Suscríbete

El mundo Marcha por la Ciencia

Mundo 22/04/2017 11:53 Agencias Actualizada 14:56
Guardando favorito...

La Marcha por la Ciencia, que coincide con el Día de la Tierra, fue convocada en Washington, pero es replicada en más de 500 ciudades alrededor del mundo, para defender el papel clave de la investigación en la elaboración de políticas públicas

Partidarios de la ciencia y la investigación se reúnen para participar en la protesta por la ciencia en Sydney, Australia (Foto: AFP)

Guardando favorito...

Australia (Foto: Reuters)

Guardando favorito...

(Foto: EFE)

Guardando favorito...

Más de 2000 personas participan en la Marcha por la Ciencia en el Día Mundial de la Tierra en el centro de Zagreb, Croacia (Foto: EFE)

Guardando favorito...

"Lo bueno de la ciencia es que es cierta, así creas o no en ella", señala una pancarta durante la "Marcha por la Ciencia" frente a la Universidad Humboldt en Berlín, Alemania (Foto: EFE)

Guardando favorito...

Gente sostiene pancartas durante la Marcha por la Ciencia en el Jardin Anglais en Ginebra, Suiza (Foto: EFE)

Guardando favorito...

"Einstein era un refugiado", dice el cartel que lleva un joven asistente a la Marcha por la Ciencia en Suiza (Foto: EFE)

Guardando favorito...

Científicos y entusiastas de la ciencia se reúnen antes del inicio de la "Marcha por la Ciencia" fuera del Museo de Ciencias en el centro de Londres (Foto: AFP)

Guardando favorito...

Marcha por la Ciencia en Berlín, Alemania (Foto: AFP)

Guardando favorito...

Cientos de personas participan en la Marcha por la Ciencia en la plaza Medborgarplatsen en Estocolmo, Suecia (Foto: EFE)

Guardando favorito...

Un hombre sostiene una bandera durante la Marcha por la Ciencia frente a la puerta de Breandemburgo en Berlín, Alemania (Foto: EFE)

Guardando favorito...

A sólo dos días del más reciente ataque en París y uno de las elecciones presidenciales en Francia, cientos de franceses participan en la Marcha por la Ciencia (Foto: AFP)

Guardando favorito...

"Me gustan los cerebros grandes y no puedo mentir", El cambio climático aún es real", "La ciencia aún funciona", "la ignorancia aún es mala", señalan pancartas en la Marcha por la Ciencia en París (Foto: EFE)

Guardando favorito...

Científicos y partidarios de la investigación protestan en el Parliament Square, en el centro de Londres, durante la Marcha por la Ciencia (Foto: AFP)

Guardando favorito...

"El hielo no tiene agenda, sólo se derrite", señala un cartel en la Marcha por la Ciencia en Londres (Foto: AFP)

Guardando favorito...

Cientos de partidarios de la ciencia y la investigación se reúnen para participar en la protesta en Amsterdam, Países Bajos (Foto: EFE)

Guardando favorito...

"Ciencia no silencio". Investigadores participan en la Marcha por la Ciencia desde Groenlandia (Foto: @SciMarGreenland)

Guardando favorito...

La gente pasa por la Torre Trump en Manhattan, Nueva York, durante la celebración del Día de la Tierra que coincidió con la Marcha por la Ciencia (Foto: EFE)

Guardando favorito...

"La ciencia no es un hecho alternativo", señalan carteles durante la Marcha por la Ciencia en Madrid, España (Foto: AP)

Guardando favorito...

El famoso Bill Nye "El hombre ciencia" posa para una foto durante la Marcha por la Ciencia en Washington DC (Foto: AP)

Guardando favorito...

Algunas de las decenas de miles de manifestantes reunidos en el National Mall para la Marcha de la Ciencia en Washignton DC (Foto: EFE)

Guardando favorito...

"¡Financia la investigación científica, Trump necesita un trasplante de cerebro ahora!", señala una pancarta en la Marcha por la Ciencia en Washington (Foto: EFE)

Guardando favorito...

En Roma, Italia, decenas de personas se reunieron en el Partenon para participar de la Marcha por la Ciencia (Foto: EFE)

Guardando favorito...

"La ciencia importa", señala un letrero frente al monumento a Washington en DC (Foto: AP)

Guardando favorito...

"La evidencia importa", dice un letrero frente a la Torre Trump durante la Marcha por la Ciencia en Nueva York (Foto: EFE)

Guardando favorito...

Miles de científicos y partidarios de la ciencia se manifiestan hoy en Washington, en otras 500 ciudades de Estados Unidos y en todo el mundo en defensa de la investigación científica, a la que consideran esencial para el progreso de la humanidad y amenazada por el gobierno de Donald Trump.

"Los científicos se han dado cuenta en estos últimos años (...) que los hechos científicos son demasiado a menudo ignorados en los debates públicos y son remplazados por opiniones y creencias ideológicas", dijo a la AFP Rush Holt, presidente de la Asociación Estadounidense por el Avance de la Ciencia (AAAS), la mayor organización del sector, con 120.000 miembros.

Según este especialista nuclear y exlegislador demócrata, las preocupaciones respecto al lugar que ocupa la ciencia en Estados Unidos se remontan a varias décadas. 

Actualmente, el presupuesto consagrado a la investigación es más de 50% inferior a los años 1960, en porcentaje del PIB

Lydia Villa-Komaroff, bióloga molecular del Massachusetts Institute of Technology y copresidenta honoraria de la Marcha por la Ciencia, estimó que la llegada de Trump al gobierno "ha sido sin duda alguna un catalizador" de esta movilización.

Durante su campaña presidencial, el magnate republicano había declarado que el cambio climático era una broma ideada por los chinos, aunque tras su elección matizó en algo sus afirmaciones.

El presidente anunció también que retiraría a Estados Unidos del acuerdo de París de 2015 sobre cambio climático, una medida que aún no ha tomado y que sería objeto de duros debates en la propia Casa Blanca

Poco después de asumir, Trump firmó un decreto para desmantelar las protecciones ambientales implementadas por su predecesor Barack Obama y designó a la cabeza de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) a Scott Pruitt, un escéptico del cambio climático.

En su primer proyecto de presupuesto, Trump propuso además una reducción espectacular de 31% de los fondos concedidos a la EPA y recortes de los atribuidos a la investigación climática y a los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Los organizadores de esta movilización explicaron que no apunta en particular a criticar al presidente de Estados Unidos, sino a defender el rigor, el método científico y el papel clave de la investigación en la elaboración de políticas públicas.

Sin embargo, algunos científicos piensan que puede ser perjudicial y percibida por los conservadores como ligada a los sectores progresistas.

"Una marcha no puede comunicar la importancia de la ciencia, por ejemplo en temas como el clima, a los políticos y a los estadounidenses que no saben nada de ciencia", dijo a la AFP Robert Young, profesor de geología en la Western Carolina University. 

"Los científicos deben cambiar su manera de comunicarse" con sectores populares como las poblaciones rurales sin diplomas y la clase obrera de pequeñas ciudades devastadas por la crisis económica, que constituyeron el núcleo duro del electorado de Trump, estimó.

LA CONVOCATORIA DE MÁS DE 500 CIUDADES

La idea de la manifestación surgió el 21 de enero, un día después de que asumiera Trump, durante la Marcha de las Mujeres por la defensa de los derechos civiles, que movilizó a más de dos millones de personas en el mundo, unas 500 mil de ellas en Washington.

Movilizaciones semejantes tienen lugar en otras ciudades de Estados Unidos, como Nueva York, y más de 600 marchas están previstas en todo el mundo. Ya se han celebrado encuentros similares en Londres, París, Ghana, e incluso Nueva Zelanda y Australia.

Otras 500 manifestaciones tendrán lugar en otras zonas de Estados Unidos y en países como Canadá, Chile, México, Brasil, Nigeria, India, Ghana, Corea del Sur y varios de Europa.

Otra manifestación internacional, esta vez sobre el clima, fue convocada para el 29 de abril.

En México se realizarán eventos en Puebla, Querétaro, Guanajuato, Guadalajara, Veracruz, Nuevo León, Quintana Roo, San Luis Potosí, Oaxaca y la Ciudad de México.

WASHINGTON DC, LA SEDE

Tomando el relevo de numerosas marchas por la ciencia en todo el mundo, cerca de un millar de personas comenzaron a reunirse este sábado por la mañana en el corazón de Washington para defender la investigación científica, que consideran amenazada por la administración de Donald Trump.

Tras discursos de más de 60 personas, entre ellas Nancy Roman, responsable de los programas de astronomía de la NASA, está previsto que la manifestación, que coincide con el Día Mundial de la Tierra, concluya con una marcha hacia el Capitolio, sede del Congreso estadounidense. 

"Estoy inquieta por la retórica anti-ciencia de esta administración y por su ausencia de conocimiento científico", explica a la AFP Kathy Ellwood, de unos 60 años, una bioquímica que se dirigía a la gran explanada del National Mall.

"Tienen que entender que los hechos científicos son apolíticos, y escuchar a sus científicos", añade.

"Si este presidente (Donald Trump) puede imponer sus decisiones, la ciencia estará en peligro", estima por su parte Elisabeth Johnston, una bióloga jubilada de 71 años. "Pero creo que habrá mucha resistencia en el Congreso", opina.

Kara Lukin, profesora de inmunología de 45 años de la Western Governors University, que viajó a Washington desde Denver (Colorado, centro) con su hija de seis años, "espera que esta marcha suponga el inicio de un cambio en Estados Unidos, donde la ciencia y la educación han sido devaluadas estos últimos años".

PORQUÉ UNA MARCHA POR LA CIENCIA

Estos científicos se hacen eco de las afirmaciones de Rush Holt, presidente de la Asociación Estadounidense por el Avance de la Ciencia (AAAS), la organización científica más grande del mundo, con 120.000 miembros.

Holt explicó el jueves que "los investigadores cada vez se dan más cuenta de que los hechos científicos son ignorados a menudo en los debates públicos, y remplazados por opiniones y creencias ideológicas".

Este fenómeno apareció hace varias décadas y se ha agravado recientemente, según este científico nuclear, antiguo miembro de la Cámara de Representantes, que señala que el presupuesto general de investigación representa hoy menos de la mitad que el de los años 60, en porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB).

"No podemos quedarnos de brazos cruzados y suponer que todo el mundo comprende hasta qué punto la ciencia es crucial para la economía, la seguridad nacional, el medio ambiente, la salud humana y otras muchas cosas", considera por su parte Eric David son, presidente de la Unión Geofísica de Estados Unidos, que defiende esta marcha, apoyada por más de 220 organizaciones científicas e institutos de investigación de todo el mundo.

"Necesitamos la tecnología y la innovación estadounidense para resolver el problema" del cambio climático, señala Myles Allen, director del programa de investigación climática de la Universidad británica de Oxford.

Al poco tiempo de su llegada a la Casa Blanca, Trump firmó decretos para desmantelar las protecciones medioambientales de su predecesor demócrata Barack Obama, y nombró a la cabeza de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) al climático-escéptico Scott Pruitt.

LA RETÓRICA ANTIAMBIENTAL DE TRUMP

Trump afirmó durante su campaña, incluso, que el cambio climático era "un bulo" y prometió sacar a Estados Unidos del acuerdo de París sobre la reducción de emisiones de gas de efecto invernadero, una decisión que aun están debatiendo sus consejeros.

Su primer proyecto de presupuesto propone un descenso de 31% de los fondos asignados a la EPA y cortes en las subvenciones de los institutos nacionales de salud.

Los organizadores de la movilización insisten en que no está motivada políticamente, pero algunos científicos temen que sea contraproducente, ya que los conservadores la perciben como orientada a la izquierda.

"Una marcha no puede comunicar la importancia de la investigación, especialmente sobre el clima, a nuestros hombres políticos y a los estadounidenses que ignoran totalmente la ciencia", indica a la AFP Robert Young, profesor de geología de la Western Carolina University. 

"Los científicos tienen que cambiar la manera de comunicar con los grupos de estadounidenses", se lamenta.

La idea de la marcha por la ciencia nació al díen a siguiente de la investidura de Donald Trump, cuando se organizaron en todo Estados Unidos y otros países marchas de las mujeres en defensa de los derechos cívicos, que movilizaron a mas de dos millones de personas.

Otra marcha, por el clima, esta prevista el próximo 29 de abril.

ae

Guardando favorito...

Comentarios

 
Recomendamos