Expulsan del clero a tres sacerdotes de El Salvador

Están acusados de abuso sexual contra menores; deberán enfrentar la justicia penal

El sacerdote Jesús Delgado reconoció la veracidad de las acusaciones, se le atribuyó un abuso sexual contra una persona que actualmente tiene 42 años (ARCHIVO REUTERS)
Mundo 20/12/2016 01:54 José Meléndez Corresponsal en Centroamérica Actualizada 01:54

Los sacerdotes salvadoreños Jesús Delgado, Antonio Molina Nieto y Francisco Gálvez fueron expulsados del clero por la Santa Sede al ser declarados culpables de abusos sexuales contra menores de edad.

Ahora, como ex sacerdotes, quedan a disposición de la justicia penal de El Salvador, anunciaron fuentes oficiales.

Al reafirmar la política de “cero tolerancia” proclamada por el papa Francisco hacia los sacerdotes involucrados en abusos sexuales, el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas, explicó que a los tres se les castigó con la pena de “dimisión del estado clerical”, la máxima que impone la iglesia Católica. Ninguno podrá ejercer oficios o funciones sacerdotales, precisó. “Lo que significan las resoluciones de la Santa Sede en estos tres casos es la preocupación de la Iglesia por el bien de los niños y de las niñas, es el sentir de la Iglesia como madre amorosa, como ha dicho el Papa, en defensa de los más débiles, es que la Iglesia está con las víctimas”, dijo Escobar Alas. Las resoluciones del Vaticano ya fueron notificadas a los tres salvadoreños y a las víctimas de cada uno, informó el arzobispo.

A nombre de la jerarquía y de la comunidad católica, Escobar pidió perdón a las personas abusadas.

Los tres están a disposición de las respectivas instancias judiciales salvadoreñas, para que enfrenten el proceso. Las investigaciones iniciaron luego de que el Arzobispado abrió una oficina especializada para recibir denuncias contra sacerdotes por abuso sexual.

Uno de los casos de mayor repercusión fue el de Delgado, quien en noviembre de 2015, al darse a conocer su caso de pederastia, era Vicario de la Arquidiócesis de San Salvador.

A Delgado, quien reconoció la veracidad de las acusaciones, se le atribuyó un abuso sexual contra una persona que actualmente tiene 42 años, pero los hechos se registraron cuando tenía entre 9 y 17 años. Delgado es biógrafo de monseñor Oscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980 .

Las denuncias contra Gálvez son de octubre de 2015, cuando fue párroco en un templo al sur de San Salvador. Él rechazó los cargos de cinco abusos sexuales a menores de edad.

Molina, por su parte, era responsable de la iglesia de la Santa Cruz de Roma, en el municipio de Panchimalco de San Salvador, y quedó suspendido desde febrero de 2016.

Temas Relacionados
expulsan a sacerdotes

Comentarios