“En Río de Janeiro son ya 10 años de megaeventos”

Los Juegos en esta ciudad, dice, pudieron ser organizados mejor, evitando costos innecesarios

Christopher Gaffney, geógrafo experto en el impacto de sucesos deportivos (CORTESÍA CHRISTOPHER GAFFNEY)
Mundo 07/08/2016 04:20 Javier Sinay Enviado Actualizada 12:46

Río de Janeiro.— Seis meses atrás, Christopher Gaffney, investigador en el Departamento de Geografía de la Universidad de Zúrich, especializado en el impacto de los grandes eventos deportivos en las ciudades, estaba convencido de que posponer los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro para 2017 era la opción más sensata.

“Pero ahora ya está. Quedó claro que Río podría haberlo hecho mejor si vinculaba el evento y su desarrollo urbano con mejores ideas”, dijo Gaffney a EL UNIVERSAL. Él está en Río investigando cómo las Olimpiadas repercuten en la seguridad pública, el transporte, la gentrificación, la economía, la cultura del deporte y la infraestructura.

“La ciudad nunca iba a estar lista para los Juegos Olímpicos. Había que hacerlos y acabar con la mentira, con su narrativa favorable”, explicó.

“Esta narrativa dice que los Juegos traerán beneficios y dejarán un legado. El Comité Olímpico Internacional y el gobierno de Brasil traen esa narrativa con una ocupación muy fuerte de la ciudad, que está perjudicando a los que viven aquí. Todo lo que pasa adentro de la ciudad ahora está siendo justificado por los Juegos Olímpicos”, dijo.

¿Qué dicen los habitantes de Río con los que usted habla?

—Depende de la gente: los pobres están en la zona norte; los adinerados, en la zona sur. Las favelas están sufriendo una ocupación militar con la UPP [Unidad de Policía Pacificadora] hace mucho tiempo. Por ejemplo, en Complexo de Alemao es muy fuerte. En Copacabana no pasa nada, pero había tanques de guerra en las calles y era muy incómodo para todos. Pero es parte de la rutina aquí.

Usted vino a Río a cubrir el Mundial de Futbol en 2014. ¿Qué cambió desde entonces?

—Estos Juegos marcan 10 años de megaeventos en la ciudad: los Juegos Panamericanos [2007], el concierto de los Rolling Stones [en febrero pasado], la visita de los Papas [Benedicto XVI en 2007 y Francisco en 2013], los Juegos Militares [2011], el Mundial de Futbol [2014]… Es una ciudad que siempre está siendo apropiada por el poder público para realizar eventos privados. La gente se acostumbró y ya no es tan consciente.

¿Qué opina de la línea de Metro que se inauguró para los Juegos?

—Si se necesita una línea de Metro, hay que proyectarla para pagarla en 25 años. Pero si se tiene que proyectar, contratar y pagar, todo en 7 años, los costos siempre suben. El nuevo Metro aquí es una línea errada y mucho más cara de lo que debería haber sido, porque está asociada a este megaevento. Es del tipo de las intervenciones urbanas muy fuertes, no necesarias y caras.

¿Cómo ocurrió esto?

Los Juegos Olímpicos justificaron esta línea con una lógica especular, porque fueron proyectados por un grupo muy cerrado de intereses: el Comité Olímpico de Brasil, el alcalde Eduardo Paes y el sector civil de constructores, grandes compañías de deportes y aseguradoras. Construyeron el sueño olímpico brasileño desde 1993... con una visión de la ciudad muy elitista. Río 2016 es un fruto de este proyecto de élite. El estado de Río de Janeiro tiene 15 ciudades, pero todas las inversiones vinieron a la ciudad de Río, que tiene menos de la mitad de la población del estado. Es chocante la diferencia.

Temas Relacionados
Christopher Gaffney

Comentarios