal Santiago Nieto rechazó que exista conflicto de interés en su designación, porque cumplió con los requisitos legales y adicionales de la convocatoria emitida por el Senado.

En un comunicado, Nieto Castillo aseguró que el proceso para designarlo como titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales fue transparente y revisado por los senadores de todas las fuerzas políticas.

El Senado eligió a Santiago Nieto con 95 votos en favor y una abstención, con el voto de todas las bancadas, incluso de la entonces senadora Arely Gómez del Partido Revolucionario Institucional (PRI), actual procuradora General de la República.

El coordinador del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, confirmó en su momento que el fiscal Santiago Nieto fue asesor de su bancada, previo a ser elegido en el cargo, y que recibía 60 mil pesos mensuales.

Apertura es conveniente. La ex comisionada del extinto Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI), hoy Inai, Jacqueline Peschard, dijo que el fiscal debería hacer públicas sus declaraciones patrimoniales y de conflicto de interés por la relevancia que tiene su cargo.

“Es un fiscal que tiene autonomía, por ello la exigencia debe ser doble, no es un servidor público dependiente de alguien que lo nombró, sino que tiene el respaldo de una entidad autónoma”.

Sin embargo, Peschard aclaró que el hecho de haber dado asesorías al Senado o a la bancada del PRD no es un impedimento para ser fiscal especial de Delitos Electorales, porque se trata de un trabajo técnico y académico.

“Quizá puede ser una cuestión de juicio moral, pero si no está establecido en la ley, no es así como se debe juzgar a la gente, sino por sus actuaciones, no por si tuvo una asesoría. Pero eso no lo exime de que tendría que haberlo dicho todo en su currículum”, dijo la ex comisionada.

Diego Díaz Iturbe, director de la organización Impacto Legislativo, dedicada a los temas de transparencia, aseguró que este tipo de casos debilitan a las instituciones. “El comportamiento de Nieto Castillo ha sido reprobable desde que se postuló y le mintió al Senado. A pesar de la defensa hacia a él, no hay nada que pueda justificar que un funcionario de ese nivel le oculte información a la Cámara Alta”.

Señaló que el hecho de que no haya hecho pública su declaración patrimonial y su declaración de probable conflicto de interés es todavía más reprobable.

“Me parece que debe presentar su renuncia, porque no se le puede tener confianza a un hombre que debe vigilar que las elecciones sean limpias, cuando le mintió al Senado y además no le da a la ciudadanía la certeza de su declaración patrimonial o qué otros intereses tiene. Eso le hace daño al sistema político, a la FEPADE y a la credibilidad de las instituciones”, afirmó el director de Impacto Legislativo.

Díaz Iturbe agregó que es urgente que en las futuras leyes —del Sistema Nacional Anticorrupción— se deje establecida la obligación de hacer públicas las declaraciones patrimoniales y de probable conflicto de interés de todos los servidores públicos y en los tres niveles de gobierno.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal