25 | MAR | 2019
Imagen distrubuida por la Policia Militar de Amazonas en la que se observan presos desnudos el día de otro motín en una prisión de Manaos (EFE)

Brasil: otro motín deja 5 decesos

09/01/2017
01:53
DPA
-A +A
Suman ya 100 las víctimas de conflictos carcelarios en lo que va del año

Río de Janeiro.— Una nueva rebelión estalló ayer entre presos de una cárcel de Manaos, en la Amazonía brasileña, con un saldo de al menos cinco muertos, con lo que suman 100 los decesos provocados por la ola de violencia intracarcelaria.

El número, sin embargo, puede aumentar en las próximas horas. En la tarde de ayer, en la misma ciudad, se encontraron tres cuerpos en estado de descomposición en un terreno lindante al Complejo Penitenciário Anísio Jobim (COMPAJ), en el que entre el 1 y 2 de enero se había producido una masacre con 56 muertes.

La Policía Civil, el Instituto Criminalístico y el Instituto Médico Legal están haciendo las investigaciones para saber si esos tres cuerpos son, como se sospecha, de presos que también murieron durante el motín. En el caso de que así lo sea, la cifra de muertos superaría el centenar.

Además, en la Cárcel Pública Raimundo Vidal Pessoa, en la que se desató ayer la nueva rebelión, se reportó la ausencia de cinco presos, que no se sabe aún si se fugaron o si también fueron asesinados.

En el estado de Amazonas, donde se ubica Manaos, se contabilizan 65 muertes en cárceles por luchas internas entre facciones de criminales. En el norteño estado de Roraima se suman otras 33, tras la masacre del viernes en un penal de Boa Vista, la capital. Y en Paraíba, al noreste del país, son dos, tras una revuelta que estalló el viernes en la ciudad de Patos.

La pérdida de control del Estado brasileño sobre la situación en las cárceles se está tornando muy notoria en 2017, luego de unos meses finales de 2016 en los que dos rebeliones en presidios de Roraima y el también norteño estado de Rondonia habían alertado sobre la situación.

En 2016 se registraron 372 muertes por reyertas intracarcelarias, rebeliones y motines en Brasil.

Frente al agravamiento de la situación, son varias las voces que se levantan contra lo que califican de falta de acción por parte del gobierno del presidente Michel Temer, quien ha sido muy criticado por no viajar a Manaos y Roraima, epicentros de las dos grandes masacres, y, en cambio, viajará hoy a Portugal para asistir al funeral del ex mandatario Mário Soares.

En tanto, el ministro de Justicia, Alexandre de Moraes, autorizó ayer el envío de fuerzas federales para afrontar la crisis carcelaria en Amazonas, Rondonia y Mato Grosso, medida que el diario Folha de Sao Paulo calificó de “tímida”.

De Moraes se reunirá el 17 de enero con los responsables de seguridad de todos los estados brasileños para analizar la situación de las cárceles. Hasta tanto, los estados producirán informes con la situación real de cada presidio.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios